Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Apoyándose en el esquema de su anterior disco, los chicos de J. Christian vuelven a acertar en la diana gracias a un trabajo que ha pretendido mantener la esencia de su resurreción como banda estandarte del rock melódico contemporáneo.

Era muy dificil mantener el nivel de ‘World Upside Down’ y ciértamente, House of Lords no han conseguido fraguar una obra maestra semejante a su vanagloriado álbum. No obstante, creo que ‘Come To My Kingdom’ es un digno sucesor del diamante, donde también se ha practicado ese rock melódico tan característico de la nueva nobleza y esta vez sin la ayuda del inconfundible e incógnito por antonomasia Greg Giuffria.

James Christian, Jimi Bell y BJ Zappa han sido los responsables de que el disco pudiera contar con composiciones de muy alto nivel, si bien muchos quieran comparar estas piezas con las que completaban su anterior ofensiva con la consiguiente decepción que se van a llevar. También hemos de dirigir nuestra mirada hacia Dennis Ward, pues cuando este tipo está de por medio no hay instrumento ni voz que pueda enbroncar a nuestro reproductor, la labor de producción y mezcla es sobresaliente.

En lo que al estilo se refiere la verdad es que hay poco que decir. La banda sigue por los mismos derroteros musicales, dando caña a su rock melódico de azucaradas y guitarreras intenciones donde también han tenido espacio, una curiosa intro que me recuerda mucho a esos lanzamiento de metal neo-clásico y una versión acústica del ‘Another Day In Heaven’, tema que también se inserta en formato eléctrico en esta compilación. Comenzando por ‘Come To My Kingdom’, pronto nos veremos sumidos en un torrente de melodía donde los estribillos conducidos por la carismática (Y a mi entender algo mas cascadilla) voz de James Christian portan la batuta. ‘I Need To Fly’ juega mucho con los teclados, siendo uno de los cortes mas rompedores del disco.

El trabajo de Jimi Bell es soberbio, su arma suena a las mil maravillas tanto en riffs como en intervenciones de corte mas virtuosas. Existen temas como ‘Your Every Move’ que pueden sonar a un calco del anterior citado ‘Come To My Kingdom’ y que seguramente provoquen en el fan, una sensación de mínimo engaño. No os preocupéis puesto que con trallazos como ‘One Foot In The Dark’ no tendréis tiempo de recapacitar en los aspectos negativos (e irrisorios) de este compacto. House of Lords parecen disfrutar con sus aventuras de estudio, prueba de ello es este disco, no sobresaliente, pero si notable que expande la estela de su nuevo reinado.

[Rating:9/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp