Entrevista con Steve Lee y Hena Habegger (Gotthard)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La historia de Gotthard es la de una banda que, ni más ni menos, está obteniendo lo que se merece y mira hacia el futuro con enormes espectativa. Especialmente para el público español son grandes del hard rock. No es de extrañar la expectación que ha generado la noticia de su próximo lanzamiento con Nuclear Blast Domino Effect, previsto para el mes de Abril.

Llegamos al hotel y primero nos atiende el baterista, Hena Habegger, un tipo de esos cuyas palabras pueden sonar a veces un poco secas… Pero al que sólo tienes que mirarle a la cara para saber que es un vacilón bienintencionado y, sobre todo, muy contento no sólo por lo ya conseguido, sino por lo que les queda por venir. Después, se suma a la conversación el cantante, Steve Lee, una persona realmente encantadora. Se nota que entre él y Hena hay la misma chispa que transmiten en sus conciertos. Cada uno se parte de risa con cada ocurrencia del otro. Pero empecemos con Hana.

Comencemos hablando de vuestro nuevo lanzamiento, ‘Domino Effect’. ¿Es cierto que compusisteis todos los temas del álbum en sólo seis semanas?

Hana: Sí, más o menos… ¡Fue muy rápido! Habíamos estado de tour hasta octubre, a mitad de verano habíamos grabado algunas ideas en forma de demos, pero la mayor parte de las canciones fueron escritas tras ese período, cuado volvimos de Brasil, así que es cierto, tardamos sólo seis semanas, luego entramos en el estudio y todo surgió muy fácilmente, fue sorprendente.

¿A qué crees que se debió tanta inspiración repentina?

H: No lo sé, jajaja. Estamos realmente encantados y felices de tener tanta cantidad de buen material, ha sido increíble. Pero, por supuesto, nosotros firmamos cuando el álbum ya estaba acabado pero también porque los de The Entertainment Group habían visto que el material era más maduro y era el momento de fichar por Nuclear Blast.

Para ti, a nivel personal, ¿tiene algún significado especial el ‘Efecto Dominó’?

H: Creo que es empezar y no poder parar. Puedes relacionarlo con lo que quiera

S: con la política, con lo que te dé la gana, pero para mí personalmente es que empezamos una cosa hace quince años y, simplemente, no puede pararse. Ese es mi efecto dominó personal. Esa es mi filosofía respecto a Gotthard.

Creo que fue el bajista, Mark Lynn, quien dijo que en este disco ‘estáis enseñando no solo donde habéis estado, sino donde queréis ir’. Así que… ¿Adónde queréis llegar (también musicalmente hablando)?

H: Más lejos, jajajja. En cuanto a sonido, no puedo decirte mucho, porque siempre sonamos como nos sentimos en el momento, no puedo decirte cómo sonaremos en el futuro o cómo será el nuevo álbum, porque cada vez es diferente, no copiamos los anteriore. Ahora mismo, por ejemplo, yo no estoy centrado en componer los álbumes sino en tocar los temas aprendidos, pero como captamos la esencia de cada momento, quién sabe qué influencias podemos tener en el futuro.

Al menos cuéntame qué bandas te gustan y crees que pueden ejercer alguna influencia actualmente…?

H: Sí, bueno, no me gusta en realidad hablar de otras bandas, pero sí puedo decirte las que me gustan: Billy Talent, hay otra banda que se llama ’30 Minutes to Mars’ o algo así, la verdad es que no lo recuerdo bien, que me gusta… Actualmente la verdad es que no escucho bandas, sino buenas cancione. Me da igual de quién sean. Si escucho la radio y escucho un buen tema, me centro en ese tema, no es que vaya siguiendo la trayectoria de unas bandas concreta

Con dos millones de álbumes vendidos, multiplatinos en diferentes partes del mundo… Diez álbumes con números uno, un disco de diamante, un single de oro… ¿Cómo describirías el punto en el que se halla Gotthard ahora mismo?

H: Estamos muy contentos, (risas). Y creo que a lo mejor podríamos haber llegado a más si hubiéramos tenido el apoyo que ahora nos da Nuclear Blast en los primeros tiempos, puede.

Sí, creo que el cambio de discográfica fue muy importante para vosotros, por ejemplo, para ser conocidos en otros países como España… ¿Qué significó ‘Lipservice’ para vosotros, que fue el álbum por el que mucha gente fuera de vuestro ámbito de acción con la otra discográfica os escuchó por primera vez?

H: Sí, sí, fue muy importante cambiar a Nuclear Blast, nos dieron a conocer en muchos paíse

S: Pero atención, cuando vine por primera vez a tocar a España, tocamos canciones de los quince años que llevamos en Gotthard, y la gente coreaba cada canción. Sí, digamos que Gotthard pudo ser en un momento una banda más desconocida, más ‘underground’, y Nuclear Blast nos dio a conocer a mucha más gente, por la radio..

Pero la gente creo que ya había oído nuestro trabajo. Lo mismo en México y Brasil, estuvimos en octubre del año pasado, y conocían cada una de las canciones. Para nosotros fue una enorme y agradabilísima sorpresa.

¿Qué opinas del público español?

H: Se volvieron locos, jajajajja..

Entrevista con Steve Lee y Hena Habegger (Gotthard)
Entrevista con Steve Lee y Hena Habegger (Gotthard)
¿Qué es lo más especial que os ha ocurrido durante un concierto?

H: Estábamos tocando en Hungría en un barco, era como un antiguo barco de guerra convertido en club donde cabían cientos de personas, cada noche tocábamos allí. Y una de esas noches de repente vi al bajista lanzarse desde el escenario al público, porque había un hijo de puta escupiéndono.

Así que se lió una buena, mientras nosotros seguimos tocando, como si nada, hahaha… Luego llegó seguridad, se llevaron a ese tipo de allí, Mark volvió a subir al escenario y dijo ‘venga, ha sido muy divertido’. Esa es una anécdota, porque después de quince años tocando tienes siempre mucho que contar.

En esos quince años de carrera, como dices, ¿qué es lo que más te ha marcado, algún sueño que has cumplido a nivel personal?

H: Poder tocar en el Kremlin en Moscú. Es que siempre Rusia nos da a toda la banda muy buen rollo, cuando aterrizamos en el aeropuerto de Moscú nos conocen tanto que ni siquiera tenemos que enseñar nuestro pasaporte o nuestro equipaje, todo es como ‘por favor, pase usted’… Además, en esa ocasión, conocimos personalmente a Putin, tocamos en el Kremlin, se vendieron todas las entradas… Fue alucinante, genial.

¿Tienes alguna canción favorita de ‘Domino Effect’?

H: Todas ellas, (risas) .Aún no las he tocado en directo, por lo que no podría decir una favorita. ¿Cuál es la tuya?

La que da título al disco, ‘Domino Effect’, y entre las baladas, ‘Falling’…

H: Yo es que puede que no me creas, pero ahora mismo me resulta difícil de decir, me pasó igual con ‘Anytime Anywhere’, que en principio me pareció que bueno, estaba bien… Pero hasta que no comencé a disfrutarla tocando en directo no la aprecié del todo, me gusta más cada vez. Creo que las canciones crecen de esa manera, ‘Where Is Love When Its Gone’ me gusta mucho de momento porque creo que tiene mucho sentimiento, ‘The Oscar Goes To You’; ‘Falling’ y ‘Domino Effect’ sí podrían ser las que más me gustan de momento.

Cuéntame detalles del proceso de producción, ¿cómo es trabajar de nuevo con Ronald Prent (Rammstein), en vuestro propio estudio en Lugano?

H: Fue todo muy bien, igual que en el anterior álbum. Más que un productor, Ronald se ocupa de las mezclas, de añadir cosas, detalles… Siempre tiene buenas ideas, aunque no puedo llamarle realmente productor porque la banda es la que decide en realidad cómo han de sonar las cosa

S: Ahora es uno de los mejores amigos que tenemos, es un tío muy competente, y sí tiene parte de la responsabilidad de nuestro sonido hoy por hoy.

¿Qué vais a hacer para comenzar a promocionar este álbum? ¿Tenéis pensado algún vídeo, me imagino, luego también vendréis de gira? Cuéntame más…

H: Tenemos un single que saldrá sobre el treinta de marzo, y ahora estamos concentrados en un segundo single que realmente va a ser la ostia, aunque no te voy a contar de qué canción se trata. (Risas)

Tras quince años juntos sin separaros ni historias raras se os nota muy a gusto juntos a los miembros de la banda. ¿Cómo es la relación? ¿Sois amigos desde hace mucho?

H: Somos muy amigos, aunque en mi caso, soy el que llegué más tarde a la banda. Conocí a estos chicos en América, soy el único que llegó más tarde a la banda porque estaba trabajando como músico de estudio en Los Ángeles, y ellos cuatro llegaron al estudio para grabar un álbum, yo se suponía que sólo iba a tocar la batería para esa grabación pero me quedé el trabajo. Después de un año volví a Suíza y comenzamos con este proyecto que hoy es Gotthard.

Llamé a Steve y me había reservado un hotel estupendo, comenzamos a tocar… y no hemos parado porque es genial. De esa época hay varias anécdota. Por ejemplo, hoy en día somos seis sobre el escenario, pero en los primeros momentos Mark, el bajista, sólo tocaba algunas partes de teclado. Tuvimos una gira y él claro, quería tocar el teclado todo lo posible. Y el teclado no funcionaba, así que acabó gritando improperios, golpeando el teclado y lanzándolo por los aires, hahaha… Hay tantas historias para reírse en esta banda.

Siguiendo con vuestra historia, siempre me llamaron la atención vuestras versiones de bandas tan dispares como Zeppelin, Bob Dylan, The Hollies, The Move… ¿Cómo surgieron y por qué en este nuevo disco no habéis incluido ninguna versión?

H: En el primer álbum, donde ya te comentaba que yo no hice nada más que tocar la batería, la versión que hicimos tuvo tanto éxito que la discográfica se empeño en que teníamos que sacar otra en el siguiente disco. Nos decían ‘Algo como el ‘Come Together’ de los Beatles y cosas así’. Así que metimos ‘Inmigrant Song’; quisieron otra, así que metimos otra, y otra, y otra… Pero al final nos plantamos, dijimos que pasábamos y que, mejor que hacer versiones, haríamos mejores canciones propias. Y por eso no hemos hecho versiones en este nuevo álbum.

Quisiera preguntarte sobre vuestros toques acústicos…Que tuvieron su máximo auge en el directo ‘DFrosted’ (1997), a unos les encantó y a otros les pareció demasiado ‘suave’?

H: Fue un enorme éxito, pero, por otro lado, no fue precisamente un ‘autorretrato’. Los nuevos fans se enfadaron, así que tuvimos que encontrar un camino entre media. A mediados de los noventa hicimos canciones con solos de guitarra eléctrica. Hoy que el rock está volviendo, yo personalmente no haría ese álbum tan acústico otra vez. Por supuesto tocaría en acústico para algunas radios, o si estuviera en una fiesta, pero lo que realmente me gusta es el rock, el sonido más duro.

(En ese momento se incorpora Steve a nuestra entrevista)
La última vez que vinisteis a España, a Macumba creo, el sitio se os quedó muy pequeño, hubo mucha gente que quería asistir pero que no pudo comprar entradas ¿Lo vais a solucionar para esta próxima gira?

Steve: Sabía que había sido vendido todo, pero no sabía que había tanta espectación. Tenemos que volver a algún sitio más grande la próxima vez, lo prometemos. Nadie esperaba eso, la primera vez que vinimos a España vinieron a vernos seiscientas personas más o menos, nadie esperaba que la segunda vinieran 2000.

Steve, estaba deseando preguntarte una cosa. Mi compañero aquí, Dani, es un gran fan vuestro y me ha soplado que tus padres viven en España…

S: Sí, en Alicante, Torrevieja. Algunas veces voy a visitarles, cuando tocamos por ejemplo en Murcia, voy a verles y me llevan en coche hasta el concierto, que es genial, jajajaj, y me tomo como unas pequeñas vacaciones. En cuanto al español, entiendo algunas palabras, bastante bien, pero no lo hablo suficientemente bien para mantener una conversación. Hablo italiano, que es ‘molto similare’, hablo muchas lenguas pero no perfectamente, un poco de todo.

¿Cómo es que os dio por publicar dos de vuestros temas cantados en castellano?

S: Bueno, eso fue una idea de la compañía, quería hacer algo en otra lengua. Dije que no a cantar en alemán, dije no a cantar en francés… Pero cuando nos dijeron en español… Me pareció muy bien, era algo bueno para las radios y un homenaje de alguna forma a los fans, algo especial. Dije… ‘Bueno’ (en castellano), jajaja, vamos a probar.

H: Fue muy divertido, a los demás también nos tocó cantar algunas partes de los coros en español y fue muy divertido, nos gustó la experiencia.

¿Escribisteis vosotros las letras en castellano?

S: No, fue un chico de aquí, realmente no sé qué coño estoy diciendo en las canciones cuando las cantaba en español pero la gente sonreía, así que será buena cosa.

¿Alguna de estas veces que has estado en España, has compuesto alguna canción por estas tierras?

S: Uy, no. Siempre que he venido he estado muy liado, no somos esa clase de bandas que escriben canciones durante la gira, por supuesto surgen algunas ideas, pero no nos ponemos a escribir luego en el bus ni nada.

¿Conocéis alguna banda de rock española?

S: Uff, sí, conozco por ejemplo a Héroes del Silencio, pero es difícil de decir. ¡Los tomatos! Jajaja, Las hijas del tomate, arg, qué horror. (Hena grita mientras Steve tararea el ‘Asereje’ y hace los pertinentes gestos con las mano.

H: Son como un chiuaua.

S: Muy famosas, jajaja, pero bandas de rock… Es muy difícil, debe haber muchas buenas pero no suenan en la radio. De lo que suena en la radio, por ejemplo, no me disgusta Juanes, pero es difícil tener la oportunidad de escuchar aquí a una banda de hard rock, no salen en los medios.

Se lo pregunté antes a Hena… ¿Temas favoritos de este disco nuevo?

S: Uf, me temía esa pregunta… Es que todo el álbum es como un bebé, lo quieres todo, depende del humor, del momento, el tema que prefiera

S: Ahora mismo podría decir que una de mis favoritas es ‘Master Of Illusion’ porque es rockera en el sentido que me gusta, especialmente aquí a la gente le gusta ‘Domino Effect’, que también me parece un buen tema… Es difícil de decir, tenemos que aprendernos las canciones antes, jajaja.

Describid en una palabra, por favor, la personalidad de cada miembro de la banda…

H:

  • Mark: El cerebro de la banda, es profesor y piensa demasiado.
  • Steve: es encantador, un tipo encantador.
  • Leo: buena gente.
  • Freddy: el ‘cool’, el simpático.
  • ¿Y sobre mí? Soy el hombre tras el negocio. Hago las entrevistas, por ejemplo.

S: Locos, locos, locos. (Hena se descojona) Es difícil de decir, por supuesto nos conocemos todos muy bien desde hace muchos años, pero cada uno tenemos caracteres muy diferentes, y depende del estado anímico en el que nos encontremos… Pero, en general.

S:

Mark tiene un pensamiento muy ‘cuadriculado’, piensa ‘como un alemán’, para él todo tiene que quedar perfecto, es el chico que se encarga de los números, que no para hasta que todo queda perfecto.

Leo es un alcohólico, ajajaja, (Carcajadas generales, sobre todo de Hena). Pero en cuanto a la música. Se a cuesta tocando la guitarra y lo primero que hace cuando se levanta es volver a tocar la guitarra, yo no podría, pero en las bandas se necesita alguien así.

Hena: cambia mucho, diría que es un perfeccionista también, es el chico que sobre todo es práctico.

Freddy: Es alguien que disfruta la vida, le gusta la buena comida, la buena bebida, leer un buen libro…

Y de Steve lo tendréis que adivinar (risas).

Entrevista con Steve Lee y Hena Habegger (Gotthard)
Entrevista con Steve Lee y Hena Habegger (Gotthard)
Quisiera preguntaros sobre dos de vuestros videos, ‘Dream On’ y ‘Anytime Anywhere’, que es como si estuvieran inspirados en ‘Sin City’ ¿Fue premeditado?

S: Sí, esa era justo la idea, habíamos visto la película y nos parecía alucinante la estética, la contraposición de los colores con el blanco y negro, lo brillante que quedaba todo… El director del vídeo tuvo la idea, queríamos hacer algo raro y moderno, y nos había gustado la película.

Además, por ejemplo la letra de ‘Anytime Anywhere’, trata sobre la gente que quiere escalar, llegar más lejos, a costa de pisar a otras personas, de hacer el mal a los demás, y el mensaje de ese tema es ‘te estamos observando, tarde o temprano te descubriremos y recibirás tu merecido’. Así que ‘Anytime Anywhere’ vamos a cogerte, jajaja. Le iba muy bien esa clase de vídeo.

Es una pregunta que siempre me gusta hacer… ¿Recordáis el momento exacto en que decidisteis haceros músicos?

H: Es un misterio. Bueno, creo que tenía 9 años, cuando vi mi primer concierto de una banda de rock and roll.

S: Creo que fue sobre 1972, cuando vi a la banda Sweet en televisión, recuerdo incluso el tema que tocaban, ‘”Fox On The Run”, y pensé: ‘qué imagen más guay, qué pelo más largo, cómo molan, son lo más grande’. Así que empecé a soñar con dedicarme al rock, y poco a poco fui siendo más consciente de lo que significaba ser músico, pero desde entonces el sueño siempre estuvo ahí.

H: Sí, yo sólo podía soñar, no podía hacer nada más con una jodida flauta (Risas generales)

S: ¡¡¡Empezaste tocando la flauta!!! (Risas)

Ahora que habéis cumplido ese sueño por fin, y ya no tocáis la flauta… (Steve da unos golpes descojonado sobre la mesa), ¿es esto tal como lo soñabais?

H: Yo me esperaba más (risas). Bueno, es que creo que aún nos esperan muchas cosas buenas más… Algunos lujos má

S: Hahaha, se refiere a que, por ejemplo, España donde ahora nos va muy bien, es un público totalmente nuevo para nosotros, ahora la gente está trabajando para promocionar a la banda, como vosotros ahora con la entrevista, gracias al cambio de discográfica y a la labor de Nuclear Blast. De pronto, fue ese cambio y algo alucinante ocurrió. Así que esperamos que queden muchas más cosas y éxitos por conseguir, no sólo en España.

H: Además, somos guapos (risas), somos guapos y eso es muy importante hoy en día.

¿Cómo ves la escena del hard-rock, tanto en vuestro país como a nivel internacional? ¿Es un buen o mal momento para el estilo?

H: La escena está como siempre (pone cara de ‘no hay gran cosa’). Tenemos algunas buenas bandas y músicos en Suiza, pero no llegan al gran público porque no es nada fácil, sí hay muchos lugares a los que puedes ir y tocar para que te conozca la gente, pero pequeños clubs, realmente no pueden salir fuera a tocar y triunfar. A nivel general, creo que hoy hay pequeñas señales de que el hard rock es un estilo que está resurgiendo, vuelves a escuchar solos de guitarra en la radio, no como a finales de los noventa que la gente evitaba de alguna manera los solos…

H: Pero para que las bandas tengan repercusión hace falta apoyo discográfico, y hoy tenemos el problema de las descargas ilegales, las discográficas van perdiendo porcentajes de beneficios cada año… Aunque por otro lado, el número y nivel de los conciertos está creciendo, hay más giras, hay más posibilidades de marcharte a tocar fuera… Es un panorama muy complicado.

S: Yo creo que depende de la gente. Si a la gente le gusta tu trabajo, lo que haces, finalmente alguien no tendrá más remedio que brindarte la oportunidad de llegar a más gente aunque sólo sea para ganar dinero, que así funciona el negocio. Si a la gente no le gustas, nunca tendrás la oportunidad porque no habrá un mercado que una discográfica piense que debe cubrir contigo.

S: Eso es lo que ha pasado aquí durante quince años: no había oportunidades para dar conciertos, no para sacar discos fuera del país… Hasta que se han dado cuenta de que gustábamos a la gente. Hay muchas bandas buenas sin oportunidades ahora, pero no puedes controlarlo todo tú solo, puedes ser músico o puedes ser hombre de negocios, pero las dos cosas a la vez son muy difíciles de combinar, necesitas a alguien que crea en ti y se dedique a eso. Aunque haya bandas que lo hagan, no es nuestro caso. Además, es eso, hoy la gente puede descargarse gratis los discos, así que pueden decidir qué quieren comprar –en el caso de que quieran comprar algo-, así que es duro pero yo creo firmemente en que, el futuro, está en los conciertos.

S: Esa es la mejor parte para nosotros, ser una buena banda en directo es la mejor promoción que puedes tener, si consigues llevar a gente a tus conciertos, tocas de corazón, te diviertes, pasáis todos un buen rato, se te abren muchas puertas. Medir la carrera de una banda simplemente en términos de venta de discos, es absurdo y un error hoy en día.

Antes despedirnos, quiero saber si podéis contarme vuestro aspecto más ‘freak’…

H: No voy a decirte nada acerca de eso (risas). Vale, soy un maníaco sexual (carcajadas y mucha coña). No voy a decirte qué clase de manías tengo, mejor pruébalo a ver (risas)

S: Uy, ¿la cosa más extraña de mí? Yo creo que todo el resto de la gente es extraña (risas) Me considero una persona bastante normal, a otros puedo resultarles raro pero yo me siento bien tal como soy, no soy una persona muy freaky… No soy tampoco la típica estrella del rock maniática, que se dedica a beber todo el día… Puede que lo que a los demás pueda parecerles más extraño de mí es que mi hobbie es cuidar bonsáis. Es muy raro para un cantante de hard rock, pero me encanta, necesito algunos momentos relajados con mi naturaleza, encontrarme a mí mismo… Liberar la mente… Puede que eso sea raro.

S: ¡No sólo no es raro! Sino que lo comparto, no tengo bonsáis pero sí una pequeña terraza con plantas y cactus a los que les pongo música, les hablo, les cuido y demás (risas).

S: ¿Hablas con tus plantas? ¡Encantado de conocerte! Podríamos presentarles a tus cactus mis bonsáis (risas). Los cactus son mejores para España.

H: Yo tengo la manía de que no puedo tirar las cosas simplemente a la basura. Por ejemplo, si me dejan de gustar unos zapatos, pantalones, o lo que sea, los doy siempre a la beneficencia, no soy capaz de tirarlos a la basura.

S: Quizá te hagan santo algún día (risas)

H: Sí, eso es a lo que aspiro (risas)

¿Queréis decirle algo a los fans españoles antes de despedirnos?

S: Sí, sabed que lo digo de corazón, porque os parecerá peloteo pero no lo es, los fans españoles sois los mejores. La última vez que estuvimos en Madrid, en Macumba, alucinamos porque se sabían todas las canciones, las cantaban todas, fue impresionante… Su forma de apoyarnos fue lo mejor que hemos visto.

H: Sí, de verdad, son estupendos y con esa respuesta os aseguramos que vamos a venir muchas veces, es lo que necesitamos para poder venir, ese apoyo por parte de los fans, y ahora también por parte de los medios. ¡Muchas gracias!

Lo más visto...