Enrevista a Tania y Jose Luis de la web Doom In Aeternum

Charlamos con Tania y José Luis, responsables del portal especializado «Doom In Aeternum»

2 enero, 2017
992 Views
SITIO WEB OFICIAL | FACEBOOK | TWITTER

Poco tiempo llevo metido en medios de comunicación y en el arte de torturar teclados en el intento de elaborar escritos con sentido ético y estético, pero en lo que sí tengo experiencia es en ser lector de estos mismos medios. Algunos me convencieron más que otros, e incluso, con alguno estableces un cierto vínculo abstracto más allá de la propia información o del entretenimiento que te aporten.

A raíz de este último punto, debido a las buenas impresiones que causaban en mí, y a este “vínculo”, decidí ponerme en contacto con Tania y Jose Luis, que son el corazón, el cerebro y el alma del webzine Doom In Aeternum. Una web que desde luego no es una al uso. Más que una página de información musical, que también lo es, parece una extensión virtual de la personalidad de sus creadores. Desde que empecé a impregnarme de su expresión, de sus formas y de los rasgos más sutiles que se vislumbran a través de las rendijas que suponen sus publicaciones, se convirtieron para mí en la quintaesencia con la que debían de llevarse a cabo las actividades de este estilo.

Porque si en sus lineas puedes encontrar todo lo que un buen aficionado al doom y sus géneros hermanados quisiera encontrar, es entrelineas donde se esconde la verdadera llama de su magia y existencia.

La pasión que se destila en cada párrafo, la independencia de sus publicaciones, y el aroma de las cosas hechas por pura vocación y con fundamento profundamente personal, lo inunda todo. Y con esta actitud, le dan un sentido trascendental a la música de la que se rodean, y que comparten con los demás a través de Doom In Aeternum. Consiguen que nos percatemos con sus palabras de ese algo intangible que poseen los discos que pasan por sus manos, alejándolos de convertirse únicamente en meros productos de consumo. No lo son porque ellos no los tratan como tales.

En un mundo en el que el pragmatismo escapa al propio concepto de supervivencia y bienestar, para mutar en una profunda y hedionda fosa séptica, un bastión como Doom in aeternum es como abrir las ventanas de par en par en una habitación con ambiente desagradable y sobrecargado.

Tenía que aproximarme e intentar ver desde un poco más cerca a esas personas, con una forma de hacer las cosas que son el faro de como quise hacerlas yo hasta ahora, y hacia donde quiero dirigir mis futuras acciones y motivaciones en este campo.

Casi cuatro años llevan con este proyecto, y esperemos que les queden muchos más por delante, al igual que a las otras iniciativas e inquietudes en las que trabajan, como la librería de segunda mano Milhojas o en Evoca, donde Tania se convierte en la escritora que da vida en el papel a lo que rebulle dentro de su cráneo.

Pero demos voz de una vez a los verdaderos protagonistas, y pasemos a esta entrevista, que gracias a las respuestas profundas y sinceras de Tania y Jose Luis, ha pasado al siguiente nivel. Incluso con alguna primicia nos han obsequiado. Así que ponte cómodo, bebida caliente en mano y prepárate a conocer un poco más a estas dos personas para las que “hazte a ti mismo” es el verbo.

Bueno, lo primero que os voy a pedir es que os presentéis ante nuestros lectores y os defináis un poco a vosotros mismos y a vuestra web, Doom In Aeternum.

Tania: Ante todo muchas gracias por hacernos una entrevista. Nos hace mucha ilusión. ¡No estamos acostumbrados! Si te soy sincera, jamás he sabido presentarme ni definirme, se me hace complicado. Cuando dicen que “soy de algún modo”, me sorprendo y digo: ¿Soy así? Desde siempre estuve buscando un sitio donde estar bien, tranquila, donde pudiera, a la vez, descubrir miles de cosas. Lo que te puedo contar es que siempre estoy enfrascada en muchas tareas y la gran mayoría de las ocasiones, todo al mismo tiempo. A veces me vuelvo loca y otras, mi compañero José Luis, y a la vez una especie de consciencia, a la que llamo Pepito grillo, me dice: ‘Prioriza, empieza y acaba, pero una a una’. Entonces cuando lo hago me meto tanto, tan al fondo que es difícil desconectar cuando he finalizado. Es como si pusiera a toda máquina mi locomotora (la mente), y gasto el carbón hasta la saciedad. José Luis, suele comentar que soy él pero con tetas. Jajaja… cabezona, buena mente, etc… y sobre todo buen oído. Cuando le muestro a mi cerebro cualquier asunto, sino le interesa desconecta. ¡Sobre todo cuando son números! Prefiero la sopa de letras, que a la calculadora. No sé, te he contado/definido el primer punto que he recordado. Soy muchas cosas pero no sé cuáles.

Doom In Aeternum es la esencia de nosotros mismos. Querer hacer el trabajo a nuestra manera. Un sitio donde plasmar lo que sentimos, en cualquier formato, con sencillez, sinceridad y naturalidad. Algo que define a D.I.A. es que solemos escribir textos muy extensos, muy metafóricos y a veces muy psicológicos, eso ya depende de la banda. Ponemos mucho empeño a la hora de escribir, por eso muchas veces pensamos que tardamos en publicar una reseña, mención o entrevista, pero es que somos así. La satisfacción es una meta que nos acompaña. Cuando aparece ante nuestros pies, sabemos que lo hemos hecho como realmente queremos. Así podría definir nuestro blog. Nos gusta escribir, y queremos que eso nunca cambie. ¡Lo notarás en las respuestas!

Enrevista a Tania y Jose Luis de la web Doom In Aeternum

José Luis: Doom In Aeternum es la ventana desde la que miramos a la música con calma, pensando bien en que decir sobre ella, y sacando nuestro interior a relucir. Nada más y nada menos que eso.

José Luis: Como bien dice Tania, gracias de antemano por emplear vuestro preciado tiempo en entrevistarnos. Definirse a uno mismo siempre es tarea complicada, entre otras cosas porque la gente se empeña siempre o casi siempre en querer verte como a ellos más les convence, y no nos pongamos a pensar en las consecuencias que puede tener para uno mismo que seas tan solo un poco diferente en un entorno demasiado común, como por ejemplo el laboral, o dicho de una forma un poco más bruta, en un ambiente con un metafórico olor a granja, allá donde el rebaño jamás te dejará que pienses por ti mismo o seas mínimamente individualista. Además de muy pasional en todo lo que hago, creo que soy, por generalizar, un compendio de amables defectos con algunas virtudes que sacan de quicio, como por ejemplo la sinceridad, con todo lo que conlleva, es decir, si tengo que felicitarte por haber hecho cualquier tarea de forma sublime, no se me van a caer los anillos por decírtelo, pero si me parece una solemne porquería, lo vas a percibir de una forma clara y contundente. De igual forma, siempre voy de cara, así que si me caes mal, lo vas a notar de la misma manera, con el añadido de que no pienso hacer nada por evitarlo. Estas cosas, o virtudes en realidad, siempre me han acarreado más problemas que otra cosa. Quizá, no… seguro que por eso tengo tan pocos o ningún amigo.

En cuanto al blog, te diré que llevo muchos años ligado al mundo de la música, primero y durante mucho tiempo como guitarrista en mi banda Cromwell, (además de otras que quedaron por el camino), he visto nacer prácticamente todos los géneros, tendencias, modas y demás “cositas” de quita y pon, esas que tanto le gustan a la industria del disco, sea metal o no. Conciertos, grabaciones, entrevistas, fanzines, anécdotas de todo tipo, gente mala y no tan mala, muchas decepciones y una verdadera montaña de cosas que, por decirlo de una manera sencilla, y después de muchos años, se ven resumidas en este espacio web. Como bien ha dicho Tania líneas arriba, es una definición de nosotros mismos, incluso mejor se podría decir una extensión. Es la ventana desde la que miramos a la música con calma, pensando bien en que decir sobre ella, y sacando nuestro interior a relucir. Nada más y nada menos que eso.

“Doom In Aeternum nació gracias al empuje y el deseo de desechar lo que oxidaba una mente. Crear un camino propio sin piedras ajenas que hagan entorpecer tus pasos. Queríamos tener un rincón donde trabajar a nuestra manera, sin nadie más”

Contadnos a grandes rasgos cuál es el germen de vuestra criatura, Doom in Aeternum y qué objetivos e ilusiones teníais cuando lo empezasteis a sacar adelante.

Tania: Puede que el germen fuese la solución a muchos de nuestros problemas. Doom In Aeternum nació gracias al empuje y el deseo de desechar lo que oxidaba una mente. Crear un camino propio sin piedras ajenas que hagan entorpecer tus pasos. Queríamos tener un rincón donde trabajar a nuestra manera, sin nadie más. Nosotros dos. No necesitamos a nadie, y tampoco hemos, ni tendremos a nadie más. Nuestra ilusión era, y sigue siéndolo… hablar de un género, incluyendo sus infinitas variantes (como siempre suelo decir). Vivir mientras escribimos y disfrutar mientras escuchamos, a la vez que descubrimos nuevas bandas. Siempre avanzando, paso a paso. Siempre haciendo cosas sin parar.

José Luis: El germen fue algo tan sencillo como las ganas de hacer algo propio, las ganas de desentenderse de las influencias de hacer cosas con personas, por llamarlas de alguna forma un poco digna, con las que no vale la pena hacer nada, porque no escuchan, no piensan, y además te hacen sufrir las consecuencias. Dada su ineficacia e ineptitud, intentan hacerte creer que no vales, (a veces lo consiguen) a la vez que su única meta es hacerte cómplice de su estupidez. La mejor manera de contrarrestar esto es hacer las cosas por ti mismo, a tu manera, en tu mundo, en tu espacio, siendo tu propio juez y jurado, aprendiendo de tus errores de la mejor manera, es decir, sabiendo y reconociendo que has tenido esos fallos. Hablar de objetivos realmente sería algo absurdo, pues una meta es un concepto que tiene un final, cuando llegas a ella terminas tu tarea, y este es un mundo, el de la música y todo lo que le concierne, que si algo no tiene es precisamente término, de lo cual podemos derivar que nuestra ilusión siempre será la misma, que esto no tenga colofón.

Sospecho que el nombre de vuestro blog no obedece únicamente a un componente estético o de que os guste como suena. ¿Por qué Doom in aeternum?

Tania: Todo surgió, aunque parezca un tópico, en un bar. En una noche de cervezas y cacahuetes estuvimos hablando de la idea del blog, de cómo sería y de que cómo se iba a llamar. Entonces dijimos que buscaríamos nombres raros, diferentes, no lo mismo de siempre, ni ‘todo metal blog’, ni ‘poder del doom metal’. Quedamos en que buscaría alguna palabra en latín. A la siguiente vez que fuimos al bar para otra sesión de cervezas y cacahuetes, traje la libreta con diferentes posibles palabras en latín, para unirlo a la palabra ‘doom’. Esa fue nuestra idea: unir el nombre del género con alguna otra que fuese un enlace perfecto y con significado. Ahí es donde entra ‘In Aeternum’: que significa ‘para siempre, para la eternidad’. DOOM IN AETERNUM, ‘Doom/decadencia para siempre’.

José Luis: La verdad es que en esta pregunta, tal y como lo ha respondido Tania, y que es realmente como se desarrolló la situación, poco tengo que añadir, aunque sí te diré que es cierta tu apreciación sobre el componente estético. No hacemos nada o casi nada que tenga una intencionalidad estética, normalmente lo que ves o lees nos sale de dentro, del instinto natural, y no dejamos que lo que pueda pensar el entorno nos influencie.

“Hoy en día, y exceptuando casos concretos, la facilidad con la que se mueve la información en la red, y la sencillez con la que se accede a medios de difusión, técnicos y herramientas de todo tipo están creando un ambiente ciertamente extraño”

¿Cómo han ido evolucionando vuestras sensaciones a lo largo de estos años en los que habéis pasado de ser estrictamente seguidores de la música, a estar ahora completamente zambullidos en ella? ¿Cómo ha cambiado vuestra visión acerca de este mundillo con la experiencia y el paso del tiempo?

Tania: Pienso que hemos ido cambiando nuestra perspectiva con el tiempo. Tanto musical, como personal. Al principio queríamos hacerlo todo, y ahora somos mucho más selectivos con cualquier detalle; bandas, escritos, desarrollo estructural del blog, etc. No queremos dar nuestro tiempo a quien no se lo merece. No tenemos ‘amigüitos’, y por eso hemos estado hincando el codo desde que nació el blog. Respondiendo a tu segunda pregunta, el ‘mundillo’ de la música, de las salas, de las bandas, de los sellos y de la prensa…, está podrido y muy pocos se libran de ese agujero negro. Se habla del apoyo que necesita una agrupación por parte del público (poco respeto, demasiadas palabras y pocas nueces, y todo eso que siempre se escucha) y hay que apoyarlas, está claro… Desde el lado de la prensa, donde estamos nosotros, creo y es mi opinión (tampoco digo que sea la única válida), el público y las bandas, a veces se olvidan del trabajo que realiza la prensa. La prensa habla, escribe y mueve el trabajo de una banda. Todo es un ciclo vicioso. Banda-prensa-público-público-prensa-banda, y dentro de cada uno, hay una sub-categoría que se desarrolla. Para ir al grano, hemos seguido evolucionando a ser más aun, nosotros mismos, sin depender de nadie.

Enrevista a Tania y José Luis de la web Doom In Aeternum

Tania: Creo que a la hora de escribir hay que ahogar al lector, zambullirlo en nuestras palabras y que exploten sus ganas y hagamos que descubra una nueva banda o quiera seguir escuchándola. Nos encanta escribir ¿Se nota?

José Luis: En mi caso, y como ya he dicho en tu primera pregunta, no he sido solo un seguidor de la música, si no que durante muchos años la he vivido desde muy adentro. Si he de decir que esas sensaciones y sobre todo como tú bien preguntas, mi visión sobre este mundillo han cambiado sobremanera, y para peor. Como decía el personaje creado por un famoso humorista de este puñetero país, “hay un exceso de tontería” en el entorno musical que nos acontece, asunto paradójico este, pues el Doom y sus subgéneros siempre han sido más del dominio underground, concepto que por lo menos en la época en la que yo me movía con la banda se tenía más claro por parte de los grupos, indiferentemente del género que se tocase. Cierto es que siempre ha habido postureo, quienes son los más duros, los más guapos o los más rápidos, pero recuerdo que mover una banda en los primeros noventa era trabajoso, arduo y relativamente difícil. Cuando alguien te proponía una entrevista, reseña o lo que fuese te lo tomabas con la seriedad propia de aquel que reconoce el interés de otras personas en su música. Hoy en día, y exceptuando casos concretos, la facilidad con la que se mueve la información en la red, y la sencillez con la que se accede a medios de difusión, técnicos y herramientas de todo tipo están creando, en mi opinión, un ambiente ciertamente extraño.

No aprecio aquella cultura del interés mutuo entre bandas y los que las promovían. Como músico en activo sí reconozco que lo primero es la música, sin eso lo demás no existe, pero muchísima gente le roba tiempo a su vida para promocionar y ayudar a las bandas de la manera que puede y sabe, y estas en muchas ocasiones ni unas gracias, como mucho un “tal ha compartido” un dedito para arriba o un “like”. Entiendo que las maneras cambian, los lenguajes y la comunicación han cambiado sus formas, no seamos tampoco de los que todavía pintan las paredes de su cueva, pero sí que es verdad que el aumento de medios y la facilidad también hacen más evidentes los defectos de un entorno o un “mundillo” como tú referías anteriormente. Ahora el amiguismo, el coleguismo, el enchufismo y todos los “ismos”, tan perjudiciales para la música en general se hacen muy evidentes cuando no hace tantos años solo eran motivo de comentario, sin darle más importancia que la requerida en su preciso momento. Yo personalmente me quedo con la sensación que produce vender tres maquetas a tres desconocidos en un concierto, que el millón de me gustas de ese millón de amigos que tienen un millón de amigos cada uno, y que conste que reconozco el poder de difusión de las redes, lo que ayuda, y sinceramente agradezco los comentarios de apoyo a nuestro trabajo y al de todos los que movemos cada día toneladas de arena, la que nos lanza a paladas la industria comercial y generalizada, pero si antes de cien colegas diez solo se limitaban a cumplir y quedar bien, hoy todo eso se nos escapa de las manos, no podemos calcular la sinceridad de lo que vemos o leemos, y eso agobia, enrarece el ambiente sin que nos demos cuenta. Aun así, la mejor sensación, la de querer seguir ahí, y la de ver que muchos siguen en su sitio, contra todo y contra todos.

“En cierta ocasión hice referencia a que el Doom era un género que había conseguido hacerse a sí mismo, más que ningún otro dentro del metal, y eso es precisamente lo que hemos visto en todas las personas que hemos entrevistado hasta ahora”

Uno de los elementos más llamativos de vuestra web es la sección de cultura, en la que habéis conversado con personajes, que en principio, podrían resultar ajenos al universo musical en el que os movéis, (ndr- por ahí han pasado una florista, un periodista de guerra, un actor… os invitamos a que la descubráis por vosotros mismos -) ¿cuáles son los criterios que os llevan a decidir a las personas que entrevistar en esta sección? ¿Qué “enlace” establecéis entre vuestros invitados y la filosofía que rodea al doom?

Tania: Nuestra sección de cultura no enlaza nada con la “temática” del blog, o al menos en parte. Es algo paralelo que quisimos hacer. Todo fue rodado, queríamos realizar entrevistas a personalidades que estuvieran en otras ramas de este gran árbol de la Cultura, y como bien dices para estrenar ese apartado hablamos con un pintor catalán y una florista: con estas dos personas lo tuvimos muy fácil ya que las conocíamos por X motivos. Con David Beriain (periodista), fue una anécdota graciosa de las nuestras. En Discovery Max iban a realizar unos documentales de dicho periodista sobre el Amazonas (Amazonas Clandestino: drogas, tráfico de armas, y deforestación) y el día que echaron la primera parte, lo estábamos viendo, y entrecerrando los ojos miré a José Luis y le dije: ¿Y si le hacemos una entrevista a David Beriain? José Luis respondió: ¡No hay huevos!… y es cuando le dije: ¡Mañana mismo le mando un mensaje por donde sea, hombre! Algo que he aprendido de José Luis es que cuando deseas una cosa, el NO siempre lo tienes, por eso mismo… ¿Qué se pierde en intentarlo? // Al día siguiente le mandé un email a David Beriain a través de su productora, y tras unos días ¡Zas! ¡Entrevista confirmada! Fue telefónica y a José Luis se le quedó la oreja pegada. ¡Casi una hora! ¡Insuperable! La siguiente entrevista fue al gran actor Juan Echanove. Otro intento de: ¡Venga, el NO ya lo tienes, prueba! Juan fue mucho más directo, le mandé un mensaje privado por Facebook (no encontré otra manera), y ¡a las cuatro horas! contestó que encantado y nos dio su teléfono. Otra vez nos quedamos alucinados. Otra gran entrevista para la sección de Cultura. Decirte que hace muy poco publicamos una nueva entrevista (escrita, esta vez), con un escritor estadounidense; Douglas Preston: Escritor de Nivel 5, Más allá del hielo, El códice maya, El ídolo perdido (The Relic), El monstruo de Florencia, etc… Esta entrevista la realicé yo, ya que es un escritor al que admiro, (junto a Lincoln Child y su serie de libros de Pendergast). Me quedé alucinada cuando me dijo que estaría encantado de responderla. Y yo todavía sigo blanca desde que la hice y la publicamos. Sigo sin creérmelo.

José Luis: Siempre hemos pensado que la cultura es algo más que música, y hay muchas personas, que aun dedicándose a actividades que quedan, como bien dice Tania, lejos de los contenidos de nuestro blog, si creemos que mantienen una conexión con el Doom, y a su vez nos ayuda a establecer un criterio, tal y como tu preguntas. En cierta ocasión hice referencia a que el Doom era un género que había conseguido hacerse a sí mismo, más que ningún otro dentro del metal, y eso es precisamente lo que hemos visto en todas las personas que hemos entrevistado hasta ahora, o por lo menos lo que nos ha parecido ver, cosa que hemos podido corroborar una vez que hemos hablado con ellas. Gente que no viene de buena familia, sin enchufes, sin ayudas demasiado notorias, (cosa rara en este país) y que como decía anteriormente, han conseguido hacerse a sí mismos, han sabido construirse a base de aprender de sus errores y de sus aciertos, y eso siempre merecerá nuestra atención. Esperemos que el actor Juan Gea, al que entrevistaremos dentro de poco, haga justicia de nuevo a este instinto que nos guía a la hora de escoger a quien dedicar nuestras preguntas. ¡Ahí va una primicia!

Para llevar adelante una web, hay que dedicarle un buen puñado de horas, y claro, esas horas se restan de vida social, sueño y demás ¿qué es lo que mantiene viva la llama para seguir al pie del cañón día a día?

Tania: Desde que empezamos con todo esto, ha habido muchos sentimientos, muchas caídas de no comprender ciertas cosas, de pensar cómo hemos hecho el trabajo o si nos faltaría algo más. Siempre intentamos estar al día de todas las posibles novedades de cualquier banda, compartiendo en redes sociales sus publicaciones, creándolas en modo de noticias a través del blog o en el mismo Facebook, y un largo etc. Me adelanto y como contesto primero, sé que luego José Luis te dirá que el alma del blog y quien lo maneja todo soy yo, (es normal, yo tengo más horas libres, que él), pero lo que sé, y sabe perfectamente, es que sin él no existiría nada. Él fue quien dijo: haz un blog, haz que sea tuyo y de nadie más. Todo a tu manera. Luego le dije que sin él no podía existir Doom In Aeternum. Creo que aunque a veces me he venido abajo en muchos aspectos y como siempre digo, con ciertas cosas somos muy lentos, es porque lo que mantiene “viva la llama para seguir”, es nuestro ideal de trabajo, nuestras ganas, nosotros mismos. Nuestras formas de hacerlo todo.

José Luis: La pasión, sin duda alguna. Esa palabra es de las más importantes en mi diccionario particular, y para los dos por supuesto. La pasión no solo te empuja a continuar contra todo lo que sea, si no que te ayuda a creer en lo que haces, en esos momentos de duda sobre lo que estás haciendo, y además consigues crear el empuje necesario cuando la otra parte se desanima, aunque esto último se da, afortunadamente, en muy pocas ocasiones. Realmente, la lucha es esa, pelear contra la desgana que a veces crea el encontrarse con tanto oligofrénico suelto. Sí que es cierto que te quita horas libres, yo por ejemplo tengo un trabajo que me ocupa más de diez horas al día, aparte de ser un oficio el mío bastante duro física y mentalmente, y cuando no es la falta de tiempo es el cansancio, pero como ya he dicho anteriormente, la pasión hace que saques fuerzas de donde no las hay, aunque reconozco que hay días que no se puede. Por fortuna, la jefa es la que aporta más trabajo, más diseño y sobre todo talento. Por mucho que ella diga que no, la cosa es así, y así deberá seguir.

Habéis editado un fanzine hace algunos años, y estáis ahora trabajando en una segunda entrega. Supongo que a día de hoy será verdaderamente complicado sacar un proyecto de este tipo adelante ¿qué puedes contarnos al respecto?

Tania: Sí, lo publicamos en 2014. Aprovechando la experiencia musical que tiene José Luis, nos adentramos en el mundo de los “Fanzines”. El año pasado quisimos lanzar el segundo, un segundo fanzine diferente al primero, distinto desde el formato hasta en lo “decorativo”. ¿Qué pasa? Que conllevó mucho trabajo, esperas, y el dinero se iba para otras cosas más importantes. Decidimos dejarlo a un lado, pero no permanente, llegamos a publicar la portada en nuestras redes sociales, y lo tenemos casi todo montado. A estas alturas sólo habría que actualizar con nuevas reseñas, entrevistas a bandas y Culturales e imprimir. Sigue parado, pero no muerto. Lo sacaremos, os lo prometemos. ¡De verdad!

José Luis: No es que sea complicado, en cuanto a la tarea propiamente dicha. De hecho, si lo piensas bien es sencillo, escoges material, lo diseñas, etc… lo difícil es, aparte del tiempo, como ya hemos referido anteriormente, es el aspecto económico. Los fanzines a la antigua se hacían a base de fotocopias, montando las fotos con recortes y celo, (qué tiempos madre…) y nosotros, aunque pretendemos mantener cierto espíritu añejo, también es cierto que buscamos algo más, explotar las ideas aprovechando los adelantos de nuestros días, pero sin exagerar demasiado, intentando mantener buena parte de ese alma, ese espíritu que nos guiaba en otras épocas. Por eso, como ha dicho Tania, el dinero se ha ido para cosas más imperiosas, pero si, lo acabaremos lanzando, cueste lo que cueste.

“Estamos cansados de lo cuadrado, del “hacer por hacer”, de “ya que me mandas un CD pues te hago una reseña”, o del peor de todos, aquel que solo escribe reseñas si la banda le manda su material. Nosotros JAMÁS hemos pedido un CD físico”

Vuestras redacciones son uno de los puntos más llamativos de la web, tanto, que a veces parece que se entremezcla el análisis musical, propiamente dicho, con unas percepciones muy personales, casi como si al escribir estuvierais haciendo auto-terapia, o como si fuese vuestro propio diario personal. ¿Queréis establecer algún vínculo especial con las personas que os siguen habitualmente mediante la redacción, o es más una prosa que recurre a licencias poéticas para hacerla más identificable?

Tania: Pues la verdad, te diría que las dos cosas. Sabemos que nuestra forma de escribir y es nuestra huella personal, es bastante peculiar. Estamos cansados de lo cuadrado, del “hacer por hacer”, de “ya que me mandas un CD pues te hago una reseña”, o del peor de todos, aquel que solo escribe reseñas si la banda le manda su material. Nosotros JAMÁS hemos pedido un CD físico, siempre nos buscamos la vida, hoy en día está todo en internet, Bandcamp, Youtube, y si no tenemos nada siempre están los enlaces promocionales que te mandan las bandas o sellos. Tenemos que agradecer a muchos sellos nacionales y sobre todo internacionales que confían en nosotros, y nos mandan los links promocionales para realizar las reseñas. Sí que te puedo decir que si la banda/sello nos quieren mandar algo, ¡bienvenido sea! Existen momentos en que la música de una banda nos entra directo a la mente y escribimos sin parar. Muchas veces en forma muy poética, otras en historias como si su música fuese la BSO, o en otras ocasiones su música crea en nosotros imágenes y las describimos. Todo con gotas de literatura, de nuestra imaginación, de auto-terapia (como bien dices), y de muchas “locuras sanas” que se nos puedan ocurrir. Creo que a la hora de escribir hay que ahogar al lector, zambullirlo en nuestras palabras y que exploten sus ganas y hagamos que descubra una nueva banda o quiera seguir escuchándola. Nos encanta escribir ¿Se nota?

José Luis: Realmente tu pregunta es sencilla de responder, a la vez que interesante, si bien es cierto que podremos ahondar un poco en la misma. Digo que es sencilla de responder porque escribimos sobre cada banda según lo que ella misma es capaz de hacernos sentir. Vaya por delante que ningún grupo merece solamente un frio análisis de sus composiciones. Si dejamos de lado a toda esta cuadrilla que solo tienen un grupo “porque mola mucho”, los demás siempre tienen algo que contar, algo que sacar de dentro, y creemos firmemente que desean contarlo con todas sus fuerzas. Por eso, siempre intentamos ser capaces de leer todas esas cosas que una banda quiere compartir más allá de las puertas de su local, y por eso también, el hecho de contar la historia o historias que esos compositores nos hagan manar a chorros de nuestro interior. Quizá quien nos lea pueda pensar que exageramos, que inventamos pasajes, mundos o que contamos cosas que se alejan de lo que se puede entender por reseñas (jamás críticas, esa palabra no nos gusta) pero es que el asunto realmente radica en esa cuestión, es decir, si la banda es de corte más técnico, el análisis musical tal y como tu referías en tu pregunta, es obvio, se analizan contratiempos, ejecución, técnica compositiva e interpretativa, solos de guitarra, etc… pero claro, nuestro género no es dado a la técnica, y con esto no quiero decir que las bandas no sepan tocar, faltaría más, me refiero a que si reseñas a unos MONOLITHE, la grandeza de su música no nos deja fijarnos en su técnica, que es mucha dicho sea de paso, nos dejamos absorber por la brutalidad, por ejemplo, de los primeros acordes de su cuarto álbum. Si, acordes, secuencias de acordes, pero después el espacio profundo, el cosmos inconmensurable, un viaje o el Apocalipsis eterno de una galaxia que envejece. No hay intencionalidad de conectar con quien nos lea o hacer nuestra escritura identificable, no nos paramos a pensar si hay influencias poéticas o de cualquier otro tipo, solo escuchamos, abrimos los oídos, cerramos los ojos, y escribimos.

“No hay intencionalidad de conectar con quien nos lea o hacer nuestra escritura identificable, no nos paramos a pensar si hay influencias poéticas o de cualquier otro tipo, solo escuchamos, abrimos los oídos, cerramos los ojos, y escribimos”

¿Tenéis algún otro criterio especial para escoger qué bandas entran dentro de vuestro territorio y cuáles no, más allá del estilo musical propiamente dicho?

Tania: Muchas veces se nos acumulan las bandas. Y cuando nos ponemos a escuchar su trabajo somos muy selectivos. Da igual el género (de los que nosotros promovemos), abrimos orejas, y pasan dos cosas. 1: Nos encanta a los primeros segundos y entra en nuestra pizarra particular, donde apuntamos lo que tenemos pendiente. 2º: tenemos que escuchar dos o tres canciones para decidir. Hay veces que decimos por estos criterios especiales: “¡Huy! entra por los pelillos, pero entra” “Tiene eso que no se qué, que es nuestro”. “Vaya mezcla de sonido, ¿no? ¿Para adentro? ¡Para adentro!” Así estamos la gran mayoría de veces. No estamos muy finos, lo sé. Para las que “no entran”, imagina todo lo que te he dicho pero al revés.

José Luis: Pues aparte de lo ya ha respondido, que es casi todo lo que se podía decir, sí podríamos añadir que solemos tener más claro lo que no entra, y como ya he referido con anterioridad, son todos aquellos que se toman la música a la ligera, aquellos a los que les importa más la foto, el diseño de su cd o el ya comentado millón de amigos que les bailan el agua, que el arte, el talento o las ganas de lanzar un mensaje musicalmente comprometido. Por otra parte, tampoco nos gusta cebarnos en aquellas agrupaciones que han tenido la mala suerte o la poca capacidad de componer buenos temas, (y siempre, reitero, siempre, cualquier criterio negativo o positivo que podamos escribir o comentar, será bajo nuestra opinión, no estamos en posesión de la verdad absoluta) y han lanzado un trabajo mediocre, o en el peor de los casos, rematadamente malo. Hemos visto páginas, blogs y otros espacios en los que sus “críticos”, de la sensación que otean el suelo, a modo de buitres ávidos de carroña, para tirarse como locos a por el peor disco que puedan escuchar, si es alguna banda conocida mejor, y dedicarles todo tipo de lindezas, agravios, ofensas, mofas e insultos haciendo gala además, de una incultura a la hora de escribir sobre música y un mal gusto digno del peor programa de televisión dedicado a la prensa rosa que se pueda emitir en cualquier programación, por lo tanto, si pensamos que una banda no ha sacado al mercado un trabajo que valga la pena reseñar, sencillamente los dejamos en paz, y esperamos a que la inspiración les visite. No quiero decir con esto que vayamos en plan comodón, pero como ya he dicho, no nos gusta cebarnos con nadie.

Hace poco empezasteis a ejercer como distribuidora. ¿Qué os decidió a dar este nuevo paso adelante? ¿Contentos de cómo está saliendo esta nueva aventura? Y bueno, explicadnos cómo pueden hacer las bandas o los sellos interesados, para ponerse en contacto con vosotros.

Tania: Fue otras de esas “idas de olla” que nos suele dar. Veíamos que ya teníamos una gran lista de contactos de bandas como de sellos y pensábamos que hacerlo todo sencillo sería lo mejor. Y como ya te respondí en unas de las anteriores preguntas, el NO ya lo teníamos ahora solo tocaba contactar con todos. Sin olvidar los que han llegado a nosotros para la distribución. José Luis lleva a sus espaldas muuuucha más carrera musical que yo, y en su mente rondaba este tema. Así que con Doom In Aeternum, llegó el momento para todos. Nos han apoyado sellos que jamás pensábamos que iban a decir que sí, como por ejemplo Solitude Productions, o Kaos Kontrol que nos mandó material de una banda americana (HAAN) con la que habíamos contactado a primeras. Luego descubres que esa banda es fiel seguidora a tu trabajo. ¡Siempre estamos alucinando! Es que, nos encantan estos pequeños detalles y los agradecemos siempre. Tenemos un gran catálogo de bandas nacionales e internacionales. Sellos nacionales como Aladeriva Records, Nooirax Produciones, Topillo Records… luego directamente las bandas: Horizon, El Giro de la Sierpe, R.O.L.F, Viven, Black Capricorn, Wreck, etc… y todavía esperamos más material. Acabamos de empezar, y sabemos que a nosotros nos cuesta el doble, pero seguro que nos irá bien todo esto de la distribución.

Si cualquier banda (dentro de lo que movemos: Doom, Stoner, Sludge, Noise, Funeral, Rock, Instrumental Rock, PostRock, etc…) o sello, quiere contactar con nosotros para la distribución puede hacerlo a través de nuestro Facebook o vía email: viking__blood@hotmail.com

José Luis: Pues sí, realmente fue una ida de pelota de las buenas, pero estas cosas vienen propiciadas por esas ganas, esa pasión de la que hablaba en una respuesta anterior. Ves y escuchas bandas, que si las comparas con otras más conocidas, te viene a la cabeza lo injusto e incomprensible que puede llegar a ser el mundo de la música. Supongo que volvemos a eso que comentábamos antes de los amiguismos, o a ese dicho tan estúpidamente popular como absurdo que dice: “Más vale caer en gracia que ser gracioso”. No sabemos a qué ley física, cósmica o cuántica acogernos para descifrar y comprender por qué unos grupos son conocidos por la basura que componen, y otros no son capaces de salir del local, por decirlo de alguna manera, teniendo un material cuanto menos mucho más decente. Sabemos de sobras que nuestro alcance no será, por lo menos de momento, ni por asomo el de distribuidoras grandes, pero si podemos poner una piedrecita, por pequeña que sea, en el mosaico de este mundo, para que esta gente que tanto merece un reconocimiento, lo consiga y su música llegue más lejos, ahí estaremos para lo que sea, cuando sea y como sea. ¿Contentos? de momento es pronto, en cuanto a lo que hayamos podido distribuir, pero con la respuesta de sellos, bandas y generalmente hablando, sí.

“Fue doblar la esquina del doom y quedarme embobado (…) Estaría años explicando lo que es para mí la música y este género, sin manera alguna de resumirlo. Creo que cualquier reseña del blog sería suficiente resumen sobre todo esto”

¿Qué significa en vuestra vida personal, la música en general y el Doom en particular? ¿Cómo llegasteis a convertir el Doom en la piedra angular de vuestro espectro musical? ¿Fue amor a primera vista o una lenta evolución desde otros estilos?

Tania: Para empezar te diría que, al menos yo, “acabé en el Doom” a base de escuchar otros géneros musicales (me cansé), y luego dentro del metal en general (me cansé de muchos), seguido del Metal Extremo (no me gustaban todos) y acabar en el Doom Metal. Me encanta la música, pero nada me llenaba del todo, o no creaba en mí un significado propio. Cuando apareció todo éste mundo dije: Aquí me quedo ¡por fin! Cada vez que descubría una banda más satisfecha me quedaba. Es algo que me cuesta describir. No cualquier sonido hace que cierre los ojos… Una lenta evolución desde otros estilos para finalizar con el amor a primera vista. No paso ni un día sin escuchar música. Necesito ponerme cualquier cosa en general, excepto días que necesito escuchar algo en concreto, cuando estoy por casa, cuando estoy en el PC haciendo miles de cosas con el blog y de nuestros otros proyectos… A veces escucho música a las cuales llamo “música de fondo”, son aquellas que no molestan a mi cabeza para pensar y a la vez disfrutar de su sonido. Me concentro y pasan las horas. Suelo recopilar citas y fragmentos de muchas de mis reseñas (las publico en mi proyecto llamado EVOCA. Puedes encontrarlo en Facebook), y en una de ellas escribí: “El cuerpo sabe arrastrarse a la perfección en el podrido mundo de la locura. Pero una locura donde la risa malévola baila a nuestro alrededor. Donde la suciedad, la profundidad y el caos juegan juntos en el patio inhóspito recreando música ensordecedora. Morir sin dejar huella en el mundo terrenal, es haber vivido en vano. Pasa lo mismo con la música. Las melodías se crean para quedarse grabadas a fuego en nuestras mentes, y a lo largo del inmenso tiempo, recordarlas, sentirlas y cantarlas, es uno de nuestros deberes.” La música puede ser un gran motor de la vida, y cuando la juntas con otros placeres, todo se vuelve inmenso.

José Luis: En mi caso, la pregunta podría ser al revés, que significa en la música mi vida en general. Tengo recuerdos clarísimos de una ya muy lejana infancia, con poquitos años de vida, agarrar una guitarra o un violín en el aire, mientras escuchaba ya sea por la radio o la televisión, a Andrés Segovia, Narciso Yepes o la muerte del cisne. Después, con unos siete años, tuve la inmensa suerte de escuchar, por casualidad, lo que cambio mi vida y mi concepto del arte musical de forma definitiva: The Ripper. Ese tema, como bien sabréis de los Judas Priest, y que a día de hoy me sigue poniendo los pelos de punta, fue el punto de partida de un viaje sin retorno ni destino final. Lo demás vino solo, muchísima música, lo del grupo, los conciertos, componer, evolucionar, etc… definitivamente mi vida ha sido y es, aunque en estos tiempos tan complicados las cosas se han puesto algo difíciles, la música. En cuanto al Doom en particular, en mi caso si fue amor a primera vista, ¡y en la primera cita! Como ya dije en una anterior respuesta, vi nacer todos les géneros que conciernen al metal, y por todos pase bastante rápido, sobre todo por el Thrash, ya que lo veía como algo demasiado cuadriculado, con demasiadas normas susceptibles de romperse, y que casi no admitía mezclas genéricas. Por el contrario, el death metal sí permitía muchas más licencias, mezclas y experimentaciones de todo tipo, así que me instalé en este género durante muchos años, sobre todo con el grupo. Otra cosa es lo que escuchaba, recuerdo que los colegas me criticaban cuando por ejemplo, íbamos en el coche y ponía a unos primeros Candlemass, algún tema de Black Sabbath de los lentorros, o alguno de los llamados pioneros, diciéndome que quitara eso, “que esto parece un funeral, que aburrimiento joder” a lo cual yo les respondía mandándoles a tomar por donde duelen los pepinos crudos. En mi caso no fue ninguna evolución desde otros estilos, como ya he comentado, fue doblar la esquina del doom y quedarme embobado, como aquel que dice, con un sonido diferente, espeso, oscuro, melódico, general aunque no obligadamente lento (con la dificultad interpretativa que conlleva, aunque la gente piense que es todo lo contrario) es un pequeño mundo musical que se hace enorme con la diversidad que ofrece, la maleabilidad con la que puedes llegar a tratar las composiciones, cortando capas finas de cualquier estilo, darles melodía, harmonía, afinaciones graves, secuencias de riffs enrevesadas o tener media canción en un solo acorde. Estaría años explicando lo que es para mí la música y este género, sin manera alguna de resumirlo. Creo que cualquier reseña del blog sería suficiente resumen sobre todo esto.

El mundo de la música ha cambiado mucho en las últimas décadas, tanto para los propios músicos como para los oyentes, ¿sois de los que piensan que todo tiempo pasado fue mejor?

Tania: Sabemos que todo evoluciona para bien o para mal. Hemos visto bandas que han cambiado literalmente su estilo, y otras que nunca cambian, pero que siguen gustando. Muy pocas agrupaciones de “toda la vida”, han sabido estar ahí y seguir demostrando que son ellos mismos. Para ciertas cosas, siempre será mejor el tiempo pasado, para otras no. Es algo muy parecido a lo que te he dicho en la anterior frase. El oyente siempre necesitará música, la que sea, de un sinfín de géneros, para seguir disfrutando de ella. Muchos se quedarán en el pasado, otros lo olvidarán y la gran mayoría que son aquellos que de verdad saben apreciar el trabajo ajeno, vivirán en todas las épocas posibles. Soy de los que disfrutan de toda época buena, de cualquier estilo.

José Luis: Definitiva y absolutamente no. La gente evoluciona, desarrolla los estilos, y para bien o para mal, hay que aceptar que los tiempos cambian. Existen bandas que aciertan, otras que no, muchas ideas se quedan por el camino, otras encuentran su sitio, se quedan, desparecen, vuelven a aparecer, y pienso que el oyente se queda, algunas veces, con lo que realmente rompe la norma, y hace evolucionar los tiempos. Lo malo es, a mi parecer, la gente que se estanca, es decir, creo que no es malo tener influencias de aquellos que nos precedieron e hicieron temas y discos memorables, supieron desarrollar todos los géneros que tanto nos gustan, y acapararon tanto talento que a día de hoy es casi imposible imitarles, y es ahí donde creo que empieza el problema. No me refiero que una banda que quiera tocar Heavy tradicional este estancada, repito que me parece bien que tengan influencias de los míticos de siempre, pero solo influencias maldita sea… Dio, Halford, Gillan, Blackmore, Iommi, Bonham, Powell, y una interminable lista de talentos en estado puro, no merecen que se les copie o imite de la manera que lo hacen muchas bandas, es que ni tan siquiera acepto a los grupos tributo, por muy bien que lo hagan. Es en esos momentos, al escuchar cosas como lo que estoy explicando, cuando pienso que cualquier tiempo pasado fue mejor. Afortunadamente, coloco en la bandeja del CD, o bajo la aguja, a los Sabbath de verdad, a unos Dio, unos Judas auténticos, o a bandas actuales de las que arriesgan con lo que intentan o consiguen que sea suyo, y se me pasa. Me quedo con los tiempos de ahora, pero le pediría a según qué personajillos, que no hagan que lo pasado sea mejor.

“No queremos agobiar al oyente-lector con cien reseñas al día, ¡ni tres!, tardamos porque nos deleitamos con nuestro trabajo, porque somos dos personas que necesitan mucho tiempo para escribir un escrito bien hecho. Pienso que el mercado está reventado, pocas bandas se salvan”

En relación con la pregunta anterior, actualmente, hay un acceso a la música amplísimo, y una cantidad de bandas inabarcable… antes el mercado estaba más limitado a las bandas que apoyaban las multinacionales, y en mi caso y creo que en el de muchos, cada vez que conseguías un álbum, tenías tiempo más que suficiente para exprimirlo. Pero a día de hoy, la avalancha de lanzamientos hace que todo sea un poco más “aquí te pillo, aquí te mato” y en dos días, o te entró, o ya estás siendo rodeado por otro aluvión de lanzamientos… ¿Creéis que la relación con la música por parte de los oyentes está pasando una época de, llamémosle, “promiscuidad improductiva”?

