El otro lado del metal (LXVIII): Tony Dünedain

El otro lado del metal (LXVIII): Tony Dünedain “Dentro de unos años el metal morirá”

Nombre: Tony Dünedain
Profesión actual: Músico, empresario
Grupos relacionados: Dünedain
Puesto dentro del grupo: Voz, guitarra
Enlaces relacionados: Facebook Dünedain
Fotografía de portada: Josean Zombie

Cuéntanos quién eres, y cuál es la faceta por la que te conocemos en el mundillo.

Soy Tony Dünedain, guitarrista, vocalista y compositor de la banda de metal Dünedain.

¿Cuánto tiempo llevas tocando? ¿y en tu grupo?

Pues prácticamente toda la vida… empecé con la batería con 8 años, después me pasé a la guitarra, bajo, piano y finalmente la voz… El grupo lo formé yo, entonces llevo desde el inicio, unos cuantos años tal vez… La primera demo es del ¿2002? Ni lo recuerdo la verdad….

¿Cómo describirías el proceso de pasar de ser un fan a subirse al escenario?

La verdad es que en mi caso ha sido casi parejo, el ser fan y ver las cosas desde las tablas… No he notado una gran diferencia… Quizás lo más llamativo es cuando veo algún show… la forma de verlo y de analizar lo que pasa es diferente… Al principio cuando iba a ver bandas de metal me impresionaba y me emocionaba más que hoy. Ahora lo que hago es sacar fallos… es algo innato y a veces te jode el espectáculo bastante. Si estoy borracho me dejo llevar más…

¿Tuviste algún tipo de formación musical o eres totalmente autodidacta?

Totalmente autodidacta. Se me da bien la música. Digamos que es como el que tiene talento para dibujar, o para jugar fútbol o tenis… Pues a mí se me da bien esto. Sin más.

“Se ha perdido la conciencia musical y los más perjudicados son los posibles talentos, ya que nunca llegan a sacar la cabeza y acaban hundiéndose en el olvido. Dentro de unos años el metal morirá. No sé cuantos, pero va a ser más bien pronto que tarde”

España siempre parece un lugar improbable para lograr el éxito con el rock/metal. ¿Qué opinas de esta tendencia?

Bueno, no creo que sea así del todo. Lo que pasa es que la música ahora es gratis, y la gente puede opinar sobre ello con facilidad. Un disco ha perdido lo que tenía de especial hace 20 años… Ahora es un artículo que la gente adquiere pirata, y no lo valora como antes. Entonces, al no haber dinero no hay medios para que las grabaciones suenen y salgan como antes… es un círculo, un bucle complicado. La gente casi no siente la música, directamente la consume. Se ha perdido la conciencia musical y los más perjudicados son los posibles talentos, ya que nunca llegan a sacar la cabeza y acaban hundiéndose en el olvido. Dentro de unos años el metal morirá. No sé cuantos, pero va a ser más bien pronto que tarde. La gente se juntará en bares y escucharán música, por supuesto gratis, y seguirán recordando lo buenos que eran y lo triste que fue su desaparición… Aun así se preguntarán porque lo dejaron…

¿Cómo destacar frente a las demás bandas?

Bueno, supongo que lo único que hace especial a una banda son las buenas canciones junto con buenos intérpretes. Las portadas, las producciones, las fotos… todo eso da igual. Lo único que puede hacer que algo destaque es una buena canción, talento, y una buena forma de ejecutarla en directo. A parte el aspecto físico también tiene que ver bastante, aunque esto son cosas más relacionadas al fenómeno fan y a lo comercial… Digamos que todo tiene que ver. ¿El dinero? pues también, pero en un sentido más promocional. Gracias al dinero puedes presentar tu arte decentemente y promocionarlo bien, pero si lo que presentas no gusta no va a servir de nada.

¿A qué te dedicas en la vida real para llegar a fin de mes?

Pues actualmente tengo la gran suerte de poder dedicarme a la música y aparte soy empresario. Tengo dos negocios, uno es Dünedain y otro es una pequeña empresa relacionada con la artesanía en cuero.

¿Te genera más gastos o ingresos tu participación en la banda?

Hoy en día me genera un sueldo aceptable. Obviamente ha sido increíblemente complicado llegar a este punto… Afortunadamente todo el tiempo y durísimo sacrificio invertido está dando sus frutos, sobre todo con el último disco de la banda, las cosas han cambiado sustancialmente. Pero ahora debemos seguir trabajando para que las cosas sigan creciendo.

“Lo único que hace especial a una banda son las buenas canciones junto con buenos intérpretes. Las portadas, las producciones, las fotos… todo eso da igual. Lo único que puede hacer que algo destaque es una buena canción, talento, y una buena forma de ejecutarla en directo”

¿Dónde está la frontera entre un hobby caro y una profesión con la que ganarse el pan?

Pues la única frontera es la realidad. Si haces bolos y discos, y la gente no va ni compra tu música, estás perdiendo dinero. Sinceramente, sin la gente que apoye realmente las bandas no existen, y las que siguen sin apoyo es por amor al arte. Conozco varias, y tienen todo mi respeto porque creen en lo que hacen y no hay nada más bonito que eso en la vida. Si haces lo que te gusta y lo disfrutas estás viviendo realmente.

En mi caso la banda está en un punto en el que gusta a la gente, pero también me he encontrado en la otra cara de la moneda, tocando delante de 30 personas, perdiendo dinero y quizás si en aquel momento no hubiese disfrutado de lo que hacía nunca hubiera llegado a estar en el punto en el que se encuentra ahora. La gente invierte su vida y su dinero en disfrutar, y a veces, solo a veces esa pasión se convierte en realidad… pero lo realmente importante es lo bien que te lo pases en ese camino, da igual no llegar, lo importante es vivirlo.

¿Consideras a corto, medio o largo plazo la posibilidad de poder vivir de la música?

No hago consideraciones. Eso hoy día es pretencioso totalmente, y más siendo músico underground. Solo trabajo y disfruto mientras lo hago.

¿Qué tendría que cambiar para que eso fuera posible?

Nada. Yo diría que en vez de cambiar, tendría que “pasar” algo tan simple como que en vez de meter 200 personas por concierto meter 500, y que en vez de vender 1.500 discos parar a vender 3.000. Esa es la ÚNICA realidad de esto… Sinceramente, tal y como están las cosas, lo veo improbable, pero no imposible. Solo hay que gustar, eso es lo más difícil, gustar y convencer al público. Trabajo, humildad y más trabajo. La gente no es tonta, necesitan sentir, que algo les emocione realmente, que les haga levantarse del sillón o del ordenador y vayan a por esa entrada y se olviden de sus problemas gracias a la música. Eso sigue pasando, y seguirá pasando si la gente apoya realmente a las bandas.

“[Dünedain] Está en un punto en el que gusta a la gente, pero también me he encontrado en la otra cara de la moneda, tocando delante de 30 personas, perdiendo dinero y quizás si en aquel momento no hubiese disfrutado de lo que hacía nunca hubiera llegado a estar en el punto en el que se encuentra ahora la banda”

¿Qué has aprendido hasta ahora del negocio como músico?

Pues que es un negocio, como otro cualquiera. La parte artística va por otro lado, pero una no puede sostenerse sin la otra. Los músicos tienen que cobrar, sino se mueren de hambre como cualquier trabajador que no cobra. Eso es así.

¿Qué porcentaje de las experiencias personales se transportan a la partitura?

En mi caso todas. Es música “basada en hechos reales”.

Un deseo para el futuro

Salud, paz y amor para todos.

Ver más de
ACEPTAR

Este sitio utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.