Carlos de Castro (Barón Rojo) “Siempre hemos hecho lo que queríamos, y por eso quizá no hemos perdido la credibilidad”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

¿Qué decir para presentar a una de las bandas de heavy-rock nacional más veteranas y de más éxito? 26 años sobre el escenario y 16 álbumes de estudio después, Barón Rojo continúan luchando sin tregua por el Rock and Roll, una batalla que se hace más dura día a día dados los tiempos que corren.

Barón Rojo son una leyenda viva. Leyenda, porque ellos contribuyeron a crear la industria del rock en España, porque han llegado más lejos que nadie apareciendo en las listas de éxitos de medio mundo, siendo número uno en Reino Unido, tocando con los más grandes, influenciando a artistas como el propio Michael Schenker.

Viva porque, al igual que el aviador y héroe en Alemania, Manfred von Richthofen, de quien tomaron su nombre, nunca dejarán de luchar hasta que sus enemigos dejen de maginar al Rock and Roll y a los rockeros. ¿Quiénes son esos enemigos? ¿Qué se esconde tras su nuevo álbum de estudio, ‘Últimasmentes’? ¿Cómo está hoy el panorama discográfico y artístico? ¿Pueden mantenerse sólo con la música? O, incluso, ¿se presentarían a Eurovisión?’

Un agradable y sabio Carlos de Castro tuvo la amabilidad de contestar durante hora y media a todas nuestras preguntas, algunas más serias y otras, más distendidas, en la siguiente entrevista donde descubrirás partes del pasado pero, sobre todo, del presente de una de las bandas que más ha marcado nuestras vidas: Barón Rojo

Han pasado tres años entre ‘Perversiones’ (2003) y ‘Últimasmentes’, vuestro nuevo lanzamiento. ¿Por qué tanto tiempo? ¿Ha sido difícil encontrar una compañía, tiene algo que ver con el cambio de Zero Records a Santo Grial, o hay otro motivo?

Bueno, podría ser muy claro… (Risas) Y es que somos un poco vagos ya para estas cosas. Pero como eso a lo mejor es difícil de creer, lo cierto es que hemos tenido muchísimos conciertos. Y como también tenemos otras actividades aparte de la música, no siempre es tan fácil encontrar el momento o las ganas de ponerse a preparar algo, que es una cosa, digámoslo en plan suave, cada vez más costosa. Así que lo vamos dejando hasta que llega un día que decidimos: ‘Ahora sí, ahora ya no hay más narices (risas), ya el anterior disco está más muerto que vivo y hay que ponerse a trabajar’, y entonces lo haces como puedes y en el tiempo que puedes.

En sí, grandes problemas para conseguir una compañía no hemos tenido aunque, hoy en día, cada vez está más complicado porque hay menos compañías que se dediquen al rock. Pero también es cierto que el público de rock es, hoy por hoy, dentro de su pequeño tamaño como mercado discográfico, uno de los públicos más fieles. No sé si con esto del Internet la cosa se fastidiará del todo, pero de momento la gente responde y va comprando los discos, aunque sea de a poquito. Terminamos con la antigua compañía que pertenecía a Zero porque, en principio, el presupuesto que nos ofrecían para el nuevo disco nos parecía pequeño. Así que nuestro manager contactó con Santo Grial y, aunque el disco nos lo hemos producido nosotros, la oferta para la distribución nos pareció adecuada y… Bueno, hemos tirado por ahí. El tiempo nos dirá si nos hemos equivocado o hemos acertado.

Por el comentario sobre Internet, imagino que el tema de la piratería lo lleváis mal…

Bueno, nosotros no tan mal como otros. Creo que la gente del heavy metal, por lo menos la gente que nos ha seguido a nosotros todos estos años, ha demostrado una cierta fidelidad al comprar los discos. Supongo que siempre hay una razón para comprar un disco, porque la presentación que tiene es muy difícil de copiar, no te digo que sea imposible (cualquiera se puede fotocopiar una portada o bajársela de Internet) pero yo creo que en el fondo con el tiempo a la gente le gusta tener los cds originales siempre que el producto le gusta, que eso es lo importante.

Me comentabas que saber si habéis acertado con Santo Grial es cuestión de tiempo, pero, hasta el momento, ¿os sentís bien con ellos, os apoyan?

Sí, es una gente que vive el tiempo moderno, por lo menos tienen asumido lo difíciles que están las cosas hoy en día, que eso es importante. Digamos que las condiciones en que se trabaja son distintas a las de hace años, porque el estado actual del negocio sabemos todos como es. Se establecen otras bases para funcionar y creo que la cosa saldrá todo lo bien que pueda salir.

Dices que sois algo ‘vaguetes’ para grabar, pero no a la hora de dar conciertos….

¿Sabes qué pasa? Como llevamos casi desde que salimos teniendo que pelear con todas las modas antirockeras y antimusicales que han ido saliendo, pues no nos cuesta mucho trabajo dar conciertos. No te voy a decir que es una guerra, pero nuestro pensamiento es estar luchando, eso es lo que hacemos y lo que hemos hecho siempre, es lo que significa el cúlmen de nuestro desarrollo musical desde un principio.

Y la verdad es que cada día que pasa nos sentimos más involucrados con esto y con más ganas de pelear. Luego ya veremos si nos estrellamos o no, pero nuestra intención es seguirnos peleando por el heavy metal o por el rock duro tal y como lo entendemos nosotros.

Además, cada vez la lucha es más dura. Yo recuerdo cuando era pequeña que salíais por televisión, por la radio… Hoy en día eso es impensable, los grandes medios pasan del Rock and Roll… ¿Cómo vivís eso?

Yo es que no creo que pasen del Rock, pasan de la música en general. Pero como la música, por otro lado, les aporta dinero por la publicidad y demás, pues algo tienen que hacer. Pero, si te pones a ver, el panorama musical en todas las televisiones es totalmente lamentable, no hay prácticamente nada de nada de nada. En ese panorama qué vas a hacer. Afortunadamente, en lo que ellos no han podido controlar, que son los conciertos, pues la cosa funciona de otra manera. Y ahí es donde vivimos bien todos los que, de alguna manera, nos mantenemos en la roquería.

De lo que estamos viviendo es de los conciertos, que es lo que realmente nos está funcionando bien, y la gente responde. Y no te digo ya los macrofestivales con acampada por los que la gente tiene verdadera pasión, tienen tanta pasión que algunas veces se han pasado los organizadores y han hecho más de los que debían. De alguna manera los conciertos son lo que nos dejan vivir a la gente del rock.

¿Cómo te sientes al saber que hay gente que vive profundamente vuestras canciones y que os sigue tras 26 años de carrera? ¿Cuál es tu experiencia vital en Barón Rojo?

Hombre, a nivel personal siempre ha sido muy satisfactorio porque, dentro de esta minoría que es el rock, siempre ha habido muchísima gente que ha celebrado nuestros discos, nos ha apoyado, nos ha contratado, nos ha llevado por todo el mundo, porque realmente hemos viajado por todo el mundo con esto, y eso es muy satisfactorio. Luego la realidad de la vida es otra y absolutamente todos los componentes de barón Rojo hemos trabajado o estamos trabajando en otras cosas también, porque la vida es dura y cara y hay que llevar dinero a casa todos los días. Entonces tienes los dos aspectos, si fuéramos unas estrellas del rock americanas pues a lo mejor nos hubiéramos podido defender toda la vida nada más que siendo estrellas del rock como Rod Stewart y gente así, pero como no…

Yo le conozco y es bastante prepotente…

Bueno, eso tal como está la industria allí… Yo sólo le puedo juzgar por su música y por haber tocado con Jeff Beck, con mucha gente… Luego será lo que sea, qué más da. Todos los artistas somos más raros que la ostia, de una manera y otra muchas veces es una pose porque, si va en otro plan, a lo mejor la gente se le sube a la chepa. Muchas veces hay que dar esa cara poco amigable de cara a los medios, contrataciones, industria… Nunca lo he entendido muy bien porque nosotros siempre hemos sido de otra manera, pero lo puedo comprender a ese nivel.

Tengo una curiosidad… ¿Qué te pareció la victoria de Lordi en Eurovisión? ¿Consideras que los mass media tuvieron que plegarse por fin al rock, o que el rock se plegó a los mass media?

A mí lo de Lordi me pareció estupendo, ¡jajaja! Para qué te voy a decir otra cosa. Pero, ¿por qué ha pasado esto? Todos sabemos cómo era Eurovisión hace años. Esto ha ocurrido cuando la votación ha sido popular de verdad. ¿Entiendes lo que quiero decir? Cuando salió Massiel algo así era impensable, porque bueno, ¿quién hacía las votaciones? Pues una serie de ‘paniaguaos’ que elegía y compraba la televisión para hacer las votaciones, que estaban amañadas.

Qué pasa, cuando esto de alguna manera lo han liberalizado y han dicho: ‘Ea, pues que vote la gente’. Se han llevado la sorpresa de que cuando sale algo rockero, es por lo que vota, ¡Joder! Jejeje. De alguna manera rompe un poco con toda esta realidad circundante. Yo pensé que eso les iba a haber influido aquí un poco a las compañías en España para apoyar un poquito el tema del rock, pero qué va. Tiene que pasar en países nórdicos para que sea realidad.

De hecho, en ese horror de Gala que hicieron el otro día para elegir a nuestro representante este año, ni si quiera había casi nadie que compusiera, ni que tocara un instrumento, ni nada…

Claro, pero siempre ha sido así, ¿eh? Algunas cosas raras vinieron también del norte como cuando pasó con ABBA, pero todos sabemos lo que es Eurovisión. Ojala este año cambiara un poco la tendencia porque, como Festival y con los medios que tiene, estaría cojonudo que lo utilizáramos para el rock.

Os presentaríais a Eurovisión si este cambio se diera? (Risas)

Hombre, si la cosa cambiara un poco y no te impusieran nada, y pudieras llevar un tema como tú quisieras, bueno, por qué no. Pero todavía tiene que cambiar un poquito, jejeje.

