OST ‘Ostinato’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

OST nace en el verano del 95, cuando los componentes de Bidxorrak deciden cambiar de nombre al ver que su estilo sufre un cambio notable hacia sonidos más duros. Ese mismo verano graban y sacan su primera maqueta, ‘OST’.

Volviendo al verano del 95 y después de dar unos cuantos conciertos, deciden meterse a en los estudios Lorentzo Records para grabar lo que luego sería su primer disco con Gor, ‘Hitzak-Hotsak‘ (1996). En esa época comparten escenario con gente como Koma, Su ta Gar, PiLT… Ya en el 2000 se quedan sin discográfica y empieza una época donde una mezcla entre ésta y otras vicisitudes (el guitarra original Jon Renteria deja el grupo, entrando Iker en su lugar; se quedan sin local de ensayo durante 10 meses; Jabi colabora en los directos de Ken7 durante cerca de año y medio, etc.) hacen que su intento de grabar un tercer disco (grabación a su vez llena de contratiempos), que se alargase hasta el 2006.

Ahora tenemos entre manos el fruto de tantos años de trabajo y contratiempos. El disco tiene como nombre ‘Ostinato‘, palabra que puede tener tres acepciones distintas: el nacido de OST (en la mitología vasca, significa dios que vive en el cielo), que una canción tiene un ostinato (dos canciones que forman una única canción) y obstinación (por lo que les ha costado sacar el disco).

Temas llenos de fuerza, con unas guitarras muy marcadas que dotan a las composiciones de una gran contundencia. Para abrir boca nos encontramos con ‘Badaezpada‘, donde han contado con la colaboración de Sergio de Eraso. Es uno de los temas que más me gustan, tiene mucha fuerza y una melodía muy pegadiza. Después nos reciben ‘Hutsik‘ e ‘Ispilua‘ en la misma línea y la más lenta ‘Noizbait‘, también otro de los mejores temas del disco. El conjunto se ve ligeramente empañado por ‘Erabili‘, que a nivel de composición se queda a bastante distancia de lo que nos tienen acostumbrados OST. No obstante, con ‘Oso erraza’ vuelven a recuperar la senda.

Naiz eta‘, ‘Negar‘, ‘Txarto‘ o ‘Denbora eklipsea‘ siguen dando forma a un disco que, a pesar de la espera, les ha salido redondo. Poco tienen que ver estos Ost con los de hace 10 años. Han evolucionado y eso se nota en la calidad de las composiciones. Ya finalizando nos encontramos con la versión de ‘Army of me’, que, personalmente, me gusta bastante más que la original ya que ha sido dotada con una dósis de fuerza muy bien ejecutada.

Como colofón final nos encontramos con ‘Lasai‘, que de tranquilo tiene más bien poco. Se trata del tema más burro del disco con diferencia, aunque sigue sin dejar de lado las melodías que deja su sello característico.

Más sobre

Lo más visto...