Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los melenudos de Richmond nos traen un nuevo disco cargado de su personal visión del metal, con sus riffs tan contundentes como técnicos, y las influencias de otras grandes bandas. El resultado es un sonido compacto, muy contundente y con una notable técnica que refrenda la fama que tienen en Estados Unidos.

Tras el aperitivo instrumental de ‘The Passing’, comienza la descarga seria con ‘In your words’, un medio tiempo brutalmente iniciado por el gran Chris Adler, y con un tramo que me recuerda enormemente a los intermedios de Opeth, banda con la que estuvieron girando en 2006. Por temas como este se puede intuir que Lamb of god no es una banda más venida del panorama americano. Y si no, fiajos también en Set to fall, que tras comenzar como una locomotora, da paso a un seguido de hipnóticos riffs con la batería como principal conductora.

Como homenaje a los Pantera más furiosos tenemos ‘Contractor’, un tema rápido y duro que me recuerda mucho a los desaparecidos tejanos. Un poco más complejo es ‘Fake Messiah’ que, aunque tiene un riff principal algo repetitivo, da varios giros interesantes. A pesar de todo, es un tema algo pesado a la escucha, sobretodo hacia el final. Uno de los temas más interesantes del plástico es ‘Grace’, con un comienzo de guitarra acústica y desplegando a continuación un alto nivel técnico, con nueva mención al trabajo desde atrás de Chris Adler, uno de los músicos de nueva generación que hacen que viejas glorias como Lars Ulrich queden atrás.

El disco, en mi opinión, deberían haberlo abierto con ‘Broken Hands’, un tema que reúne técnica, crudeza, melodía, coros y una parte central aplastante. Sin duda lo mejor de este trabajo. Otro gran tema es ‘Dead Sedes’, aunque reconozco que el trabajo de guitarra y la machacona batería pueden resultar algo cargantes a la primera escucha. De vuelta a esquemas más comunes tenemos Everything turns to nothing, en la que de nuevo muestran su versión del thrash americano. Y por similares cauces discurre, ‘Choke sermon’, con cierto sabor a Pantera y un estribillo bastante pegadizo. Y terminamos con ‘Reclamation’, el tema más largo del disco, un tema bastante pesado con varias partes instrumentales.

En resumen, un buen trabajo de un grupo con personalidad y técnica más que notable. Lamb of god representan a la nueva escena americana, que une las raíces del thrash con su propia visión del sonido americano y con influencias de otros sonidos. Y si a eso le unimos una producción de primera, tenemos uno de los que recordaremos al final del año.

[Rating:8/10]


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp