Fecha: 13 Febrero 2006 | Lugar: Sala Caracol (Madrid)

Por fin. Por fin Arjen Luccassen se decidió a visitar España. Muchos nunca hubiéramos podido imaginarlo. El lugar elegido fue la sala Caracol, Preciosa sala que, pasando su austero hall, se fondea y se percibe inmensa a pesar de lo estrecha que pueda parecer en un momento. Para los que visitamos por primera vez el local, pudimos comprobar que el sonido era bastante bueno, como bien nos habían “amenazado.”

La curiosa coincidencia de fechas con After Forever hizo que la sala no se llenase, pero poco le faltó. El público era de media adulta, y no se percibía un ambiente de “engorile,” sino una disposición a disfrutar de lo que sería una buena noche de música entre amigos (me atrevería a decir que aquello casi parecía un clinic). Y para abrir boca para esta estupenda velada que mejor que unas canciones en acústico. Y al taburete estaba nada más y nada menos que… Damian Wilson!

Desconocía esa faceta del gran cantante que ha acompañado a Arjen en la última década. Se le veía alegre y contento sobre el escenario, muy predispuesto a divertirse, pero a la vez interpretando con una soltura y destreza admirables. Como guinda a esta media hora, corta pero agradable, se marcó un ‘Satisfaction’ de sus Majestades, que dejó a mas de uno con la boca abierta. Incluso bajó al gallinero a hacer un mini-casting para cantante. Había grandes voces (en especial uno al que bien le podían haber utilizado para los ‘guts’ de cierta canción que veremos más adelante). Las risas estaban a la orden del día. El sr. Wilson (que volvería más tarde) había preparado el terreno para lo que iba a ser el plato fuerte de la noche.

Este no era otro que Stream of Passion, (otro) gran proyecto/banda que, gracias a las últimas incorporaciones de Ayreon y el buen ojo que tiene el maestro para acompañarse de buenos profesionales, ha aprovechado el tirón de la última oleada de bandas gótico-melódicas con cantante femenina para reinventar el estilo, dándole esos toques progresivos, ese sonido que caracteriza sus composiciones, ese sentimiento que es lo que le diferencia del resto.

De su debut: ‘Embrace the storm’ tocaron, además de sus dos primeros cortes con los que pusieron la Caracol a sus pies, ‘Wherever you are’, algo más comercial pero correcta, ‘Calliopeia’, cuya instrumentación recuerda al Ayreon más “eléctrico” pero adaptada a ‘la mexicana’ y ‘Haunted’, simplemente magistral, aun oigo los susurros. Todas estuvieron alternadas con un repaso al largo recorrido de Ayreon, con lo que supone la limitación de no disponer de todos sus cantantes. ‘Waracle (The final experiment)’ me sorprendió muchísimo, con Marcela y Diana (su hermana a los coros, esta familia es un portento!) a las voces, le pusieron mucha, mucha destreza, por no hablar de la parte instrumental.

‘Computer eyes (Actual fantasy)’, me pareció, con mucho, de lo mejorcito de la noche, al más puro estilo Mike Olfield, y volvió a quedar claro que la música del noruego no parece tener fecha de caducidad (hablamos de 1996). ‘Valley of the queens (Into the electric castle)’ no necesita explicación, lo mejor es que la escuchéis.

‘The charm of the seer’ es una canción que estaba en la trastienda de Ayreon pero que ha sido un himno en directo, además de que por vez primera (quitando la intro de SoP) se podía escuchar a Luccassen a la voz cantante. Incluyeron pasado el ecuador de show un medley con el que pudimos disfrutar del tercer corte de SoP, ‘Deceiver’, empalmando con la incomprensiblemente damnificada (creo que a más de uno le sobro ese Deceiver) ‘Songs of the ocean’, no estaba Russel, pero quién lo quiere si aparece el tipo con el que abrimos la noche, Mr Damian, nos pusiste botando a todos.

Y llegaba el turno del primer dia de ‘Human equation’, que con su duelo vocal, dio paso a lo que en mi opinión fue el único “pero” del concierto. Me parece bien que la editaran en el single de SoP, pero lo que han hecho con ‘Pain’ (dia 3 del HE), ha sido destrozarla, sin la voz de Devin Thowsend pierde mucha identidad. Y como el orden de los factores si que altera el producto, nos deleitaron acto seguido con ‘Nostalgia’, era tal la atención que despertó que incluso se podían escuchar varios “shhh” mandando callar. Y a bien decir que la ovación posterior fue de las largas. Y, cómo no, ‘Out of the real world’ fue la canción elegida para cerrar el bloque SoP. Llegaba el turno de los bises, que bueno, hoy en día parecen más un tercer tiempo que bises propiamente dichos.

‘The castle hall’ hizo saltar por los aires la casita del Caracol, con un Damian llegando a donde límites insospechables. Escuchar ‘Into the black hole’ sin Bruce tiene un poco de delito, pero Damian hizo que la gente se olvidara de ello, y, enganchando con ‘Cold metal’ (Ambeon), con ese tono provocador e interpretado por las hermanas Bovio, nos dejaban ya más que satisfechos. Pero no, seguía la fiesta, y escuchando unos compases countries llegaba el turno de versionear a Led Zeppelin. Incluído en su single de SoP, sólo nos faltaron los sombreros y los puros, este no era un concierto normal, y escuchar esto después de todo era un descanso tanto para ellos, como para nosotros. Y se acababa, se iban, se despedían, y a pesar de todo, nos ofrecieron su ‘Love’, corte estupendo del HE (dia 11). Es impresionante el tono corista de esta canción, el vaivén era inevitable.

A destacar el fabuloso teclista de la escuela mexicana que incluso se atrevió con la voz en algunas partes. Se despidieron tirando rosas al público, así como el clásico material que da miedo cogerlo si cae al suelo y se te abalanzan X desalmados (= púas y baquetas). A la salida incluso hubo un Meet & Greet, en las inmediaciones de su autobús.

Se nota que disfrutan de lo que hacen, y a pesar de ser la gira que más conciertos seguidos esta teniendo, lo están aguantando estoicamente, y lo bien que lo llevan se plasma a la hora de verles en el escenario o en el trato con el público, que fue excelente.

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp