Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La voz del rock sigue complaciendo a su vena mas funky con otro disco en solitario que lo acopla cada vez mas lejos del rock clásico. No tengo nada contra el Funk Rock, pero si en cambio con esta desfachatez que mancha el nombre de una leyenda y ensucia la buena intención del fan. El ex-Deep Purple comienza a cavar su propia tumba.

Antes de comenzar a diseccionar el disco en si, me sincero admitiendo que me quedé corto a la hora de puntuar el ‘Music for the Divine’ de tito Hughes. Me redimo, es verdad, lo escuché un par de veces o tres y no conseguí pillarle ese puntillo que esconde entre sus canciones, pero tras machacarlo un poco mas descubrí el verdadero potencial que se resistía al oído del incauto.

Es por esta razón por la que escuché su nuevo disco unas 10 veces antes de poder realizar el análisis que algunos disfrutarán y otros, por supuesto, repudiarán. ‘F.U.N.K’ es un disco fatídico, un amago de seguir moviendo las caderas a un ritmo cansino y poco esperanzador y que hace olvidar incluso que tras el resultado se encuentran dos figuras de alto calibre como son el Chad Smith, batería de los Red Hot Chilli Peppers, o el propio Glenn Hughes, del que sobran presentaciones.

Nos engañaron con un tremendo single que parecía representar lo que mas tarde encontraríamos en este pelmazo. Resulta que al final, este ‘Love Comunnion’ es lo único decente que podemos extraer del disco gracias a su riff íntimo y popular y al carácter melódico que toma el corte. Por supuesto, el que el genio Hughes presente su voz siempre suma puntos y en temas como ‘Whe Shall Be Free’, aburrido como el resto, pero que puede despertar nuestro interés al escuchar sudar al protagonista del asunto. ‘Imperfection’, que sigue al anterior lento, es un bodrio que podría dormir a una estampida en pleno auge. La producción tampoco es que acompañe a la redirección del disco y es que en canciones como ‘Never Say Never’, la batucada de Chad Smith acaba sonando tan fuerte que los riffs Funkies que deberían de despertarnos de la siesta se apagan tanto en fuerza como en originalidad.

No es por nada, pero creo será dificil el igualar el batacazo que ha supuesto este aperitivo caduco, señor Hughes, usted puede seguir disfrutando de su Funk, emulando a sus amigos los ‘Red Hot’ y desaprovechando su talento en calamidades como esta, o puede tomarse las cosas mas en serio y trabajar mas en la variedad que ofrece el rock. Algo como ‘Music For The Divine’, pero sin volver a rozar este extremo que huele a podrido y de seguro necesitará una amputación urgente.

[Rating:3/10]

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp