Entrevista con Michael Panduro

Michael Panduro “No creo que las letras de una canción deban definir lo que cuenta la historia del vídeo”

Eres (fotógrafo y también) director de videoclips. Cuéntanos un poco más acerca de cómo te metiste en el mundillo…

Empecé a estudiar cine en la Universidad de Copenhague en 2004. Era sobretodo teoría sobre cine y medios de comunicación desde el punto de vista académico, pero había un par de cursos que incluían producción real de cine. Para uno de ellos le pregunté a unos amigos que tenían un grupo si podíamos grabar un vídeo (mi lógica era que si no teníamos que preocuparnos del sonido sería más sencillo producir algo que valiese la pena ver, porque ninguno de nosotros tenía ni idea de grabar audio por aquel entonces). Fue una experiencia muy divertida, y desde entonces empecé gradualmente a realizar más trabajo de producción y menos teoría. En cuanto obtuve mi título de licenciado empecé a dedicarme a tiempo completo a los vídeos musicales, anuncios y cine.

“Cuando hablo sobre un vídeo con los artistas procuro crear un clima de confianza, de forma que confíen en mi visión y mis ideas, y me permitan trabajar a mi manera. No hay nada peor que tener a alguien controlándote permanentemente y cuestionando tu trabajo”

¿Cómo te gusta trabajar a la hora de dirigir a los músicos?, ¿cuáles serían los pasos a seguir para definir la historia y el aspecto en general del conjunto?

Prefiero trabajar con la música. Eso me permite crear una historia. No creo que las letras de una canción deban definir lo que cuenta la historia del vídeo. Si música y vídeo pueden coexistir y se complementan el uno al otro, tanto en un sentido narrativo como emocional, creo que se puede crear algo más grande que cada cosa por separado. Cuando hablo sobre un vídeo con los artistas procuro crear un clima de confianza, de forma que confíen en mi visión y mis ideas, y me permitan trabajar a mi manera. No hay nada peor que tener a alguien controlándote permanentemente y cuestionando tu trabajo. Lo he intentado un par de veces, y la experiencia no ha sido buena.

Cuando estoy definiendo una historia, siempre pongo mis sentidos en la música, e intento no dejarme llevar por la letra o la temática del tema. Escucho la canción muchas veces, y veo qué imágenes, movimientos o ideas surgen. A veces escribo muchas cosas y otras veces simplemente surge una idea y parto de ahí. Para ser sincero, cada vez es un proceso diferente. Lo peor que se puede hacer, en mi opinión, es hacer un vídeo que refleja lo que están diciendo las letras. Es algo realmente banal, y te aburre rápidamente.

¿Sueles trabajar sobre la idea del grupo, o prefieres aportar tu propia historia según te inspira la banda y el tema que hayan elegido?

Siempre escucho las sugerencias de los grupos, pero he tenido la suerte de trabajar con bandas que confían en mis ideas, así que la mayor parte de la veces me dejan hacer lo que quiero. He dicho ‘no’ muchas veces a los grupos.

¿Dirías que los músicos lo podrían tener un poco más “fácil” de cara a interpretar un papel por el hecho de estar acostumbrados a actuar sobre el escenario?

Es posible, pero no lo sé, dado que en muchos de mis vídeos no aparecen los grupos. Mi impresión es que a los intérpretes les gusta interpretar, ya sea en un escenario o frente a las cámaras.

¿Cuál ha sido la situación más absurda o demencial con la que te has encontrado?

El final del vídeo de ‘Ohrwm’ de Cephalic Carnage fue improvisado. Todo aquel rodaje fue una auténtica experiencia surrealista, en la que destrozamos el sueño de un estudio grande cubriéndolo de sangre. barro y gusanos, pero especialmente en final fue muy apestoso. Perdimos un día de grabación, así que tuvimos que inventarnos algo y crear un nuevo final. En algún momento alguien sugirió que hiciéramos explotar el pene del tipo, y de pronto todo encajó. Así que improvisamos una explosión sangrienta rellenando una bolsa de plástico con sangre y la explotamos en la cara del actor, y entonces creamos la eyaculación final usando jabón de uno de los baños del estudio. Fue divertido. Comprar dildos realistas para la grabación también fue interesante.

“Lo mejor de hacer vídeos musicales es que el proceso es muy rápido. El camino entre la concepción y el final es corto. Cuando haces ficción, por ejemplo, el proceso puede ser muy lento, y a veces tienes que esperar meses o incluso años para ver el trabajo finalizado”

En el plano personal, ¿qué dirías que es lo más gratificante de tu trabajo?