Tania: En cierta manera esa promiscuidad es buena y para otras cosas malas. Si el oyente tiene un aluvión de nuevos lanzamientos o apariciones de nuevas bandas, y se dedica a usar y tirar el trabajo de esos músicos, puedes imaginar cómo nos encontramos, en ese caso, nosotros, como prensa. Cada día alguien lanza un nuevo disco, alguien crea una banda… y nosotros estamos ahí para poner las orejas. Lo que pasa es que esta situación se multiplica por 5. En nuestro caso, se nos acumula, porque nosotros queremos y por nuestra forma de hacer las cosas. No queremos agobiar al oyente-lector con cien reseñas al día, ¡ni tres!, tardamos porque nos deleitamos con nuestro trabajo, porque somos dos personas que necesitan mucho tiempo para escribir un escrito bien hecho. Pienso que el mercado está reventado, pocas bandas se salvan.

José Luis: Tienes bastante razón, aunque creo que la diferencia de lanzamientos, siendo cierta, no es tanta. Esos tiempos a los que haces referencia, en los que parecía que solo nos llegaban los lanzamientos de las grandes multinacionales, tenían algo de hermoso, y es que los discos que se incorporaban al mercado desde discográficas más pequeñas había que buscarlos con mucho más ahínco y ganas, dadas las dificultades propias de esos tiempos. No había internet por supuesto, y tenías que recurrir a la importación, a los contactos en el extranjero, a las tiendas pequeñas pero que se buscaban la vida como podían para traer esos discos. Si es cierto que tenías tiempo para exprimirlo, como tu bien dices, la cosa iba por rachas tardabas meses en poder comprar música, pero en cuanto podías adquirías mucho del tirón. Hoy en día, la cosa esta fácil, descargas, páginas con toneladas de información, redes… y la facilidad para grabar. Hay que pensar que actualmente casi cualquier persona puede montarse un estudio en casa, grabar con calidad profesional, imprimir CD’S, y distribuírselo el mismo, ya puestos. Eso lleva a deducir que gente con talento tenga la oportunidad de darse a conocer, cosa que hace años costaba muchísimo más, y lo mismo ocurre al contrario, así que aunque haya mucho material, y el oyente este algo saturado, el hecho de seleccionar lo que guste o no, lo que vale o no vale, también es más sencillo. No sé si será promiscuidad, pero si el mercado está saturado, o eres tu más promiscuo al escuchar, y te lo tragas todo, o tienes que ser más selectivo.

Cuando te zambulles en este mundillo, puedes acabar haciéndole una entrevista a ese músico que tenía ese punto fascinante desde la distancia, pero ya sabes que a veces es mejor no conocer a las personas que admiras por si te decepcionan… ¿alguna vez te ha pasado justo lo opuesto? Es decir, ¿algún músico te ha llamado la atención de forma positiva, cuando a lo mejor no le habías prestado demasiada atención a su banda o a lo mejor no te despertaba demasiadas simpatías por algún motivo inexplicable? (que eso nos pasa a todos…)

Tania: Pues la verdad es que no te puedo decir ninguna. Sí que hay algunas bandas que hemos entrevistado que esperábamos con ansia sus respuestas, y nos quedamos a cuadros al verlas. Fueron decepcionantes. O entrevistas que hemos confirmado de bandas que nos encantan, y nos han dejado tirados… en fin, la verdad es que nos ha pasado lo contrario a lo que nos preguntas. Las bandas que siempre intentamos entrevistar deben de ser bandas que sigamos en profundidad.

José Luis: En este caso, mi respuesta no puede ser más extensa de lo que ya ha comentado Tania. Realmente no nos ha pasado con ninguna banda, hasta el momento claro está, nada de lo que preguntas. Más bien al contrario, aunque ese no es el contenido de lo que nos cuestionas.

Si por cualquier motivo tuvieses que dejar de seguir con la web ¿cuál sería la lección o el recuerdo que atesorarías con más cariño de toda la experiencia que supone capitanear tu propio barco?

Tania: El recuerdo sería todo lo que hemos vivido gracias a la música que hemos promovido. A la gente, pero sobre todo la lección que nos ha dado “Doom In Aeternum” a nosotros mismos… el hecho de escribir, y escribir siempre de cualquier cosa, pero escribir y cada día aprender una cosa nueva. Rechazar otra, despreciar aquello, o sencillamente ignorar lo que hacía falta.

José Luis: Pues haberlo hecho. Así de sencillo, lo que escribes, opinas, defiendes, la gente que conoces, la música que has escuchado, todo lo que has llegado a ver y escuchar debido a lo que haces viene después, pero la decisión dé formar algo tuyo, es lo que necesita valor, y sobre todo convicción para esquivar todo lo malo, que es mucho, que te van a tirar encima. Yo más que de cariño en el recuerdo, hablaría de orgullo.

Bueno, sin más, sólo daros las gracias por el tiempo que os dejasteis robar para esta entrevista, y por el que nos dedicáis cada día ejerciendo de hilo conductor, para hacer llegar al público la música que más les gusta, y ayudarle a descubrir nuevas bandas. Si queréis añadir cualquier cosa, tenemos todos los sentidos puestos en lo que queráis compartir con nosotros…

Tania: Gracias a ti por pensar en nosotros para una entrevista. ¡Nunca lo hubiéramos imaginado! Nos ha costado bastante contestarla, es la costumbre de estar en el otro bando. Les mando un saludo a todos nuestros lectores fieles, a los que hemos hecho añadir una banda más a su lista, a la gente de las bandas que hemos conocido y a los que hay detrás de los sellos. Un saludo a todos los que nos siguen desde la luz y desde las sombras… sabemos que hay muchos. ¡Abrazos desde Barcelona!

José Luis: Las gracias son para ti, es tu tiempo el que has dedicado a pensar en unas preguntas, las cuales hemos respondido con sumo interés y dedicación, dado lo interesante de las mismas, y después volverás a dedicar más tiempo para prepararla y publicarla. Para nosotros un honor, así que las gracias a ti. Un saludo a todos los que lean este documento, esperamos haber creado interés, controversia, o incluso cabreo, pero jamás indiferencia, eso sí nos fastidiaría bastante. A todos los asiduos, a todos los que no se aburran con nosotros, y a todos aquellos que siempre están ahí, aunque se les vea poco, gracias por todo. Esperamos ser un poco más decadentes cada día.

  • Moline

    Tuve el placer de conocerles en persona hace poco en un bolo y la verdad que son exactamente las mismas personas con las que estuve hablando. Así da gusto. Auténticos, comprometidos y crudos.

Este sitio utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies