Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Polémica vuelta a los ruedos de una banda que consiguió vestirse de oro en los 80, y que ahora intenta desligarse de una desorientación masiva suscitada por un Mike Tramp, que aun cree que puede sacar petroleo. Reuniones y mas reuniones.

El sello Italiano está mas que curtido en el arte de reunir y explotar las posibilidades de aquellos quienes por razones histórico/musicales decidieron aparcar sus instrumentos para hacer zapping. El caso de White Lion puede no seguir estrictamente estos parámetros pero la verdad es que en esencia, su regreso discográfico huele al mismo cocido. Los White Lion de Mike Tramp siempre han tenido que escuchar voces que los convertían en una especie de engendro residual derivado de los que una vez crearon joyas como ‘Pride’ o ‘Mane Attraction’.

Este disco retorno no es mas que un intento por parte de Mike Tramp, de aprovechar el registro de una genial banda, para emprender una salida comercial a las que son, a dia de hoy, unas previsiones musicales muy concretas y que no parecen acordar unión con las presentadas por la supuesta banda que vuelve disfrazada al desfile. Ni como muchos argumentan, tiene la culpa la falta del talento de Vito Bratta, ni el hecho de que Tramp sea el único miembro original de la formación clásica. Rotúnda y sincéramente, no.

El problema de este ‘Return Of The Pride’ es la falta de calidad, el poco gancho de sus canciones y su paupérrima producción. Tramp ha creado un producto pasable que únicamente guarda contadas pinceladas de interés, eso si, bajo una producción que quiebra cualquier intento de repesca. Es el, y su nueva banda, culpables de que el nombre de White Lion no se asemeje con el sonido que presenta este nuevo disco: Una especie de Hard Rock con ondas melódicas que, si se me permite la expresión, se robotiza ‘gracias’ a una producción insuficiente.

Canciones tan vacías como ‘Sangre de Cristo’ desmotivan a encontrar otras piezas con mejor sabor como ‘Dream’ o la lenta pero intensa ‘I Will’. No temais a un desastre, Mike Tramp no lo ha permitido. Pero a la vez que ha protegido a su hijo de ser pasto de las críticas mas destructivas, también ha permitido que la sección de guitarra no halla brillado como se merecía, o que su voz a veces parezca sonar con cierto desarreglo.

Pronostico un buen pelotazo de decepción en torno a los fanáticos de la banda que de seguro arremeterán contra un Mike Tramp que no ha sabido demostrar su talento, por otra parte, es posible que algún tipo con manga larga pueda encontrar en ‘Return Of The Pride’ una razón por la que gastar nuestros recursos monetarios.

[Rating:6/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp