Cuarto disparo

Como un lobo a punto de devorar un cabritillo, con la misma rabia inyectada en los ojos, quedó aquí para la posteridad el bueno de Nargalu, cantante y guitarrista de los guipuzcoanos Bloody Brotherhood. Los dientes son los únicos que reclaman atención de esta estampa, animalizando al músico, en absoluta metamorfosis salvaje, dando en un solo vistazo, sensación perfecta de la música que atronaban los altavoces. Death Metal rabioso, violento y afilado.

Total 0 Votes
0