La Estadea Logo

Feast, John Gulager (2005)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Film lleno de tópicos maquillados y efectivos en el que se relata la historia del asedio de una serie de personajes absolutamente dispares, que luchan por sobrevivir, atrincherados en el interior de una taberna de carretera, mientras unos extraños seres tratan de convertirles en su cena a toda costa. Todo ello bajo un ambiente oscuro, sórdido y enrarecido.

Recuerda por momentos las obras mas indecorosas comercialmente del mismísimo Peter Jackson o incluso, mas de lejos, a varios clásicos de culto de los ochenta que abrieron brecha de la mano de una serie de directores italianos con suficiente personalidad como para transgredir manteniéndose al margen de unos principios estilísticos y que jugaban con el asco de la gente como reclamo al grueso de su obra.

Actitudes basadas en el miedo, la prepotencia, la valentía, la consternación y el histerismo, forman una coctelera de situaciones bastante hilarantes en el que nada se desarrolla como se puede presuponer en un principio. La obra es absolutamente anti-sentimentalista, ningún personaje tiene mas peso que otro y ninguna de las vidas de cada uno de ellos tiene mas valor que la de los demás, lo que hace imprevisible establecer un orden de víctimas y colabora a que la incertidumbre cree una tensión extra en el espectador que en este tipo de películas, debería ser una constante.

Resulta curioso y quizá uno de los momentos mas divertidos de la película, el ver a Henry Rollins encarnando a Coach, un demagogo cuyas ideas consiguen hacer empeorar la situación a cada momento, aunque resulta todavía mas curioso verle vestido con unos pantalones rosas, circunstancia producida por las vicisitudes del asedio.

[Rating:8/10]


Etiquetas relacionadas