El otro lado del metal (LXVI): Carlos Prieto

El otro lado del metal (LXVI): Carlos Prieto “Tienes que disfrutar con el hecho de crear tus propias canciones y esperar que conecten”

Nombre: Carlos Prieto
Profesión actual: Dueño y productor en Bullet Games Studios
Grupos relacionados: Kitsune Art
Puesto dentro del grupo: Bajo, programación
Enlaces relacionados: Facebook Kitsune Art

Cuéntanos quién eres, y cuál es la faceta por la que te conocemos en el mundillo.

Buenas! Mi nombre es Carlos Prieto. Me encargo del bajo y toda la cuestión de electrónicas, samples y programaciones en mi banda, Kitsune Art. Tal vez pueda resultar más familiar mi nombre en este mundillo, dentro de lo que cabe, por la labor que desempeño como productor en mi estudio, pues en mi banda “únicamente soy el bajista” jajaja, habiendo trabajado con diferentes bandas (Grapeshot, D460, Deathsurrection, Killing Pete, Caedis, Forced Rejection…).

¿Cuánto tiempo llevas tocando? ¿y en tu grupo?

Llevaré tocando aproximadamente unos doce o trece años. Empecé como solemos hacerlo la mayoría, comprando una guitarra muy económica con un amplificador pequeño, intentando aprender canciones de mis bandas favoritas mirando esas “dichosas tablaturas” que al principio te parecen auténticos jeroglíficos. Además, muchas no tenían nada que ver con la canción original. En el grupo llevamos algo más de seis años juntos.

“La cuestión es mostrar un producto con cierto nivel, independientemente del estilo musical y obviamente, dejando gustos y opiniones subjetivas al margen. Hay muchas horas de trabajo detrás de una actuación o de una grabación”

¿Cómo describirías el proceso de pasar de ser un fan a subirse al escenario?

Parto de la base de que nunca se deja de ser fan, pues cualquier persona que escucha música, independientemente de si éste es músico también, tiene sus propios ídolos, músicos a los que aprecia y por supuesto, sus propias influencias. Dicho esto, creo que es un proceso que lleva bastante tiempo, mucho esfuerzo, sacrificio, dedicación y trabajo, al menos si te lo tomas con cierta seriedad, responsabilidad y respeto, pues cualquier persona puede subirse a un escenario y hacer un “show”. La cuestión es mostrar un producto con cierto nivel, independientemente del estilo musical y obviamente, dejando gustos y opiniones subjetivas al margen. Hay muchas horas de trabajo detrás de una actuación o de una grabación. También la ilusión, la paciencia y la perseverancia juegan un papel importante en todo este asunto. Por otro lado, en función de las metas y posibilidades que cada músico y/o banda tenga, combinadas con sus aptitudes musicales, influyen en todo ese proceso. No obstante, la finalidad tendría que ser sentirlo como un fin en sí mismo y disfrutar del hecho de crear tus propias canciones, con todo lo mencionado anteriormente, pudiéndolas mostrar al público para que, tal vez, capten el mensaje que quieres dar, lleguen a esas emociones que nos hacen sentir a nosotros y que conecten con ese sentimiento.

¿Tuviste algún tipo de formación musical o eres totalmente autodidacta?

Lamentablemente soy autodidacta, y utilizo este término porque me hubiera encantado aprender a tocar el piano o el violonchelo, y por supuesto, tener formación musical. Ser autodidacta está muy bien, pero siempre acabas encontrando determinadas limitaciones a la hora de plasmar ciertas ideas y obviamente en cuestiones de nomenclatura/terminología se hace más complicado.

España siempre parece un lugar improbable para lograr el éxito con el rock/metal. ¿Qué opinas de esta tendencia?

En función de cómo entendamos el éxito cada persona puede ser más o menos complicado de alcanzar. No obstante, creo que los lugares más altos de reconocimiento en España para bandas de rock/metal están reservados para bandas extranjeras, pese a que ninguno tenemos dudas de que hay muchas bandas nacionales que bien podrían llegar a ese éxito si hubieran nacido en otro país. De todos modos, es una tendencia bastante poco alentadora para todas las bandas que realizamos este tipo de estilos, pero nunca se sabe. Tal vez en algún momento dicha tendencia cambie y las bandas nacionales puedan llegar a ese éxito. Bajo mi punto de vista, esta manera de pensar se basa en una concepción social, al menos en lo que a la cultura musical de este país, y lo arraigados que estamos en esas raíces. Actualmente, considero que sería más adecuado trabajar en dar a conocer tu música en otros lugares donde están más abiertos a este tipo de estilos.

“En función de cómo entendamos el éxito cada persona puede ser más o menos complicado de alcanzar. No obstante, creo que los lugares más altos de reconocimiento en España para bandas de rock/metal están reservados para bandas extranjeras”

¿Cómo destacar frente a las demás bandas?

Desconozco cuales podrían ser las cualidades que pueden hacer destacar a una banda respecto al resto. Ojalá hubiera una fórmula matemática para ello jajaja. Se da por hecho que todas creemos en nuestros proyectos, trabajamos en ellos todo lo que podemos, los mimamos para mostrar al público nuestra música y al final, es éste quien decide si le gusta o no, si capta su atención y si le transmite algo especial. Como decía antes, mucho trabajo, dedicación, gran puesta en escena, una grabación competente… y actualmente, mucha presencia en redes sociales, porque con poco presupuesto te permiten llegar a gran número de personas y mantener una relación más cercana y fluida con los seguidores. No cabe duda que el apoyo de los medios es fundamental para marcar esa diferencia.