Volvamos al nuevo disco, me has comentado que lo produjisteis vosotros, cuéntame cómo fue el proceso de grabación.

Realmente lo produje sobre todo yo. Pues esto se hace como todos los discos, te metes en el estudio y empiezas a grabar, aunque nosotros somos de los que sí lo llevamos todo trillado al estudio, por eso se nos hace a veces tan pesado preparar los discos. Nosotros no esperamos a luego improvisar allí y que con tecnología moderna y tal se puedan arreglar las cosas. Nuestros temas van ensayados de verdad y cuando nos ponemos a grabar unas bases para un tema está ensayado desde el primer al último compás, ya se han retocado y se han hecho experimentos mil millones de veces, pero en el local de ensayo.

Y una vez allí vamos a hacer exactamente lo que tenemos que hacer, por eso todavía nuestros discos, pese a tener calidad, son medianamente asequibles, porque no tenemos que quedarnos a vivir en el estudio para poder sacar el disco. Tratamos de estar lo menos posible y, aún así, se tarda mucho. Pero yo creo que la clave es eso, ensayar, prepararlo y trabajar, es lo único que no cuesta dinero. Te cuesta dinero de otra manera, porque trabajar en esto te quita el tiempo para hacer otras cosas, pero es el único remedio que existe para que te salga luego una buena obra, y aún así a veces te equivocas y luego no gusta, pero si por lo menos lo has tratado de hacer con todos los elementos de los que tú buenamente puedas disponer y de los cuales el mejor es el tiempo y el trabajo normalmente sale bien.

Hoy con las nuevas tecnologías en cualquier estudio de tres pesetas las posibilidades son mejores que antes, porque la tecnología digital ha mejorado, no sólo el sonido, sino sobre todo la manera de grabar y las posibilidades que tienes de hacer las cosas sin tener que hacer toas las sesiones y todas las repeticiones tan tremendas que se hacían antiguamente.

En este disco contáis con José Martos como batería. ¿Qué ocurrió con Vale?

Qué ocurrió con Vale, es una buena pregunta (risa amarga). Tú sabes que José Martos estaba antes que Valeriano hace 6 ó 7 años, entonces hubo un desencuentro, porque a veces surgen, entre Ángel Arias y José Martos, y Martos optó por marcharse. Entonces entró Valeriano a sustituirle y, en un primer momento, dio buen juego. Pero luego también tenía algún tipo de defectos, sobre todo a la hora de trabajar con él para preparar temas nuevos, y Ángel decidió que realmente no quería grabar con Valeriano Rodríguez.

Entonces, por iniciativa de Ángel, volvimos a contactar con José Martos que había estado en otras bandas como Ars Amandi, y él estuvo interesado en volver así que Valeriano se tuvo que ir. Tú sabes que en esto del rock el bajo y el batería tienen que trabajar muy conjuntados, así que si por algún lado falla la cosa no funciona y hay que hacerlo así.

¿Y qué tal han quedado las cosas con Vale?¿Han quedado bien?

Con Valeriano, no. Se metió en rollos judiciales contra nosotros y el rollo acabó muy mal, muy mal. Podía haber acabado perfectamente bien y, si en un futuro hubiéramos necesitado un colaborador, hubiera podido ser él. Pero no, ha quedado fatal. Totalmente distinto a lo de José Martos, yo estoy seguro que si volviéramos a tener un desencuentro con él no tendríamos ningún problema en llevarnos bien, pero con Valeriano ha sido totalmente distinto.

Lo que más nos interesa a nosotros es la libertad de la gente, sobre todo la libertad musical, porque pensamos que en el país tal como está configurada la industria le quita a la gente la libertad de elección.

¿Y esos procesos legales que me cuentas de qué tipo son? ¿Se han solucionado ya?

El proceso es que se ha ido a la magistratura de trabajo, directamente… ¡ja! Pero bueno, es igual, sólo te digo que en el tema de los músicos de rock no es frecuente, nada agradable ni bien considerado entre la gente esta. Entonces pues, bueno, él lo hizo, tenía su derecho de alguna manera a hacerlo y se acabó. Pero claro, con nosotros se acabó ya para siempre.

Volviendo a José Martos, ¿también participa en la composición de los temas, o sólo pone sus partes de batería?

Sí, hay un tema que sí ha compuesto él, luego le hice yo la letra pero el tema es prácticamente de él. Sí participa, aunque normalmente ya sabes que, en este sentido, la participación de los baterías suele ser menor, pero José Martos es un tío que colabora mucho a la hora de hacer los temas y además creo que lo hace muy bien.

¿Estáis contentos con ‘Últimasmentes’? ¿Qué tal está funcionando?

Pues no tengo todavía demasiadas noticias, pero supongo que estará funcionando bien. Piensa que todavía no hemos casi empezado a promocionarlo pero todas las actuaciones desde que lo hemos sacado han estado totalmente repletas. Cuando empecemos ya a mediados de febrero a hacer las presentaciones oficiales en algunas capitales de provincia veremos bien como funciona. Pero, de momento, el resultado que estamos teniendo es bueno. Y en la cantidad de trabajo que nos ofrecen desde que hemos sacado el disco lo hemos notado un montón, también hemos notado la salida del disco de Sony, ‘Las aventuras del Barón’. Entre los dos discos nos ha dado bastantes alas, en cuanto al tema del trabajo está funcionando muy bien.

Ya que lo has mencionado, aunque iba a preguntártelo después… ¿Cómo surgió lo de ‘Las aventuras del Barón’? Fue cosa de Sony, vuestra…

De Sony, de Sony todo. Vamos, ni preguntarnos.

¿Y cómo os ha sentado eso? No sé qué tal os lleváis con Sony, no habrá sido ningún lanzamiento ‘a traición’ ni nada de eso (risas)

Muy bien, nos llevamos bien. No ha sido a traición, pero ellos van a su bola totalmente y hacen lo que les parece conveniente para vender discos. Fíjate, te lo digo como anécdota. Ya teníamos grabado este disco y a los primeros que se lo ofrecimos fue a Sony, dijimos: ‘Joder, váis a sacar esto, pues coño, sacad también este otro. Os lo vendemos por nada, por los costes, simplemente, por el hecho de que lleve el sello Sony, a nosotros nos da unas alas estupendas para el trabajo y para todo lo que nosotros necesitamos de un disco’. Y ni siquiera lo escucharon. Ni siquiera para cumplir nos dijeron: ‘oye, traed este disco y lo oímos, a ver si se puede hacer algo’. ¡Nada!.

Qué fuerte… ¿Crees que las compañías están más interesadas en vuestro pasado que en vuestro presente?

Hombre, hay que ser objetivos. Las compañías multinacionales están pasando también una crisis terrible, así que van a lo que creen que les funcione, yo tampoco les puedo criticar por eso. Ellos este año -y no les ha funcionado nada mal- nos vinieron a decir que habían bajado las ventas casi un 35%… ¡A una Sony! O sea que es grave el tema, entonces, qué le vas a decir, pues bueno, que hagan lo que quieran. Yo al menos lo habría escuchado a ver si me gustaba, pero ellos ni siquiera, fíjate cómo les veíamos de actitud que nosotros mismos les dijimos: ‘Venga, pues vale, vale, déjalo, nos lo llevamos’.

¿Creéis en la evolución musical, cómo definirías la vuestra? Porque tenéis un sonido muy característico que siempre habéis mantenido.

Sí, y seguimos manteniéndole. Lo que haya evolucionado ha sido absolutamente sin nosotros darnos cuenta, ¡Jajaja! Nosotros nos dejamos influir por todo aquello que nos gusta, pero ni siquiera hacemos un catálogo de qué es lo que nos gusta, claro, después de tantos años en esto no sabes ya ni lo que has oído ni lo que has dejado de oír. Tú tienes, bueno, ‘X’ artistas de siempre que están ahí de vez en cuando los escuchas, pero cómo vamos a saber qué es lo que nos influye, seguro que hay cosas pero ya ni siquiera nosotros somos conscientes. Hacemos nuestra música y ya está.

La verdad es que, si hay algo bueno que tiene llevar tantos años, es que ya te quitas todo tipo de obligaciones estilísticas, haces absolutamente lo que quieres y lo que te gusta y ya está, no hay ningún compromiso más. Porque, además, el disco lo pagamos nosotros y hemos negociado después la distribución con Santo Grial y tal, pero para qué te vas a meter en ningún tipo de historia. Si estuviéramos con la Sony a lo mejor se dedicarían a controlar nuestro estilo y a intentar que sacáramos canciones más comerciales., como le hacían a Michael jackson, ¿eh? Jeje, pero en nuestro caso no es así.

Hacemos lo que nos da la gana como nos da la gana y, cuando nos da la gana, lo editamos. Si hay gente a la que le gusta, lo comprará y vibrará con ello y, si no, nos lo comeremos con patatas. Pero es que la vida es así, son las leyes de esto desde siempre.

Puede que ese sea el secreto de que hayáis sido capaces de manteneros en lo más alto durante 26 años, la honestidad.

Pues sí, somos honestos porque no sabemos ser de otra manera tampoco. Tocamos… ¡Es que además no sabemos tocar gran cosa! (Risas) Es muy fácil, o sea, hacemos lo que sabemos, como sabemos y de la manera que nos gusta, y ya está. No hay mayores problemas, ojala todo el mundo pudiera hacer lo mismo.

Sé que esto es como pedirle a alguien que escoja entre sus hijos, pero… ¿Tienes algún tema preferido de ‘Últimasmentes’?

Anda, a mí me gusta todo el disco, yo pienso que tiene un nivel de calidad bastante uniforme, lo cual es importante, pero bueno, a mí me gustan todos los temas. Si me pides que elija uno me voy a considerar totalmente incapaz. Te diría: ‘Bueno, yo pensé de single ‘El hombre de las cavernas’, pero hay mucha gente a la que le gustan otros temas… Cada uno puede tener su opinión.