Lo mejor de hacer vídeos musicales es que el proceso es muy rápido. El camino entre la concepción y el final es corto. Cuando haces ficción, por ejemplo, el proceso puede ser muy lento, y a veces tienes que esperar meses o incluso años para ver el trabajo finalizado. No es el caso de los vídeos musicales. Además, y especialmente cuando trabajas con grupos grandes, hay un público potencial y una cobertura de la prensa que de otra forma tendrías que conseguir tú. Pero al final, la mayor recompensa es cuando alguien que no conoces contacta contigo, ya sea online o en persona, y te dice que algo de tu trabajo le ha gustado de alguna forma.

¿Te ha sucedido alguna vez que un grupo se “llevase” parte de su actuación en vídeo para mostrar después en sus posteriores conciertos (indumentaria, maquillaje, atrezo…)?

No creo. La mayoría de las bandas con las que he trabajado tienen una puesta en escena bastante directa.

¿Cuánto tiempo puede llevar, aproximadamente, realizar y rematar un videoclip en términos generales?

Depende completamente del proyecto. Hice un vídeo de 9 minutos para Job for a Cowboy que solo me llevó un par de semanas de preparación y otra para grabar y editar. Y también hice un video animado para Retox que me llevó cuatro meses de trabajo a tiempo completo. Así que varía mucho.

Un proyecto del que te sientas particularmente orgulloso…

Estoy muy orgulloso de mi trabajo para Job for a Cowboy (‘Tarnished Gluttony’) y ‘Ohrwurm’ (Cephalic Carnage). Me dieron completa libertad creativa en ambos, así que los hice exactamente como quería hacerlos. Y creo que la historia en ambos funciona bastante bien, y el apartado visual encaja con la música. En alguna ocasión me han dicho que han estado viendo el video de Job for a Cowboy y al final se han dado cuenta de que no estaban prestando atención a la música. Parecerá raro, pero me lo tomo como el mayor de los cumplidos, porque significa que el apartado visual y la música encajan de tal manera que no los puedes distinguir. Y la gente empezó a subir vídeos de ‘reacciones al vídeo de Cephalic Carnage’… ¿cómo no sentirse halagado?

Si no es top secret, ¿nos puedes contar con qué equipo trabajas?

Para ser sincero, lo que mejor encaja en cada proyecto. Me gusta mucho grabar con Alexa, pero es un equipamiento caro, que no está al alcance de la mayoría de los presupuestos de vídeos musicales. Aparte de eso, creo que es mi juego de edición. Una de las cosas que me gusta de los vídeos musicales es que puedes mandar a la mierda el libro de reglas de edición. Metas lo que metas, los espectadores aceptan cualquier truco cutre que uses. Muchas cosas cambian durante la edición, y la posibilidad de trastear con tu material es una bendición. Un vídeo al que le tengo mucho cariño, pero que no gusta a mucha gente es uno que hice para Fuck the facts titulado ‘A Cowards Existance‘. Todo salió mal en ese rodaje, y tiramos básicamente improvisando un montón de material que junté en la edición. Aunque no teníamos muy claro lo que hacíamos, me encanta el vídeo que acabamos haciendo.

“Siempre es bueno trabajar con música y artistas que te gustan, porque hace que estés motivado para hacer algo interesante. Me considero alguien bastante abierto en cuanto a la música, y me gustaría dar el salto a otros género musicales”

¿Hay algún género musical que tengas vetado, o crees que podrías rendir exactamente al mismo nivel en cualquier otro estilo?

Siempre es bueno trabajar con música y artistas que te gustan, porque hace que estés motivado para hacer algo interesante. Me considero alguien bastante abierto en cuanto a la música, y me gustaría dar el salto a otros género musicales. Pero por alguna razón, he terminado haciendo muchos vídeos de rock y metal. Soy un gran fan del hip hop, y me encantaría trabajar con ese tipo de música. También la electrónica deja buenos vídeos, porque no hay voces. Pero al house… que le den.

¿A qué grupo has soñado siempre con hacerle un video? y ¿qué vídeo mítico de todos los tiempos te gustaría haber dirigido?

Difícil pregunta. Ya he trabajado con alguna de mis bandas favoritas, como Cephalic Carnage, Retox o Nasum, pero supongo que Faith no more, Boredoms, Run the jewls (o El-P, si en algún momento vuelve a hacer algo en solitario) o Converge estarían en lo alto de la lista. Algo grande con Behemoth también podría ser interesante. Ahora mismo estoy absolutamente enamorado de Pinkish Black. Su música encaja perfectamente con los vídeos musicales.

Mi vídeo favorito de todos los tiempos se titula ‘Be’, de una banda japonesa llamada Supercar. No lo he podido encontrar online, pero es un vídeo con una realización increíble, con un concepto divertido, simple pero efectivo que engancha y que casa a la perfección con la música. Así que supongo que me habría gustado grabarlo.

Para terminar, y teniendo en cuenta que hoy en día plataformas como YouTube también son una fuente de ingresos para músicos y agencias, nos gustaría saber, en tu opinión, qué aporta un vídeo a la promoción de un grupo. Y, si alguien quiere saber cómo es grabar un video contigo, ¿dónde se puede echar un ojo a tus trabajos?

Ni siquiera aspiro a sacar dinero haciendo vídeos musicales. Pero son como un patio, divertido y creativo. Para alguien como yo, que quería pulir mis habilidades y probar diferentes técnicas y equipamiento, los vídeos son perfectos. Tienes un presupuesto pequeño, no tienes que preocuparte de grabar audio (lo que hace que la grabación sea MUCHO más fácil) y tienes un ‘escenario’ en el que poder mostrar tu trabajo. Ahora estoy más interesado en hacer ficción, y es en lo que he estado metido el último año y medio. Todo lo que he aprendido haciendo vídeos se puede implementar en el trabajo que hago ahora, y los vídeos que tengo en mi portfolio son una fantástica carta de presentación para mostrar lo que puedo hacer y cómo me gusta contar una historia. Así que creo que los vídeos son muy importantes para promocionarte como director, pero siempre que consigas mantener un alto grado de control del aspecto creativo.

La mayor parte de lo que he hecho se puede ver en mi canal de Vimeo.

ENGLISH VERSION

You’re a filmmaker of music videos (and also photographer). Tell us something more about your first steps into the world of videoclips.

I started studying film at The University of Copenhagen in 2004. It was mostly academic film and media theory, but there were a couple of courses that featured actual film production. For one of those I asked some friends in a band, if we should do a music video for them – my logic being that if we didn’t have to worry about audio, it would be easier to produce something worth seeing (none of us knew anything about audio recording at the time). It wound up being a very fun experience, and I gradually started doing more production work and less academia. After attaining my bachelor’s degree, I stopped studying and started working full time with music videos, commercials and fiction film.

How do you like to direct the artists?, what are the different steps to define the story and put all the elements together?

I prefer to work with music, that allow me to create a story. I don’t believe that the lyrics of a song should define what story the video tells. If the two – music and video – can co-exist and compliment each other, both in a narrative and emotional sense, then I believe that something more interesting than the two parts can be created. When discussing a video with artists, I always try to create an atmosphere, where they trust in my vision and ideas, so that they will allow me to work the way I prefer to work. There’s nothing worse than having someone constantly looking over your shoulder and questioning your work. I’ve tried that a couple of times, and the experience has not been good. If a state of mutual trust and respect can be created, I believe everybody will yield greater work.

When defining a story, I always take my offset in the music, but I try not to be inhibited by the lyrics or theme of the song. I listen to the song A LOT of times, and see what images, movements or ideas pop up. Sometimes I write a lot of stuff down, sometimes I simple get an idea and run of that tangent. It’s a different process every time, to be honest. The worst thing one can do, in my opinion, is to do a video, that simply shows what is being said in the lyrics. That’s beyond banality and quickly becomes extremely boring.

Do you like to follow the band’s suggestions?, or you tell them how to act based on your own story and the group aesthetics / song inspiration?

I always listen to the bands suggestions, but I’ve been lucky enough to work with bands, that trust in my ideas, so most of the time they let me do what I want. I’ve said no to bands plenty of times, when they’ve had ideas.

Would you say that being familiar with playing live on stage makes role playing “easier” for a musician?

I guess so, but I wouldn’t really know, since almost all of my videos do not feature the band. But my general impression is that performers like to perform – be that on stage or in front of a camera.

What would be the most absurd or crazy situation that you faced so far?

The ending of the ‘Ohrwurm’ video for Cephalic Carnage was improvised. That entire shoot was a pretty surreal experience, where we wrecked the floor of a big studio by covering it in blood, mud and worms, but especially the ending was pretty funky. We lost a shooting day, so we had to figure something out and create a new ending. At one point somebody suggested, that we blow up the dude’s penis, and everything kinda snapped into place. So we improvised a bloody explosion by filling a plastic bag with blood and popping it in the face of the actor and then we created the final cumshot using soap from the toilet at the studio. That was fun. Also, shopping for realistic looking dildos for that shoot was pretty interesting.

What is the most rewarding thing about your job?

The great thing about doing music videos is that the process is very quick. The path from inception to completion is short. When doing fiction for instance, the process can be very slow, and sometimes you wait months or even years to see your work completed. That’s not the case with music videos. Also, especially when working with “bigger” bands, there’s a built in audience and a certain amount of press coverage, that you might otherwise struggle to attain. But at the end, the most rewarding thing, is when someone you don’t know contacts you – either online or in person – and tells you that some of your work has resonated with them in some way.

Has it ever happened something like the band using your video aesthetics for their own live show (clothing, makeup, atrezzo)?

I don’t think so. Most of the bands I’ve worked with have pretty straight forward live performances.

How long does it usually take the whole process of making a regular videoclip?

Totally depends on the project. I did a 9 minute video for Job For A Cowboy, which only took a couple of weeks to prepare, and about a week to shoot and edit. But I also did a 1 minute animated video for Retox, which took me 4 months of full time work to finish. So it varies a lot.

One project that makes you feel specially proud?

I’m very proud of my work for Job For a Cowboy (‘Tarnished Gluttony’) and Cephalic Carnage (‘Ohrwurm’). I had total creative freedom on both, so I got to do them exactly as I wanted to. And I think the story in both of them works really well, while the visuals work well with the music. Somebody once told me, that they’d seen the entire 9 minute JFAC video, and at the end realized, that they hadn’t been paying attention to the music. It may sound weird, but I take that as the highest of compliments, because it means that the audio and visuals go so well together, that you can’t tell them apart. And people started doing reaction videos to the Cephalic video. And how can that not be flattering?

What is your favorite gear (if not a secret)?

Whatever suits the project, to be honest. I love shooting on the Alexa, but that is one expensive piece of equipment, that won’t be available on most music video budgets. Aside from that, I guess it would be my editing suite. A wonderful thing about music videos, is that you can burn the editing rule book. Anything goes in music videos, and audiences will accept every funky trick you throw in there. A lot of things often change, once you get to editing, and the possibility of fucking around with your footage is a blessing. One video, that I’m very fond of, but a lot of people don’t like, is one I did for Fuck The Facts, called ‘A Coward’s Existence’. Everything got fucked up on that shoot, and we wound up basically improvising a lot of stuff, that I just played around with in editing. Even though there was no clear set plan going into it, I love the video we ended up doing.

Is there any music genre that you have vetoed, or do you think that you can perform at the same level on any case?

It’s always good to work with music and artists, that you like, because it keeps you motivated to do interesting work. I consider myself pretty open musically, and would love to branch out into other genres, but for some reason I’ve ended up doing a lot of metal and rock videos. I’m a big hip hop fan, and would love to work with that kind of music. And a lot of electronic music lends well to videos, because there are no vocals. Fuck house music, though.

What would be your dream band to work with? and, what all-time video would you love to have directed?

Difficult question. I’ve already worked with some of my favourite bands, like Cephalic Carnage, Retox and Nasum, but I guess Faith No More, Boredoms, Run The Jewels (or El-P, if he ever goes back to doing solo-stuff) or Converge would top that list. Going full on with Behemoth would also be interesting. And I absolutely love Pinkish Black right now. Their music would lend well to music videos.

My favourite music video of all time is called ‘Be’ by a Japanese band called Supercar. I can’t find it online right now, but it’s an amazingly realized video, with a simple, but effective, engaging and funny concept, that blends perfectly with the music. So I would have loved to come up with that, I guess.

Taking into account that places such YouTube are an income source for bands and agencies, we would like to know, how important is a videoclip for promotion purposes?. In closing, where can we send our readers to check out your works?

I don’t ever expect to make money doing music videos. But they are a great, creative playground. For someone like me, who wanted to hone my skills and test out different techniques and equipment, music videos are perfect. You get a small budget, you don’t have to worry about recording audio (which makes shooting MUCH easier) and you have a venue to get your work seen. Now I’m more into doing fiction, and I’ve been focusing on that for the last year and a half. Everything I’ve learned from music videos can be implemented in the work I do now, and the music videos I have in my portfolio work wonderfully as a way of showing what I can do, and how I like to tell a story. So I would say that music videos are extremely important in promoting you as a filmmaker, but only as long as you manage to maintain a high degree of creative control.

Most of my work is available at my Vimeo-channel.

Total 0 Votes
0

Este sitio utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies