Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una de las voces más particulares de la escena americana, el vocalista de Nevermore Warrel Dane, emprende su aventura en solitario. Pero que no se preocupen los fans de la banda de Seattle.

Porque en principio, esta aventura no significa el fin de la existencia de la banda y para demostrar que se trata de un proyecto nuevo, el sonido del álbum es mucho más melódico que aquello a lo que nos tiene acostumbrado. Lo cual no significa que haya perdido un ápice de calidad, pues para grabarlo se ha rodeado de artistas de calidad como Peter Wichers (ex-Soilwork) como guitarra y bajista, Dirk Verbeuren (Soilwork) en la batería y Matt Wicklund (ex-Himsa) como segundo guitarra. Además, cuenta con las colaboraciones destacadísimas de su compañero en Nevermore, Jeff Loomis, James Murphy (Obituary, Testament) y Chris Broderick (Jag Panzer, Megadeth).

A pesar de haber rebajado el volumen y la agresividad de los temas, Dane sigue siendo un artista concienciado y reivindicativo, y temas como la política, la guerra o la religión mantienen un papel protagonista en sus canciones como por ejemplo en ‘When we pray‘, ‘Obey‘ o ‘The day the rats went to war‘. Además, se ha atrevido con dos versiones bien curiosas: ‘Lucrecia my reflection‘ de Sisters of mercy y ‘Patterns‘ de Paul Simon.

Además de estos, destacaría los temas finales del álbum, especialmente ‘This old man‘ y ‘Equilibrium‘, quizá la canción que más regusto conserva a esa complejidad compositiva que caracteriza a Nevermore. En definitiva, una experiencia melódica pero potente de una de las voces más particulares y destacadas de la escena americana que seguro no defraudará a nadie.

[Rating:7/10]


Lo más visto...

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp