Resident Evil 3: Extinción, Russell Mulcahy (2007)

Por supuesto estamos ante la peor de las 3 películas que se han filmado alrededor del vanagloriado videojuego pero es que la catastrófica tercera parte obliga a que los fans repudien definitivamente todo lo relacionado con Resident Evil y el cine. Esto señoras y señores, es lo que nosotros llamamos una basura elevada al cubo. Argumento absurdo. Situaciones rocambolescas.

Es que no puede ser tan difícil: los personajes ya están creados, la historia tampoco ha de ser muy compleja, y el diseño de los enemigos los puedes extraer directamente del videojuego, sin tener que comerte mucho la cabeza. Pues el señor Russell Mulcahy ha sabido hacer lo mas dificil, cagarla con la tercera parte de una trilogía que aunque tenía ya unos cuantos detractores, parecía mantenerse con cierta dignidad.

Un excremento tan grande que cuesta poder describirlo con palabras, pero un servidor lo va a intentar. Nos encontramos justo después de la catastrofe de Racoon City donde un puñado de supervivientes a la plaga zombie tiene que escapar a Alaska en busca de nuevas formas de vida humanas. Por supuesto la organización Umbrella intentará detenerles por todos los medios y por ello usará al brillante Dr Isaac que trata de domesticar a los zombies. ¿Os suena de algo esto? sí Day of the Dead.

Alice (Milla Jovovich) es una chica que a parte de ser de lo más dura, y telépata (cosas del T-Virus…), se topará casualmente con estos refugiados e iniciaran una huída (¿?) hacia Alaska a través de unos Estados Unidos hundidos por un vasto desierto.

Primero: En la película no dan ningún motivo de por que el Sáhara se ha trasladado a América, ni tampoco por que resulta tan vital viajar a Alaska y encima pasando por Las Vegas, supungo que pensarían, que en caso de zombies, estarían echando un futbolín. Argumento aparte, es hora de que presentemos a los personajes encargados de dar vida a esta porquería. Por un lado tenemos a la archiconocida Alice, una joven canalla que sabe disparar, cortar cabezas y brincar como una patarresa.

Puestos en el caso, sería muy sencillo conducir un personaje semejante: sólo tendría que ser masculina y tener muy mala hostia. Pero el caso es que aquí, Alice se nos presente orbitando entre una chiquilla enamoradiza y una Lara Croft del desierto, por lo que la ficha de su personaje queda complétamente distorsionada. Dentro de los refugiados encontramos a Claire Redfield (Ali Larter, la de Héroes), una Alice desnatada pero muy guapa, y a Carlos Oliveira (Oded Fehr), un pollo resultón, valiente y que si no es por el nombre diría que es clavadito a Chris Redfield. A los jugones os sonarán ambos porque son directamente personajes de los videojuegos… y por eso es por lo que odiaréis la película aun mas, y es que no se respetan en absoluto las lineas argumentales expuestas por los auténticos desarrolladores de la franquicia.

Claire está en Europa por lo que es imposible que la topemos en dos sitios a la vez y sobre Carlos… pues bueno, decir que tampoco es posible encontrarlo conduciendo a lo Mad Max por el desierto. Estos personajillos de tres al cuarto, interpretados por actores de segunda que ni mencionaré, son los encargados de enfrentarse a unos zombies casi de Barrio Sésamo, que para nada se merecen una producción de este calibre… aun recuerdo al zombie raquítico que intentaba por todos los medios impactar al público, pero que provoca cinco minutos de arcadas, debido al cutrerío mostrado.

Las escenas de acción se reparten en un combate contra una bandada de cuervos asesinos (¿?), otra en la que unos no-muertos, hermanos gemelos de los de La Invasión de los zombies Atómicos, salen de una especie de camarote de Los hermanos Marx, y no, no hay ley de la física que permita meter a tantos tipejos dentro de una caja semejante, atacando a todo quisqui.

Y por fin el enfrentamiento final entre la heroína y el bicho mandorolo. En general todo muy escaso, a excepción quizá de este ‘final boss’, que goza de un toque épico que arregla un poco las cosas.

Por lo demás, el resto de la película narra a duras penas lo que ocurre en la base de Umbrella donde trabaja el Dr Isaac (Iain Glen), y como los supervivientes avanzan y siguen avanzando por el desierto. Me da mucha pena el no poder encontrar algo positivo de una película que podía haber sido mas que interesante, pero que por culpa de los incompetentes de siempre va a ser recordada como una de las mayores chapuzas zombiescas de los últimos años.

[Rating:2/10]


Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp