Jumping Jack 'Trucks & Bones', crítica y portada

Jumping Jack ‘Trucks & Bones’

17 marzo, 2012
Comments off
522 Views

Infectados con el virus del asfalto americano, se nos presenta este trío frances dispuesto a demostrar que no hace falta haber nacido encima de una mesa de billar para desatascar grifos de un gruñido. Tras haber alcanzado un hueco decente con su primer EP ‘Cows And Whisky‘ (2009), editan este mes de Marzo su primer LP a través de la sinergia Klonosphere/Season of Mist.

En su carta de presentación nos los venden como unos aspirantes adictivos, y duros rivales a tener en cuenta para las bandas más destacadas del panorama stoner. Riffs de libreta polvorienta, pensados para poner al límite máquinas recién salidas de talleres clandestinos, y terminar el día rompiéndose la cara con alguien en un bar de carretera cochamboroso. Todo eso podría ser Jumping Jack. Pero si dejamos a un lado las películas, nos encontramos con tres músicos que suenan francamente bien, y fabrican un estilo, que a pesar no haber nacido en el país más indicado, parece que lo lleven en la sangre.

Poned un rato los riffs de ‘She Made No Resist’ o ‘Wet Desert’, y si no estáis girando la cabeza en menos de cinco segundos no tenéis alma.

Poned un rato los riffs de ‘She Made No Resist‘ o ‘Wet Desert‘, y si no estáis girando la cabeza en menos de cinco segundos no tenéis alma. Otras como ‘Crystal tree‘ o ‘Into my eyes‘, a pesar de la tranquila narración que nos dedica Julian, hacen gala de una violencia profunda y espontánea. Excelentes coros con una voz tan inflamada como el combate de guitarra y batería que se celebra por detrás. En ‘Churches Flames‘ caemos en un medio tiempo lacerante y pantanoso, mientras que ‘Taxidermic Sensation‘ se abre paso con un riff despejado pero totalmente sumiso al bajo de Manu. ‘Fucking Holidays‘ o ‘Black Jack‘ son canciones con un ritmo implacable, que presumen de sincronización y potencial para cargarse algo en directo. Con un plan más festivo, pero una voz forzada al límite nos vamos de ‘Siren’s Blast‘ a la canción del cacahuete, que de un resacón criminal, o tras haber quedado inconsciente por haberse dado de morros contra la puerta del baño, se va calentando poco a poco para terminar de nuevo en unos riffs abiertos y amplios estribillos.

Trucks & Bones‘ puede que no sea el disco más original de la historia, pero es un buen disco de rock/metal stoner, que suena compacto, furioso y en muchos momentos realmente inspirado. A pesar de ser solo tres músicos, se puede decir que gozan de una mezcla corpulenta y tocan a un volúmen excelente.

[Rating:8/10]


Total 0 Votes
0

Comments are closed.