¿Te sientes un poco como ‘el hombre de las cavernas’, que si no va a la moda o no ‘traga’ con lo establecido le dejan marginado?

Sí, la idea puede ser esa, siempre nos hemos sentido un poco como unos bichos raros. Con el pelo largo la gente nos veía como si fuéramos los salvajes del oeste, o los hombres de las cavernas. Un poco la idea es esa, pero es un poco reírse de ellos con esto, con sus propias contradicciones, poque luego a lo mejor se comen cojonudamente lo que hace un punky que lleva siempre agujas clavadas en la nariz y no les importa.

En cambio nosotros, simplemente porque llevamos una chupa de cuero y el pelo largo- el que tenga pelo todavía, claro, jejeje- pues siempre te han visto de alguna manera mal, y nos han marginado, y nos han hecho un poco los grandes culpables de todos los males que tenía la música, desde los problemas que había en los conciertos cuando había heridos o lo que fuera: la culpa, a los rockeros. Luego llegan los pastilleros y pasan muchas más cosas, pero los que teníamos la culpa éramos los del rock siempre.

Yo he estado en toda clase de ambientes y te puedo asegurar que hay menos problemas en una sala como el Excalibur que en cualquier discoteca de moda.

Pero no te quepa ni la menor duda. Es más, los conciertos de rock hoy en día son un remanso de paz en general, la gente es súper educada. Van a escuchar música y nada más, no tienen ningún tipo de problema.

No puedes elegir un tema de ‘Últimasmentes’, pues yo te voy a peguntar, ya si no tu favorito, un tema que haya macado para ti el antes y el después en la carrera de Baón Rojo.

Hombre, cualquiera de ‘Volumen Brutal’. Fueron los que nos lanzaron adelante, luego hay muchos de ‘Metalmorfosis’ también, para mí fueron muy importantes, pero si te voy a decir el álbum de nuestra vida para Barón, te voy a decir ‘Volumen Brutal’.

¿Os pesa el enorme éxito de ‘Volumen Brutal’ a la hora de crear un nuevo disco, por el tema de querer superarlo?

Sí, lo que pasa es que salió tan pronto ese álbum y funcionó tanto que ha sido muy difícil desbancarlo en todos estos años con nada, por más que lo hemos intentado (risas). Yo no sé si es porque realmente los otros discos que hemos hecho han gustado menos, o porque simplemente es que ese disco tuvo una difusión fantástica… Es lo que la gente primero escuchó de Barón y lo que se le quedó en la cabeza, y es muy difícil de superar. Al final, en los conciertos tenemos que tocar siempre temas de ‘Volumen Brutal’. Este año seguramente vamos a hacer Viñarock y tocaremos ‘Volumen Brutal’ y este disco.

¿Por ese orden? (Risas)

Es que es así. Y como es lo que la gente te pide, y encima que pagan una entrada, y encima que mantienen esto vivo, no les vas a defraudar y a ir a tu rollo, ¿no? Hay que tomar a veces así, posturas tajantes.

Otra constante durante estos años, además del estilo, ha sido la temática de las letras: la lucha por la libertad, por el rock.

Es que ya sabes que siempre hay que protestar por algo. Nosotros lo que pasa es que cada vez nos decimos: ‘A ver, ¿de qué es lo que tenemos que protestar esta vez?’

¿Están las cosas mejor o peor hoy en día, según tu opinión? ¿Se protesta por lo mismo hoy que en los ochenta? Porque contáis con el honor, en mi opinión, de haber creado el himno de la rebeldía por excelencia, ‘Resistiré’, y no sólo no se ha quedado antiguo sino que está más vigente que nunca.

Yo creo que, en el fondo, siguen siendo las mismas cosas. Ahora tienen otro aspecto pero, en general, es lo mismo. Lo que más nos interesa a nosotros es la libertad de la gente, sobre todo la libertad musical, porque pensamos que en el país tal como está configurada la industria le quita a la gente la libertad de elección.

Hay una gran mayoría de gente que lo que tiene es comido el coco con determinados artistas del momento, y la OT, y todas esas cosas…

Y realmente puede que este país sea el menos educado musicalmente de los estilos que podamos considerar serios de todo el mundo. Yo te puedo asegurar que he estado en Latinoamérica y he visto a la gente más culta musicalmente que en España. Cada uno puede tener su propia idea, pero quizá sea uno de los peores defectos de este país, quizá por culpa del flamenco, de la juerga esa que parece que está en nuestro folclore, se ha desarrollado menos musicalmente o tiene más problemas para eso, no lo sé.

¿No crees que se ha perdido la rebeldía, incluso dentro del rock? ¿Qué está muy de moda decir ‘soy un rebelde’ y luego no hacer nada?

Hombre, tú sabes que los músicos somos un poco ‘rebeldes de papel’, nuestra rebeldía queda luego sólo reflejada en las letras de las canciones. Es hasta donde puedes llegar… Pero cuando la gente hasta ahí se deja manipular por el tema comercial o porque fulanito le dice ‘no, oye, que hoy en día conviene hablar mejor de esto otro en vez de esto’… De alguna manera se manipula todo el mensaje, y yo creo que es lo que le ha pasado a muchos grupos. Nosotros, haciendo cosas mejores o peores, siempre hemos hecho absolutamente lo que queríamos, y por eso quizá no hemos perdido la credibilidad. Todavía lo que nosotros decimos para mucha gente tiene sentido, pues será por algo.

¿Qué opinas de los ‘gurús’ de los medios especializados en rock que, en general, siguen siendo los mismos que en los ochenta?

Hombre, opinar… De la gente que hoy en día controla los medios rockeros pues yo te podría decir muchas cosas… Pero bueno, con todas las virtudes o defectos que puedan tener, por lo menos el espíritu se sigue manteniendo. No te voy a decir que esté 100% de acuerdo en lo que ellos hacen, en lo que ellos pinchan y en lo que ellos dicen. Pero considero que, globalmente, este panorama es bastante más honrado que muchas otras cosas. También puede tener luego su parte comercial, su parte ‘no se qué’: que hay que promocionar, que hay que pagar, que tal… Pero como eso pasa en todas partes, para qué vas a citar.

Y, ¿qué opinas de estos grupos de moda de ahora, tipo Sínkope, Marea..?

Hombre, con algunos incluso he tocado. Me imagino que está bien lo que hacen, lo que pasa es que, por algún motivo, también duran poco por lo general esos grupos. Entonces algo falla. Yo me acuerdo de haber visto casi nacer a Sober, que era un grupo bastante más parecido a lo que nosotros hacemos y tal, y de repente un día me enteré de que se habían separado, y casi me he enterado porque el batería tuvo el accidente. Entonces, yo qué se que ocurre, en general mi opinión es que la gente tiene bastante poca continuidad en esto.

Problemas entre los componentes de los grupos hemos tenido siempre, de hecho la mitad de los componentes del Barón original se fue hace muchos años, pero bueno, cuando se quiere seguir funcionando con un proyecto se funciona y, si no, se cambia el proyecto. Algo falla en esas bandas, quizá por motivos personales, quizá por motivos musicales o quizá por motivos comerciales… Quién lo sabe.

En uno de los temas de ‘Últimasmentes’ decís que ‘el porvenir es un desafío’. ¿Qué desafío procesional le queda a una banda que actuó en el Festival Reading en Inglaterra junto a los más grandes, que fue número uno en Reino Unido, que ha conquistado mercados por todo el mundo y cuyos discos se han editado hasta en Corea.

Yo creo que el desafío para todas las personas que existe cada día es seguir viviendo. Poder seguir en el rock siendo por lo menos un grupo que funciona, un grupo que puede tocar, un grupo que es respetado, y ya está. Quizá nosotros tenemos la amenaza ahora de que nunca sabes cuándo vas a tener un problema de salud, porque somos ya mayores, o lo que sea que te impida seguir tocando. Esa es la mayor desgracia que nos puede suceder, pero si quitas eso nosotros seguimos teniendo la mentalidad de cualquier grupo que funciona hoy en día, queremos seguir trabajando, haciendo temas y que funcionen.

¿Que por lo viejos que somos y por lo oídos y vistos que estamos ya eso no puede suceder? Nos da lo mismo, nosotros vamos a seguir intentándolo. Si puede funcionar funcionará, y si no, como hasta la fecha, seguiremos actuando y por supuesto dando de sí lo mejor que sabemos cuando estamos en directo.

Sé que habéis estado desmintiendo que vayáis a reuniros con los antiguos miembros de Barón, incluso habéis publicado un comunicado muy claro en vuestra web. Así que no te voy a peguntar por eso, sino por los discos de vuestros antiguos compañeros de camino, Serpa y Coz, que han sacado sendos discos. ¿Los has escuchado? ¿Qué te han parecido.

Hace muchos años que no oigo nada de Coz. (Silencio). Y de otra gente, pues tampoco, porque bueno, de quién más puedo oír… ¿De Sherpa?, ni siquiera ha tenido nadie la delicadeza de mandarme un disco para que lo oiga, y lo que no voy a hacer es irme a una tienda a comprarme un disco de Serpa para saber qué es lo que hace actualmente.

Alguna vez he oído algún retazo que han pinchado en alguna emisora o algo; bueno, pues es… Sherpa, un poco lo que era él metido en otra dinámica donde el que corta el bacalao es él -cuando él estaba en Barón de alguna manera los temas se hacían entre todos-. Hoy es labor suya y de unos buenos músicos que lleva, por supuesto. El público dirá hasta dónde puede llegar esta gente, Sherpa y demás.

También hemos vivido estos años retornos de bandas que sonaban cuando empezábais vosotros, como Asfalto, Topo… ¿Cómo fue el paso de ese estilo, si quieres más ‘hippie’ al más rockero? ¿Cómo se creó la industria del rock en España?

Pues fue una cosa trabajosa, pero que funcionó, y había mucha expectación y colaboración de la gente. Muchas veces sin querer pagar las entradas, la gente lo que quería era que hubiera festivales para colarse, no se llevaba pagar una entrada. Todo el mundo hacía lo imposible para colarse, era la cruzada de cada día poder colarse en un concierto.

Pero bueno, por lo menos los conciertos se hacían, se funcionaba y se dio el paso de la nada -porque realmente lo que había en este país era la nada- a los movimientos musicales rockeros, digamos que propios de este país. Se consiguió, lo que pasa es que ocurre siempre lo mismo, cuando pasó la transición nos abandonaron totalmente. Y encima nos abandonaron los que menos nos tenían que haber abandonado, pero bueno.

¿Recuerdas algún momento o persona especial de aquellos años, cuando tuvisteis tanto éxito en Reino Unido?.

Hombre, quizá la persona con quien hayamos contactado mejor siempre sea con Michael Schenker. Por lo que sea, en nuestra época cuando estuvimos en Inglaterra le conocimos, estuvo tocando con nosotros. Luego Hermes y Serpa pasaron muchas noches con él, incluso compusieron una canción con él que luego salió en el siguiente disco de Michael Schenker ‘Bouilt to destroy’, el tema se llamaba’Red Sky’. Además se ve por el estilo que en gran parte era hora de Serpa, pero lo asumió la banda de Michael Schenker, le pusieron una letra en inglés y tal y luego ya lo firmaban todo ellos, pero yo creo que el tema era sobre todo de Serpa.

Tengo curiosidad… ¿Lo de Red Baron os lo pusisteis vosotros u os ‘rebautizaron’ allí?.

Lo hicimos nosotros al principio, porque era muy duro meterse directamente como Barón Rojo, sólo por eso, y lo de Red Baron se entendía mejor (Risas). Pero bueno, luego daba lo mismo, estuvimos por allí el tiempo que pudimos estar, mientras nuestra compañía pudo mantener nuestros gastos y luego como todo en esta vida se acaba. Allí se acabó demasiado pronto, pero bueno.

¿Por qué se acabó tan pronto? Porque llegasteis al número uno.

Sí, se funcionó muy bien, pero en un principio cuando un grupo sube necesita muchas aportaciones de mucha gente para estar en todas las giras, para estar en todos los sitios… Y, si eso se corta demasiado temprano, se queda como un intento con muchas posibilidades pero que no llegó a funcionar del todo. También tuvo que ver que, en el año 84, aquí cambiaron muchas cosas musicalmente hablando, nos pilló esa transición también y nos fastidió.

¿Te refieres al tema de ‘la Movida’?.

Sí, en parte sí, pero también a movimientos que hubo en los grandes medios de comunicación. En su día, la promo nuestra la hacía la Cadena Ser, en unas condiciones que eran asequibles para una compañía nacional con grupos nacionales. De repente, la compró el señor Polanco y todo cambió. Yo eso lo tengo muy presente, cuando la Cadena Ser pasó al grupo Prisa.

Todos éramos rojos pero luego funcionaron como funcionaron. Y luego que no me cuenten nada, hoy en día sí es cierto que la Cuatro, que es la heredera de todo aquello, nos ha dado cancha en los últimos tiempos, todo hay que decirlo. Pero bueno, hasta donde puede llegar, tampoco se han desvivido. Pero por lo menos han servido para que este último año hayan salido algunas imágenes de Barón Rojo por televisión. Entonces bueno, quizá aunque sea como pago un poco a lo que nos hicieron antes, pues la Cuatro algo ha hecho.

¿Cómo va ahora el tema de las giras internacionales? Creo que hace poco teníais previsto un concierto en Chile que al final no se celebró, ¿qué ocurrió?.

Teníamos que haber estado este año en diciembre, pero no hubo acuerdo, no llegó el dinero y nosotros lo suspendimos de antemano. Ya sabes cómo funcionan las cosas aquí en España; o las cosas están claras antes de salir, o no salimos. Que mejor que fuera así, porque si no nos hubiera pillado la muerte de Pinochet allí en pleno concierto, jejej. Lo mismo nos pasó hace dos años para ir a Estados Unidos, eso sí, para hispanos. Teníamos que haber hecho una pequeña gira que era Washington, Nueva York, New Jersey… pero no llegó el dinero a tiempo y no fuimos. Yo creo que con el tiempo podremos hacerlo, de momento esto fue en mayo de 2005, pudimos haberlo conseguido pero no pudo ser.

Vuestro clásico ‘Los rockeros van al infierno’ también ha formado parte de la banda sonora de ‘ISI/DISI 2’. Creo que AC/DC son vuestros ídolos…, ¿Qué te ha parecido la película.

Si, sí. ¿La película?, la primera yo la ví y me pareció graciosa. La segunda no la he visto y ayer pasé por el cine donde la estrenaron y parece que la han quitado, no sé si la siguen poniendo o no. A mí la primera no me disgustó, me reí y ya está. Bueno, tampoco espero de lo que es el panorama artístico, teatral y del cine español nada con respecto al Rock and Roll, para qué te voy a decir otra cosa. Entonces… Van a lo que van y son lo que son.

¿Conoces a Santiago Segura?.

No, no le conozco, nadie me lo ha presentado. El día en que me lo presenten tendré mucho gusto en saludarle. Y además yo no sé de qué va Santiago Segura pero a mí me hace gracia y ha hecho muchas películas que a mí me han gustado, y ha hecho ‘Torrente’ que a mí me gustaba, y… Pero tampoco sé exactamente cómo respira con respecto al rock, desde luego por su aspecto dirías que es heavy de toda la vida, pero no sé de qué va (Risas).

También hace poco que ha salido al mercado ‘El Barón vuela sobe Argentina’, un disco tributo de bandas argentinas como Lorehim, ICARO, Mala Cara, Alegory… ¿Os ha gustado el disco? ¿Y alguna de las versiones en especial?.

Lo he escuchado un poquito, está muy bien. A mí me ha gustado todo, ¿eh? Me parece que, de todos los homenajes que nos han hecho, es el mejor. Sería un poco injusto sacarte ninguna en especial, a mí me ha gustado en general.

Vamos con un pequeño test. Define en una palabra la personalidad de cada miembro de Barón Rojo.

Uy, qué complicado… Mira, somos todos unos currantes, y ya está. Nos gusta tocar la guitarra, y luego pues cada cual tiene sus propios defectos, a uno le gustan unas cosas, a otros otras, y qué, bah. Todos somos personas nacidas en Madrid, humanos y que nos gusta el rock, y no hay mucho más.

¿El último disco que has escuchado?.

Umm… ¡Pues creo que ha sido este, ‘Últimasmentes’! (Risas). Tampoco hace tanto que ha salido, ¿eh? Jajaja, no me ha dado tiempo a escuchar otras cosas. Yo lo que más tengo en mi discografía y lo que más me gusta oír de vez en cuando es el rock clásico.

¿El último libro que has leído?.

‘Los pilares de la tierra’, la verdad es que me ha gustado un montón.

¿Cuál es tu banda/artista favorito?.

Mi artista preferido de siempre son los que todo el mundo conoce: The Who, Cream, Led Zeppelin, Black Sabbath… Pero que esté en vigor actualmente no sé, no podría decirte. Lo último que ví en directo fue a los Who cuando estuvieron en Madrid, me gustaron mucho.

¿Y el último de los Who te gustó?.

Sólo fui al concierto, no lo he escuchado, yo me quedé en el “Who are you”, donde sale el tema de CSI..

Hasta en eso se nota cómo estamos… Allí ponen The Who de sintonía para una serie muy importante, y aquí hacemos para ‘Maneras de vivir’ una versión guarrindonga de un buen tema de Rosendo.

Exactamente, exactamente, tú lo has dicho. A mí me gustaría mucho que se pudieran juntar, por ejemplo, Black Sabbath y Ronnie James Dio. A mí me ha gustado mucho Dio, de hecho tocamos con él hace tres años en el Metal Manía, tuve la ocasión de saludarle y me pareció además una persona excelente, es un gran trabajador, es muy mayor pero tiene una gran voz. Ahí está la prueba de que la edad no tiene mucho que ver con esto, es más el espíritu y el feeling.

¿Algún tema que te guste especialmente o te taiga un buen recuerdo?.

Me gusta mucho escuchar y tocar un tema que se llama Crossroads, ¿Le conoces? Es de un señor que murió en los años 20, Robert Jonson.

¡Ah, claro! Robert Jonson, el maestro del blues, el del pacto con el diablo, etcétera.

Ese, ese, jeje. Es quizá el tema más típico de blues rock que existe, yo creo que eso lo hemos versioneado todos, para empezar nosotros, en el ‘Perversiones’. El tema lo oí por primera vez cuando tenía diecisiete años, y es un tema que se me ha quedado ahí para toda la vida, cuando lo oí por primera vez esta interpretado por el grupo Cream, que para mí hicieron un álbum que fue una de las mejores cosas que ha habido en todo el rock, que luego nadie sabe ya quién es esa gente. Pero, ¿sabes que Cream se volvieron a juntar hace ya dos años? Y, para mí, lo que hicieron es una mierda comparado con lo que era en el Año 68 Cream, jeje. Fíjate, si hemos empeorado del 68 al 2005, pues mal vamos, se suponía que tenía que haber mejorado y, sin embargo, a mí me parece mucho peor. Y luego, yo oigo nada más tres estilos: rock- heavy metal, blues y música clásica.

¿Quieres añadir algo para concluir esta entrevista?.

Sí, que opino que ‘Últimasmentes’ es un disco que está muy bien, que define muy bien cómo es la banda actualmente, que tiene un sonido estupendo y que, además, lo vamos a estar tocando durante mucho tiempo porque es nuestra única manera de promocionarlo, de hacer que se mantenga vivo mucho tiempo. Durante uno o dos años estaremos tocando los temas en directo y presentándolos para que la gente no se olvide de ellos, los conozca y que, si tienen ganas y unos cuantos euros, se vayan a la tienda y lo compren por el bien del Rock and Roll y porque les va a gustar.

Etiquetas relacionadas

También te puede interesar...