The Devin Townsend Band ‘Synchestra’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

‘Synchestra’ es el octavo disco de estudio hasta la fecha de Devin Townsend y el segundo bajo la marca ‘Devin Townsend Band’. Alucinante, indescriptible. Compleja personalidad la de Twonsend, que a la edad de 19 años ya fue reclutado por Steve Vai para tocar en su álbum ‘Sex & Religion’.

Además de como músico es conocido por su trabajo como productor de bandas (Lamb of God, Soilwork, etc) y como propietario del sello discográfico HevyDevy. Todo ello se materializa en este último trabajo donde, al final, encuentras una canción extra escondida.

Lo mismo puedes encontrar música folk tradicional americana mezclada con heavy metal y rock progresivo en temas como ‘Triumph’, que un croar de ranas y diversos sonidos del bosque justo antes de una descarga heavymetalera en ‘Hypergeek’, que temas totalmente progresivos como ‘Let it Roll’, que una ‘Babysong’ totalmente esquizofrénica, que una polka vampírica (‘Vampolka’), temas dark-rockeros como ‘Vampira’, temas instrumentales preciosistas como ‘Mental Tan’, cortes casi futuristas donde se dan la mano guitarras eléctricas y sonidos electrónicos (‘Gaia’, uno de los temas más ‘radiofónico’ del disco), voces de ultratumba pseudoarabescas envueltas en atmósferas fantasmales (‘Pixillate’), temas prácticamente instrumentales de pesadilla dignos de una banda sonora como ‘A simple Lullaby’, buen rollito como en ‘Sunset’, o cortes de trepidantes ritmos como ‘Notes from Africa’. El tema oculto, ‘Sounshine and happiness’… escúchalo tú mismo.

Cada uno de los temas tiene una personalidad única e irrepetible. Algunos son de tal complejidad que serían la envidia de muchos artistas que se dan de virtuosos. Para Devin, que además de componer es el guitarrista, vocalista y programador de la banda, no existen las etiquetas. Es más, no creo que haya escuchado nunca la palabra ‘etiqueta’. En su disco cada tema es un mundo: agarra un concepto y lo desarrolla de forma totalmente original.

El resto de músicos (Brian Waddell, guitarra; Ryan Van Poederooyen, batería; Mike Young, bajo; Dave Young, teclados) me dejan con la boca abierta; la producción capta de forma única los infinitos elementos que forman cada uno de los temas del disco y los potencia hasta ponernos el vello de punta. Todos estos elementos, junto al excepcional trabajo vocal de Devin, consiguen que la escucha de ‘Synchestra’ se convierta en un viaje espectral hacia lo más profundo de tu subconsciente.

¿Cómo describir este disco? Cualquier adjetivo se queda ya no corto, sino en el subsuelo. Si no conoces aún a Devin Townsend, ni en este proyecto en solitario ni en sus bandas paralelas (Strapping Young Lad, IR8 y Ocean Machine) has de saber que te estás perdiendo lo mejor del panorama musical de todos los tiempos.

Tendrás una oportunidad única de ver a la banda en directo el próximo 2 de marzo teloneando (ironías de la vida, un día los últimos serán los primeros) a Fear Factory. No te lo pierdas: Devin Townsend es un genio y, ‘Synchestra’, imprescindible si amas la Música, con mayúsculas. Porque no hay ’11’ en la tabla de puntuaciones…

También te puede interesar...

Comentarios