¿A qué te dedicas en la vida real para llegar a fin de mes?

Por suerte, parte de mis ingresos los consigo a través de un trabajo que me gusta mucho, lo que hace sentirme un privilegiado. Tengo un estudio de grabación. “Curiosamente” es donde grabamos el disco de mi banda. Con tu permiso dejo el nombre: Bullet Games Studios. Por otro lado tengo un trabajo a jornada parcial que me permite compaginar la banda, el estudio y la vida personal.

¿Te genera más gastos o ingresos tu participación en la banda?

Siendo sincero, es más la cantidad de gastos que supone estar en la banda que los ingresos que genera estar en ella, al menos actualmente. Tal vez más acentuado ese desfase con la salida del disco y el esfuerzo que supone en todos los sentidos, pero de todos modos compensa. Es algo que nos gusta y queremos que la mayor gente posible conozca nuestra banda, la música que hacemos y lo que queremos transmitir, con lo que ello supone.

¿Dónde está la frontera entre un hobby caro y una profesión con la que ganarse el pan?

Creo que es bastante obvio donde empieza a cambiar la situación. En el momento en el que no pierdes dinero cuando haces conciertos “arriesgados” fuera de tu ciudad, cuando no tienes que pagar por aparecer en determinados carteles, cuando las salas empiezan a llenarse con personas desconocidas que siguen tu banda, cuando te llegan compras de merchan y cds de fuera, cuando ves tu nombre en festivales de relevancia… es un proceso largo, por lo que es difícil marcar un punto concreto o una frontera como tal. Es más un proceso o evolución paulatina hasta alcanzar el nivel de profesional, entendiendo como tal, vivir de los ingresos que produce tu banda y tu música.

¿Consideras a corto, medio o largo plazo la posibilidad de poder vivir de la música?

Es algo que a día de hoy sabemos que está muy complicado por lo mencionado anteriormente, pero al mismo tiempo no descartas nunca que pueda llegar, pese a las dificultades que supone y lo complicado que es. No obstante, considero que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano y sobre todo que disfrutemos del proceso como un fin en sí mismo, como comentaba en una pregunta previa, hacer nuestra música y divertirnos en este viaje. El resto de factores que no dependen de nosotros y que no podemos controlar, ahí están, evidentemente. No obstante, aquello que tenga que ser, sin duda alguna será.

¿Qué tendría que cambiar para que eso fuera posible?

Para llegar a ser profesional tendrían que cambiar algunos factores, como por ejemplo, que en nuestro pasaporte pusiera que hemos nacido en Los Angeles jajaja. Bromas al margen, tienen que darse varios elementos y principalmente, que al público le guste tú música. Creo que son más relevantes para alcanzar ese punto las cuestiones externas que las de las propias bandas, aunque pueda sonar a excusa. Tal vez un cambio de tendencia en este país, si se pretende alcanzar esa meta en España.

“En este negocio ves cosas que merecen la pena y otras no tanto, aprendes cosas y otras pasan sin ningún tipo de relevancia, hay que esforzarse y trabajar en lo que crees. A nivel personal podría decir que das con gente que merece la pena”

¿Qué has aprendido hasta ahora del negocio como músico?

Bajo mi punto de vista, al final la música es un ámbito más de la vida y como tal, es muy similar al resto. Ves cosas que merecen más la pena y otras no tanto, aprendes cosas y otras pasan sin ningún tipo de relevancia, hay que esforzarse y trabajar en lo que crees. A nivel personal podría decir que das con gente que merece la pena, al margen de mis compañeros de banda. Sin duda vives momentos duros y te llevas algún que otro palo, pero en definitiva, si es algo que te gusta y apasiona, siempre está ahí, ya sea practicándola o disfrutándola de otra manera. Hay otros momentos muy especiales y emotivos que nunca olvidas y que espero poder seguir aumentando estos últimos. Al final son los que merecen la pena y con lo que te tienes que quedar.

¿Qué porcentaje de las experiencias personales se transportan a la partitura?

En nuestro caso considero que un alto porcentaje está plasmado en cada composición del disco. No únicamente en las letras, que son más fáciles de interpretar (en las que tratamos temas bastante interesantes desde mi punto de vista), sino también en la parte instrumental con muchos cambios y matices. En eso estamos de acuerdo todos los miembros y consideramos que hay muchas emociones, sentimientos y experiencias personales registradas en cada una de nuestras canciones. Desde aquí os animo a que le deis una escucha a nuestro primer LP ‘Signals of Synchronism’ y valoréis por vosotros mismos todo eso que os comento.

Un deseo para el futuro…

A nivel musical me gustaría poder seguir disfrutando mientras hago lo que me gusta en compañía de mis compañeros y contribuir, por qué no, con nuestro granito de arena para cambiar esa tendencia de la que hablábamos. Obviamente mantener esas piezas básicas sobre las que nos apoyamos para poder seguir avanzando y evolucionando en este camino. Ya por último, agradecer la posibilidad de haber hecho esta entrevista y dar las gracias a nuestra jefa de prensa Ana Laballo por su trabajo y obviamente, a toda la gente que nos sigue y nos apoya. ¡Un abrazo!

ACEPTAR

Este sitio utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.