Down II, fantasmas en el Mississippi

Down, fantasmas en el Mississippi, de Down II a NOLA

13 septiembre, 2017
219 Views

[Sobre Down II] “Grabamos este disco en 28 días, podríamos haber ido a New York y haberlo grabado con un renombrado productor, vivir en hoteles de primera, tener limusinas en la puerta para llevarnos al estudio y vivir a todo trapo. Pero no, quisimos grabarlo aquí, en New Orleans…a nuestra manera” (Phil)

Down II: A Bustle in Your Hedgerow

Y así lo hicieron. Tamaña proeza solo puede llevarla a cabo una banda perfecta con una química fuera de lo normal. Y es que estos cinco colegas son arena de otro costal, cinco amigos de New Orleans procedentes de algunas de las mejores bandas de Metal de los años 90, que combinando la esencia de Black Sabbath y el mejor Southern Rock consiguieron parir uno de los mejores discos de la pasada década.

Me hice con este disco en algún momento del año 2002. Por aquel entonces salía mucho de fiesta y este descomunal plástico fue mi aliado perfecto en los días de resaca. Recuerdo ir en autobús a uno de mis primeros trabajos escuchando “Where I’m Going” mientras intentaba imaginar como seria el sur de los Estados Unidos, su bourbon, sus mujeres y sus bellos paisajes.

La idea de grabar este segundo álbum surgió en marzo del año 2001 en Sidney, Australia. Pepper lo recordaba de la siguiente manera: “Aunque llevábamos tiempo con la idea en la cabeza, todo comenzó a tomar forma en la gira australiana de Pantera y Corrosion Of Conformity. Hablamos de grabar otro disco y le pedimos a Rex que se uniese.”

Una vez en New Orleans, estos cinco chicos se trasladaron a la propiedad de Phil Anselmo y se pusieron manos a la obra con el productor Warren Riker. Warren consiguió que las canciones de este álbum sonasen crudas y pantanosas, pulió las ideas de la banda y consiguió un clásico atemporal con regusto añejo.

“La idea de grabar con Warren fue de Pepper. Al final, esa decisión resultó esencial porque seguramente esta odisea no hubiese sido posible con un productor convencional.” (Kirk)

“Warren no es el típico productor, es un tipo muy sencillo y profesional. Llegó a nuestro cuchitril-granja-estudio con un equipo parecido al que se utilizó para grabar “Houses of the Holy” de Zeppelin y consiguió sacar un sonido maravilloso de todas las jodidas habitaciones del Nosferatu’s Lair. Ese tipo hizo un milagro, hemos grabado el disco clásico de nuestras vidas. Además, creo que es muy importante que la gente sepa como se grabó este álbum, porque seguro que todos esos artistas de pacotilla que van de estrellas tirarían la toalla asustados si les diesen 28 días para grabar un disco de 15 cortes en un humedal de NOLA.” (Pepper)

Una vez publicado este disco, la banda se lanzó a la carretera para llevar a cabo una gira por los Estados Unidos, después cada uno de sus componentes regresó a la actividad con sus respectivas bandas titulares. Pero en el año 2006, Down volvieron a reunirse para llevar a cabo una gira europea que terminaría grabándose para el dvd “Diary Of A Mad Band”.

Esta gira fue algo realmente inesperado. En un periodo de inactividad de sus bandas, los miembros de Down se volvieron a encontrar y decidieron que había llegado la hora de llevar a cabo una gira europea.

“Fue así, Pepper volvió de allí después de tocar con Corrosion Of Conformity y nos dijo: Tíos, vámonos a Europa. Ha sido algo para lo que no hemos contado con nadie, no tenemos por qué hacerlo. Nosotros somos así, hacemos lo que nos parece, no dependemos de nadie.” (Jimmy Bower)

Cortes Pantanosos

El disco arranca con el riff Stoner estilo Sabbath de “Lysergik Funeral Procession” y te transporta de lleno al lado más oscuro y perverso de la ciudad. Un poco después el redoble inicial de “The Man That Follows Hell” y su tormenta de riffs te introduce en la vivencias de un auténtico cabronazo que no se arrepiente de nada.

“Esta canción trata de alguien a quien no le importa lo malo que hizo en su vida. El hombre que fue directo al infierno es el que vio y vivió en el lado oscuro de la vida.” (Phil)

Le sigue “Ghosts Along the Mississippi”, mi canción preferida del disco. Su descomunal riff da paso a una base rítmica espectacular, y de repente… todo se tranquiliza y Phil te habla de forma simbólica de expiar tu culpa y dejar los fantasmas del pasado a lo largo del Mississippi.

Hay muchas más, pero como ya he dicho me encantó “Where I’m Going”, ese suave inicio y la cálida voz de Phil me hicieron viajar mentalmente en infinidad de ocasiones al viejo sur. Por lo visto, se trata de un bonito homenaje a la abuela de Phil Anselmo.

Y de nuevo, volvemos a bajar los infiernos de la ciudad en “New Orleans Is a Dying Whore”, un descomunal temazo sobre los perdedores de la ciudad.

“En una ocasión estando de juerga una vieja nos contó historias sobre sus días de gloria. Le preguntamos su nombre, y nos dijo que su nombre estaba escrito en los ojos de la gente, había perdido la cabeza…” (Pepper)

Una de las más reveladoras y emotivas es “Dog tired”, una durísima confesión de Phil sobre su adicción a las drogas y el alcohol.

“Esta habla de vivir en el filo de la navaja, de ser un jodido yonki y un borracho. Llega un momento en el que alguien o algo te debe de dar una patada en el culo para que espabiles. Aún así lo odias, pero es tu única opción, porque si no te acabarás convirtiendo en un perro tirado colega.” (Phil)

Hace unos años pisé New Orleans por primera vez y pude comprobar que la realidad supera al mito, se trata de un lugar tan precioso y especial que solo de pensarlo se me ponen los bellos de punta, hay que verlo para creerlo.

“New Orleans tiene una rica cultura musical, nuestra música solo refleja una parte de su especial conjunto. Su ambiente es parte de nuestra herencia, con lo que hemos crecido…comida, música, bebida y fiesta, esa es la vida en New Orleans. Pero cuidado, también tiene un punto oscuro que nos encanta.” (Kirk)

Kirk dice la verdad, recuerdo estar llegando al aeropuerto Louis Armstrong y divisar una tormenta eléctrica desde el avión. Los rayos golpeaban muy cerca de las casas de la franja de la costa, y mientras pensaba en el lío en el que me podía estar metiendo al pisar por mi cuenta una ciudad supuestamente tan peligrosa, en mi mente sonaba “New Orleans Is a Dying Whore”, una canción que va como anillo al dedo a la cara oscura y degenerada de la ciudad.

Descubrí que su mala fama se había exagerado, pues New Orleans es preciosa, luminosa y sus gentes son muy hospitalarias y agradables. Solo si miras por el rabillo del ojo puedes ver infinidad de borrachos y mendigos durmiendo la mona y pidiendo limosna a cualquier hora del día o de la noche, pero nadie te molesta, te agrede ni te agobia.

“A veces es un lugar mierdoso para vivir. La policía jode a todo el mundo y los malditos políticos viven de los recuerdos románticos de la ciudad. La gente busca cualquier excusa para beber como si todos los días fuese navidad. Pecado tras pecado, pero me encanta.” (Phil)

Down I, Homenaje a NOLA

En 1995 se edito ‘NOLA’, un descomunal disco que pilló a todo el mundo por sorpresa. 13 trallazos donde se mezcla de la mejor de las maneras la esencia de Black Sabbath, Corrosion of Conformity y Pantera. Los riffs atronadores, la base rítmica martilleante y la descomunal voz de Phil daban forma a un disco atemporal donde la paleta de diferentes matices creaban un viaje maravilloso.

Las guitarras de Pepper y la voz de Phil que todos conocemos estaban ahí, pero creaban algo distinto a Pantera, Corrosion of Conformity o Crowbar. Phil nos mostraba su registro más melódico sin perder la agresividad, y el resto de los miembros de la banda ejecutaban con gran maestría lo que ellos entendían como Stoner, Southern Rock, Doom, Rock y Metal.

“En 1992 nos juntamos algunos de nosotros para tocar y comenzar con la banda. La idea de Pepper era hacer una demo con tres temas y ver que pasaba. Yo llegué con el nombre de Down, que para nosotros quiere decir sin sentido, desorientados… En fin, hicimos esas tres canciones en una semana y repartimos la maqueta en algunos conciertos. Y poco tiempo después ¡¡BAM!!, todo el mundo sabía quienes eramos. Así que tres canciones se convirtieron en seis y así hasta que nos plantamos con doce. Grabamos el disco y vendimos más de medio millón de copias en todo el mundo, lo cojonudo es que solo tocamos dos semanas por los Estados Unidos completamente fumados. ¡Fue increíble!” (Phil)

Aprovechando un parón de todos los miembros y en un ambiente de fiesta y relajo estas cinco bestias grabaron en un fin de semana una demo que contenía “Temptation´s Wings”, “Losing All” y “Bury Me In Smoke”, y a partir de ahí se desato la locura. Por lo visto, al principio los miembros de la banda no tenían ni idea del creciente interés que los fans tenían por Down, para ellos fue una sorpresa.

Descubrí este disco un par de años después que su segunda obra, al principio me pareció algo más primitivo que Down II, pero después de unas cuantas escuchas acabé amando casi todas sus canciones. Y no es para menos, en este plástico está el embrión de todo lo que desarrollarían años después. Todo estaba aquí, de las melodías pantanosas de Down II a las increíble potencia de Over The Under.

Los Ojos del Sur

“Temptation´s Wings” y “Lifer” son una combinación perfecta para comenzar el álbum, dos potentes descargas que te hacen levantarte de tu asiento al instante. Un par de temas que combinan ese metal bastardo que tan bien se les da a los componentes de Down.

Después de unos cuantos temas bastante buenos nos metemos de lleno en “Eyes Of The South”, sus armonías iniciales van creciendo y te van atrapando hasta que la bomba explota en mil pedazos y Phil desata toda su fuerza combinando melodía y guturalidad de una manera magistral. “Jail” es la calma entre tanta tempestad, un tema perfecto para fumarte un porrito y meditar paseando por los pantanos, el Garden District o el cementerio de Metairie.

Pero mi debilidad siempre fue “Stone The Crow”, un bello tema que me conmovió con sus preciosas armonías de guitarra y sus repentinos ataques de ira. Phil volvía a hacer hincapié en los remordimientos y la depresión y nos regalaba un tema precioso y emotivo. Recuerdo ir de crucero por el Mississippi con este tema en la cabeza mientras observaba toda la magia que me ofrecían los
parajes que rodeaban a ese espectacular e histórico río.

Esta es mi etapa favorita de Down, en ella que sentaron las bases de su sonido y compusieron sus mejores temas. Me gusta bastante su época posterior, sobre todo el disco Over The Under, con ese disco tocaron techo en lo que se refiere a sonido, composición y fuerza.

Sus últimos lanzamientos también se merecen una escucha, aunque la voz de Phil comience a acusar el paso de los años y le cueste bastante llegar a sus viejos registros. Los años no pasan en balde para casi nadie. En cualquier caso, son dignos de admiración, siguen haciendo lo que les da la gana sin obedecer a nadie y derrochan actitud a raudales, no se puede pedir más.

Para mí es una de las últimas bandas de su generación a la que le sigue sobrando actitud, originalidad, dignidad y pelotas.

Total 0 Votes
0
Tags

Este sitio utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies