Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Segunda entrega del proyecto que renovó la imagen de Michael Kiske. Alcanzando una meta muy distante, ‘Streets Of Fire’ ha conseguido superar a su hermano mayor y se convierte directamente en una maravilla inédita del rock melódico.

Supongo que para el señor Perugino, Place Vendome es una de las patentes mas importantes que guarda en su caja fuerte. Que no os extrañe pues los dos capítulos presentados por esta señal, se encuentran entre los mejores lanzamientos de la historia del sello Italiano. La figura del Pink Creamer, Dennis Ward se precipitó a lo mas alto de la escena gracias a su forma de ver el rock melódico y al valor de apostar por un Kiske que en aquellos tiempos parecia no poder escapar de la incertidumbre. Place Vendome ya se habia fraguado, y con el, uno de los mejores discos de AOR contemporáneo que un servidor puede recordar.

Mucho nos han hecho esperar para continuar con el legado pero por fin, la voz de Kiske vuelve a retomar el rock melódico mas puro. No quiero exagerar, pero desde que arranca el disco hasta que dice adios por primera vez, crees estar escuchando un disco perfecto, al que no le falta variedad, producción ni ejecución.

Kiske despierta todos los sentidos y es que por mucho sustrato que viertan sobre el ex-Helloween, nadie puede negar que el tio sigue conservando ese don vocal del que hacia gala en sus mejores partidos. Desde canciones mas ‘Fuertes’ (Entrecomillado al máximo: Esto es rock melódico) como la inicial ‘Streets Of Fire’, compuesta por Torsti Spoof de Leverage, hasta maravillas AOReras como ‘Valerie’, la cual atribuimos al genio Robert Sall de Work of Art, todas y cada una de las piezas que completan la obra disponen de lo necesario para brillar sea cual sea la situación y el oyente. El nacimiento de esta segunda parte también ha traido consigo un videoclip del excelente tema compuesto por el habitual Magnus Karlsson ‘My Guardian Angel’, donde podemos presenciar y escuchar a un Michael Kiske pletórico.

Ya os mostramos su single audiovisual ‘I don’t want you’, una pieza sobresaliente que arranca el disco bajo la sombra maestra y pese a que no alcanza los tres minutos, nos sobrecoge con un estribillo in crescendo sublime. No miento: será uno de los mejores temas del año. A este prosiguen delicias como ‘My Confession’, con un ritmo mas acelerado pero igual de pegadizo que emplea una vez un estribillo contagiable que incluye coros en total harmonia y la voz de Bax Fehling que perfila todo el conjunto a la enésima gracia.

Temas como ‘I Believe’ otorgan al disco del ambiente mas moderno y/o pesado que al final brinda cierta variedad al producto. Un tema con guitarras mas duras y un formato que frena la sonrisa y la sustituye por un halo especial de rock que no se atreve en perder su esencia melódica.

‘Believer’ es otro de esos cortes que quedan grabados en la memoria gracias a unas guitarras muy solventes y edulcoradas y a un estribillo que golpea con fuerza, para un servidor, uno de los mejores temas del disco… y esta mención resulta como ser nombrado señor del cosmos, creedme. En onda mas moderna encontramos piezas como ‘Completely Breathless’ que pincela con cierta variedad el repertorio del álbum pero sin llegar a disparar las alarmas de los mas puristas.

En definitiva, creo que todo el mundo espera que ‘Streets Of Fire’ se asome a los puestos mas altos del podium este año y es que realizar un trabajo así merece el cerrar el año en Febrero y regalar la copa a sus creadores.

[Rating:9/10]

Lo más visto...

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp