Biomechanical ‘The empires of the worlds’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

‘The empires of the worlds’, segundo trabajo de los ingleses Biomechanical es uno de los mejores discos de metal del año, si no el mejor. Imagina una mezcla entre Judas Priest, Pantera, Metallica, orquestaciones y metal progresivo con un sonido único y la mejor voz que he escuchado desde hace siglos.

De hecho, cuando por primera vez escuché un tema de este disco de Biomechanical, tuve que exclamar ‘¡Es el nuevo Rob Halford!’. Aunque el título se le queda corto: John K posee una voz inhumana que le lleva a interpretar con igual éxito estilos vocales tan diferentes como los de Halford, Geoff Tate y Phil Anselmo. La banda desarrolla además un interesante concepto bio-mecánico en el que la ciencia ficción es una metáfora de la realidad más cruda. Los medios han intentado etiquetar su sonido pero a ellos la denominación que más les gusta es New Heavy Metal.

Así los denominamos porque el término, lejos de ser pretencioso, es la pura realidad: Biomechanical mezcla lo mejor de la época dorada del heavy metal tradicional, sobre todo británico, con sonidos más modernos, toques orquestales, elementos thrash y post-thrash, música industrial e, incluso, metal progresivo. Construidos alrededor de complejas armonías y estructuras melódicas, todos y cada uno de los temas de este disco conceptual son incatalogables y disparan directo al cerebro. El trabajo a las guitarras es, simplemente, memorable. Chris Webb y Jamie Hunt combinan perfectamente las melodías típicas del heavy metal tradicional (en ocasiones recuerdan a Judas Priest o a los primeros Mercyful Fate) con rápidos y demoledores riffs con toques post-trash, acompañados por la agresiva batería de Gene Hoglan.

Todo este explosivo conjunto se adereza con un sonido orquestal perfectamente engranado y con peso dentro de la composición (muy lejos del típico grupo ‘con orquesta incorporada’, cogida con pinzas) con efectos de sonido industriales y frenéticos teclados.

Además, la predilección de John K por las bandas sonoras de películas es absolutamente palpable en la estructura de cada uno de los temas (de hecho, el corte ‘Existenz’ está inspirado claramente en el film de Cronenberg). Con los efectos y orquestaciones consiguen inspirar, en algunos temas como el citado o, como ‘Regenerated’ o ‘Survival’, sensaciones visuales. Una auténtica maravilla.

‘The Emipres of the worlds’ está concebido como la segunda parte de una gran pieza conceptual donde se ha cuidado hasta el mínimo detalle, tanto en lo concerniente a lo musical como a la impecable producción y a la estética del propio CD, muy tipo ‘Alien’. Con sólo dos álbumes, Biomechanical está revolucionando por completo el género, así que estoy en condiciones de afirmar que, si no te haces con este CD, te vas a perder a uno de los grandes de la historia del metal. Tampoco te pierdas su página web: es como sumergirte en la nave de Alien.

También te puede interesar...

Comentarios