Wayne Hussey (The Mission, Sisters of Mercy) “Siempre he reflejado en mis discos mi propia vida”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Si pensamos en dos de las bandas más carismáticas e influyentes dentro del Goth Roll de todos los tiempos, es inevitable acordarse de The Sisters Of Mercy, de The Mission y de una figura que ambas tienen en común: Wayne Hussey.

En el vigésimo primer aniversario, The Mission lanza un nuevo álbum de estudio que sorprenderá a propios y extraños: lejos del rock gótico y más cercano al pop, ‘God Is A Bullet’ descarga quince magníficos temas totalmente ajenos a ningún tipo de etiqueta. Hace un par de años, durante una entrevista, me pareció un tipo extremadamente serio y pausado. Pero hoy su voz suena afable, alegre, contento de haber reflejado sus experiencias en este nuevo álbum y expectante aunque optimista ante la respuesta de sus fans de siempre al nuevo sonido.

Acabo de escuchar ‘God Is A Bullet’ y, lo primero que me llama la atención, es el cambio de estilo. Es mucho menos gótico y más fácil de escuchar, y esto lo digo sin connotaciones negativas, es un buen disco. Pero, ¿a qué se debe ese cambio?

W: Sí, creo que sí hay un gran cambio. No puedes sentarte y premeditar qué es lo que vas a hacer, pero sí es cierto que cuando me enfrenté al proceso de creación de este álbum quise hacerlo mucho más ‘lleno de color’ que otros discos anteriores. Algo más brillante, creo que cada disco es un reflejo de en qué momento de tu vida te encuentras, y yo estoy viviendo un gran momento en mi vida.

Sí, definitivamente este álbum suena muy positivo, ¿qué aspectos de tu vida que puedas contar han influido en la composición de este disco?

W: Todo en mi vida, realmente. Ahora mismo estoy casado, soy feliz, vivo en Brasil… ¡Mi vida es estupenda! (Risas). No necesito hacer discos negativos, ahora hay mucha gente haciéndolos y los hacen mucho mejor que yo.

Yo, francamente, cuando lo escuché pensé ‘The Mission pasa ya definitivamente de las etiquetas, Wayne está concentrado en hacer simplemente buena música y punto’.

W: Sí, The Mission siempre ha sido considerada una banda gótica por mucha gente, y yo no quiero que se me interprete mal, estoy muy agradecido a la audiencia gótica que nos ha apoyado durante todos estos años. Pero yo siempre he reflejado en mis discos mi propia vida. Cuando estaba en momentos malos, hacía un tipo de discos más negativos, pero ahora como no me siento así tengo que reflejarlo también, no me parecería honesto hacer lo contrario.

¿Tienes alguna canción favorita de este nuevo álbum?

W: Sí, jajaja, bueno no es que haya pasado mucho tiempo escuchándolo porque he estado trabajando en él, pero sí me gustan mucho ‘Chinese Burn’, ‘Keep It In The Family’ y ‘Grotesque’. No sabría decirte bien por qué, es música y es como la siento, pero por ejemplo ‘Grotesque’ creo que tiene una letra muy potente, ‘Chinese Burn’ es un buen viaje musical, y ‘Keep It In The Family’ tiene una gran actitud y variedad.

El título del álbum también es fuerte, ‘God Is A Bullet’ (‘Dios es una bala’), ¿Por qué ese título?

W: Es una metáfora de la letra de uno de los temas del álbum, ‘Absolution’, que originalmente iba a llamarse ‘God Is A Bullet’. Cuando nos pusimos a pensar en un título nos dimos cuenta de que teníamos uno muy fuerte ahí, y me gusta porque es muy fuerte, es muy provocativo, da mucho que pensar y puede dar lugar a múltiples interpretaciones. También es un indicativo de estos tiempos en los que vivimos…

Pero… Si dios es una bala, ¿adónde apunta?

W: Bueno, creo que para la mayoría de la gente que lea el título se tratará de la guerra, de hacia dónde vamos, de la situación actual… Pero para mí personalmente representa que sólo hay una vida que vivir y en cualquier momento se puede acabar, puede acabar con ella una bala, o lo que sea… Eso es lo que significa para mí.

¿Ha habido diferencias sustanciales o no en cuanto al proceso de composición y producción del disco?

W: Sí, y es que Internet ha tenido mucho que ver con todo ello. Empezamos a componer las canciones de este disco a principios de 2006, y como sabes vivo en Brasil, y los otros dos viven en Bretaña, así que trabajamos por separado y nos mandamos constantemente los archivos unos a otros en mp3, los demás trabajaban sobre ellos y los reenviaban otra vez… Así, poco a poco, fueron tomando forma las canciones, y es un proceso muy diferente, totalmente impensable hace veinte años. Cuando las consideramos acabadas fuimos al estudio, donde ya juntos corregimos algunas cosas, desarrollamos otras… Y fue genial porque todo el mundo estaba abierto a todo tipo de sugerencias, nuevas ideas, muy dispuestos a contribuir, de forma que hicimos 25 canciones en 10 días.

Sí, fue increíble. A la hora de decidir qué temas entraban en el álbum. Yo quería hacer un álbum con once o doce canciones, y fue muy difícil dejar fuera buenos temas que habíamos compuesto, pero probablemente los utilizaremos como caras B de los singles. Aunque creo que las que están incluidas en el álbum son las mejores, las canciones si son buenas a veces ‘se eligen a sí mismas’.

Es vuestro veintiún aniversario… ¿En qué punto se encuentra The Mission hoy en día?

W: Es raro de describir porque, si una persona escucha sin conocernos este nuevo álbum, es muy posible que piense que somos una banda nueva, contemporánea. Pero llevamos 21 años, no somos ningunos novatos.
Desgraciadamente, a finales de los ochenta- principios de los noventa, éramos mucho más grandes de lo que somos ahora, todo el mundo nos conocía y salíamos a todas horas en los medios, así que en cierto modo resulta algo complicado adaptarse a las nuevas situaciones. También creo, que si me hubieras preguntado hace 21 años si iba a acabar felizmente casado, viviendo en Brasil y lanzando un álbum como éste, te hubiera dicho: ‘No, imposible’.

Nunca puedes hacer planes a largo plazo, nunca sabes lo que va a ocurrir con una banda. Pero, por otro lado, una de los aspectos de este disco que me hace sentirme más orgulloso es que no es lo que nadie esperaría de él. Creo que hemos hecho un disco que es realmente un testimonio de quiénes somos hoy en día, no hay ningún tipo de ‘regreso al pasado’, sino todo lo contrario, es un disco que mira hacia el futuro.

Es curioso que menciones tanto el hecho de vivir en Brasil. Hay otros artistas que también viven allí, como Paul Dianno, que me comentó en una ocasión que allí era realmente feliz. Me gustaría saber qué te aporta personalmente vivir en Brasil y si influye de alguna manera en vuestro sonido.

W: Mi mujer es brasileña, antes de conocerla yo vivía en California, me gustaba mucho California pero no para vivir. Yo vivo a las afueras de Sao Paulo y es un lugar muy tranquilo, lleno de paz, un lugar genial para vivir y relajarse, la vida fluye, y en ese sentido sí ha influido en el sonido del disco, que es muy relajado, sin presiones sobre el disco o sobre las canciones. ¿Sabes? Debe ser igual que vivir en España, es genial levantarte por la mañana y que el sol te dé en la cara, que puedas salir en camiseta, definitivamente la luz del sol hace más feliz a la gente.

¿De cuál de las épocas de The Mission te sientes más orgulloso? Imagino que dirás que la actual pero…

W: Sí, bueno (risas). Imagino que todos los artistas te contestarán que la más reciente porque es la que viven con más pasión. Pero en mi caso, si tuviera que elegir un período de mi carrera, sería justo al principio, cuando publicamos nuestro primer álbum, porque todo era nuevo, fresco… En ese momento emprendes un viaje con altos ideales y mucha esperanza, queriendo llegar lejos, con ilusión. Todo es genial, te pasas el tiempo diciendo: ‘Uau, acabo de firmar para grabar un disco’, ‘Uau, estoy en las portadas de las revistas’, ‘Uau, uau’… Y creo que, conforme pasa el tiempo, te vas acostumbrando a ello y pierdes un poco de esa ilusión por las cosas buenas que te ocurren.

¿Cuál es tu experiencia vital en The Mission?

W: He pasado la mitad de mi vida en The Mission, así que lo ha significado prácticamente todo: crecer, obtener experiencia tanto de los momentos malos como de los buenos… He tenido algunas experiencias maravillosas. Por supuesto hay cosas de las que me arrepiento, no puedo decir que no, pero si lo miro desde la perspectiva actual me doy cuenta de que, si no las hubiera hecho, no habría llegado al punto en el que estoy actualmente. Y me gusta quién soy hoy. Así que realmente no puedo arrepentirme de nada de lo que he hecho.

¿Momentos especiales? Ha habido muchos, pero creo que la mayoría de los músicos tienen siempre un héroe al que quieren imitar. Eso es algo que yo nunca tuve, yo soy mi propio héroe, por así decirlo, así que cuando empecé a dedicarme a la música, y cuando salí de la Iglesia (Hussey fue educado en los estrictos principios de la religión Mormona), me rebelé y me marché de casa de mis padres, me sentí como de vacaciones, realmente bien, fue una gran oportunidad para mí. No tenía ningún trabajo ‘normal’, pero eso era lo que quería hacer.

Cuando empezamos a salir en televisión y en el ‘Top Of The Pops’ inglés fue alucinante. Pero esto no funciona diciendo: ‘voy a coger una guitarra y voy a salir en las revistas’, sino que es un proceso de crecimiento, cada cosa te lleva a la otra y te enriquece personalmente. Esa actitud me lleva a que hoy en día, después e todo lo pasado, me sigue ilusionando lanzar un nuevo álbum y recibir una buena crítica, por ejemplo. Esto ocurre una vez en la vida.

¿Recuerdas el momento en que decidiste hacerte músico?

W: Sí, era un niño y me quedé alucinado viendo a T-Rex de Marc Boland en el Top Of The Pops. Pensé que era fantástico y quería hacer eso.

Vais a lanzar una versión de ‘God Is a Bullet’ en vinilo, ¿Qué puedes decirme acerca de ello? Y, a niver personal, ¿eres coleccionista?

W: Uf, alguien me ha preguntado sobre eso y es la primera noticia que tengo. No lo sé, es probablemente algo de la discográfica. Yo no lo sé, sólo canto en la banda (risas) Nunca he coleccionado discos y no tengo tocadiscos. Sí que guardo mis propios discos, eso sí.

Me has dicho que ‘Keep It In The Family’ es una de las canciones favoritas de este álbum, va a ser vuestro EP de lanzamiento, ¿quién lo ha decidido? ¿Vais a hacer algún vídeo para ese u otro tema, o grabaréis DVD?

W: Sí, creo que es una canción muy fuerte y cuando haces un disco siempre destaca alguna para ser single, por supuesto todos los integrantes de la banda, el management, la discográfica, tienen sus propias opiniones acerca de cuál tiene que ser el single. Yo escucho las opiniones pero siempre decido, digo qué canción creo que tiene que ser el single y la verdad es que no hay debates, todo el mundo me dice ‘buena elección’. Imagino que todo el mundo internamente pensará: ‘qué horror, es una mala decisión’ (Risa), pero no lo dicen.
Definitivamente no haremos un DVD porque ya lanzamos uno en 2005, y de momento no estamos pensando en más.

Tampoco estamos seguros de hacer un vídeo, si nos decidimos a hacerlo tiene que ser porque nos divirtamos con ello. Queremos hacer algo divertido, diferente… De hecho tenemos un concurso de ideas en nuestra web. De momento hay un tío que nos ha enviado una idea fantástica para un vídeo. Consiste en que, fans de The Mission de todo el mundo, se graben durante cinco segundos cada uno con lo que tenga más a mano: un móvil, una cámara casera, lo que sea… Y se grabe de pié con un trozo de papel que ponga la palabra ‘Family’ en inglés, debajo lo mismo en su propio idioma y abajo del todo, lo que significa esa palabra para cada uno de ellos. Todo el mundo mandaría sus vídeos y los juntaríamos todos. Creo que es una idea realmente buena, pero no tiene por qué ser la ganadora necesariamente, el concurso continúa abierto.

¿Qué bandas de hoy y del ayer te gustan y crees que pueden tener alguna influencia sobre el actual sonido de The Mission?

W: Creo que cualquier cosa que escucho y me gusta puede tener alguna influencia, no es que me siente y me ponga a copiar lo que hace alguien, pero claro que me influyen muchas cosas. No he escuchado el nuevo disco pero sí me gusta el anterior de ‘She Likes Revenge’ que, por ejemplo, puede tener alguna influencia.

Aunque nosotros tenemos nuestra propia identidad y el que algo nos influya no tiene por qué significar que sonemos igual que ellos, sin sonar como alguien un tema puede tener un espíritu muy similar. Es un álbum muy positivo.

Váis a comenzar una gira, el ‘Tour is a Bullet’, con David R. Black como artista invitado, ¿por qué esta banda?

W: La elegimos nosotros. Siempre hay bandas que se ofrecen a talonearnos a nosotros, pero desafortunadamente la mayoría de ellas suenan al estilo de The Sisters Of Mercy, son góticas y cosas así, que están muy bien, pero el material de David R. Black es muy contemporáneo, muy energético, y pensamos que sería estupendo que viniera con nosotros a ver si le gusta a la audiencia.

En este caso queremos dar la oportunidad a esta banda porque es bueno que les vayan conociendo, que practiquen, y además es todo un reto tocar para un público que ‘no es el tuyo’y aprender a desenvolverte. No es nada fácil, tocar para un público que no es el tuyo, pero creo que ellos sabrán hacerlo. Empezaremos la gira en mayo, comenzaremos en Inglaterra y centraremos la gira sobre todo en Europa, España incluida. Pero esta vez va a ser muy especial porque, además, vamos a tocar en lugares donde no lo hemos hecho nunca, como en Tel Aviv (Israel), en lugares del este de Europa donde nunca hemos estado como, por ejemplo, Rusia o Polonia…

Y lo bueno de eso es que no sé qué esperar porque, por ejemplo me encanta tocar en Alemania o Inglaterra, pero he tocado allí tantas veces que ya no hay sorpresa, disfrutamos del show pero no es una nueva experiencia. En cambio, tocar en Tel Aviv va a ser muy divertido y diferente, no sé qué esperar de esos conciertos, es emocionante.

¿Recuerdas algún concierto o tour especialmente por algún motivo?

W: Cada tour tiene buenos momentos, malos momentos, momentos sorprendentes… Es difícil escoger un momento especial. Pero recuerdo, por ejemplo, una anécdota durante el tour de 2005, cuando estaba precisamente en España. El tour duraba ocho semanas y media y yo estaba muy enfermo, íbamos a tocar en Mallorca y yo había perdido la voz, metido en la cama y venga a tomar medicinas.

Al subir al escenario me di cuenta de que no podía cantar, así que pedí al público que cantara un tema por nosotros, y el público lo hizo.
Fue algo muy diferente y bonito, sobre todo porque perder la voz antes de un concierto es lo peor que puede sucederle a un cantante, es muy frustrante no poder ofrecer físicamente lo mejor de ti, lo que el público se merece.

¿Cómo crees que va a sentar este nuevo álbum a vuestra audiencia de siempre, más gótica? Porque en cierto sentido es un movimiento, por lo general, bastante cerrado a escuchar otros estilos musicales…

W: Sí, creo que cuando yo era joven tenía esa misma tendencia a que, si decía que me gustaba un tipo determinado de música, me negaba a escuchar nada más. Pero creo que según te vas haciendo más mayor te vas haciendo también más abierto, y vas viendo cada vez más absurdo escuchar una sola clase de cosas. Y te hace sentirte triste que la gente que se cierra a escuchar otros tipos de música porque se pierde muchas cosas buenas.

Además, el tipo de música depende mucho del momento, del humor en que te encuentres… Te puedes pasar una noche de éxtasis en una discoteca bailando techno y luego querer llegar a casa y escuchar rock, o llega el domingo por la mañana después de la paliza y probablemente me ponga a Frank Sinatra o música clásica.

Me vas a odiar por hacerte esta pregunta pero… ¿Si tuvieras que escoger sólo una canción de The Mission, cuál sería?

W: Prrrrr… Es difícil, pero sin ser la mejor, si tuviera que escoger una canción sería ‘Tower Of Strength’, porque está escrita para los fans, trata sobre la comunión con ellos el sentimiento… Todo se lo debemos a los fans de The Mission y esa es la que escogería, puede que no sea la mejor pero es la que significa más para mí.

¿Te gusta hablar o tener trato con vuestros fans?

W: No, me dan miedo (risas).

¿Se vuelven locos o qué? (Risas)

W. Jajaja, bueno, a veces… No sé, para mí es raro, algunos miembros de la banda no tienen problemas en conocer gente, pero yo creo que en esas situaciones soy muy tímido, realmente.

Eres pianista, además de guitarrista… Y creo que alguna vez has comentado que quizá algún día lances un disco como tal, ¿eso sigue en pie?

W: Uff! No lo sé, es posible pero es que me encanta, adoro tocar el piano pero no toco todo lo bien que me gustaría. Me encanta el sentimiento melancólico que transmite este instrumento y que no transmite tanto la guitarra. Creo que lanzar un álbum entero sería demasiado pero puede que un single sí (risas).

¿Qué tipo de música te gusta tocar al piano?¿Compones?

W: Compongo mucho con ese instrumento, no para este álbum pero por ejemplo algunas de las canciones del disco anterior las compuse al piano.

¿Cuál es tu cantante, guitarrista y pianista preferido?

W: Mi cantante preferido es Frank Sinatra.

Mi guitarista favorito: Ummm… ¡Yo! (risas).

Mi pianista favorito… El tipo de piano que me gusta es como el que tocaba John Lennon en el directo de los Beatles, aunque también me gusta su sonido en el contexto de la música clásica. Cuando John Lennon toca el piano lo hace de forma muy básica, pero muy orgánica.

Dime un estilo musical o canción que te encante y que deje con la boca abierta de la sorpresa a tus fans.

W: Jajaja, vale, una canción que nunca hemos confesado que nos gusta a toda la banda es ‘If You Live Me Now’ de Chicago (Risas).

Es muy buena, jajaja

W: Sí, creo que es una buena canción, pero creo que es un poco inconfesable. Es como ‘Whitouth You’ de Nilson, que también me gusta mucho, jajaja… También me encanta la música brasileña de los sesenta, que es muy rítmica, suena a playa (risas).

Dime cuál es tu hobby

W: Diría que el sexo (risas)

Yo diría que el mío también es ese (risas) pero…

W: ¡Vaaaale! El fútbol. Jugaba bien cuando era más joven, pero ahora la verdad es que no puedo correr casi nada, juego con el perro en el jardín pero no juego con más gente, antes en California sí pero llevo sin jugar cinco o seis años. Me encanta ver jugar al fútbol, mi equipo es el Liverpool. Sí, me encanta verlo.

¿Te gusta el cine? Dime alguna película o director favorito…

W: Me encanta el cine de David Lynch, como la película ‘Mudholland Drive’, es maravillosa. Me encantan series televisivas como Los Soprano, películas como ‘Eyes Wide Shut’, la última de Kubrick… Me gustan muchísimas películas. Por ejemplo, vi la semana pasada ‘Sunset Boulevard’ en DVD, me paso el tiempo viendo películas. Es una película fantástica.

¿Te gustaría actuar en el cine o algo así?

W: No, no, no, no, no. Además, mi mujer es actriz, ya tenemos bastantes actores en la familia (risas). También actúa durante el sexo (risas).

Y, para terminar… ¿Si volvieras a nacer, en qué te gustaría reencarnarte?

W: Creo que sería un ermitaño en la montaña.

¿Por qué?

W: ¿Tengo que explicar por qué? (Risas) Bueno, es que creo que sería maravilloso vivir en un entorno sin nadie alrededor, libre, sí… Creo que sería eso.

Lo más visto...