Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La banda de Cleveland liderada por Mark Hunter presenta su quinto trabajo de larga duración y se confirma como una de las bandas a tener en cuenta en el panorama americano en este su segundo disco para Nuclear Blast. Un paso más en su aventura por el lado más oscuro del metal, sin dejar de lado el gran bagaje técnico que atesoran.

Al igual que en Resurrection, el pesimismo de las letras de Mark Hunter, marcan de principio un sonido oscuro más cercano al deathcore típicamente americano. ‘The venom inside’ es una buena muestra, un tema lento, pesado y técnico con un estribillo diabólico. Similar trazado sigue ‘Frozen in time’, un medio tiempo con un buen par de momento técnicos. Aunque por su título pueda parecer otra cosa, ‘Coming Alive’ es uno de los temas más oscuros del trabajo.

Seguimos con temas similares como ‘Secrets of the dead’ con un buen trabajo de teclados y batería, o ‘The disappearing sun’, bastante similar a la que abre fuego. Quizá la canción más destacable del plástico sea ‘Impending Doom’, lento y oscuro, que mezcla partes melódicas con un estribillo sumamente épico y un final entretenido. Puede que el hecho de romper el esquema del resto de temas hace que le prestes más atención.

Después se acercan hacia el final con ‘On broken glass’, un tema recuerdo del estilo más cercano al thrash que practicaban hacen años, pero con toques de death metal clásico. ‘Destroy and dominate’, el tema elegido para el primer video, opta por una vía más técnica. Y ‘Try to survive’ es simplemente un tema presincible, igual que la instrumental ‘The heart of it all’, que no aporta absolutamente nada.

Un disco que cumplirá las expectativas de los amantes de los sonidos recientes venidos de Estados Unidos. Un buen trabajo de un grupo que se afianza en la segunda línea de la escena americana por detrás de los grandes del género.

[Rating:7.5/10]

Lo más visto...

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp