Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Trepidante proyecto que nos brindan algunos extintos integrantes de los Power Metálicos Human Fortress y un conocido de la casa como Michael Bormann a quien el experimento parece convencerle de su afinidad con el rock melódico.

Creo que no tengo que convencer a nadie, este proyecto no olía muy bien cuando nos lo presentaron hace unos meses. ‘¿Gente de Human Fortress escribiendo canciones para Michael Bormann? Seguro que no es mas que otro de esos discos de rock melódico a lo usar y tirar’. Ciertamente, esto no tenía muy buena pinta sobre papel, pero aun mas cierto es el hecho de que ‘The Gift Of Life’ me haya propinado el mayor sopapo de todos los discos que de alguna forma me han llegado a sorprender este último año. ‘The Trophy’ es sin lugar a dudas un excelente álbum que mezcla el AOR mas pomposo con toques Hard y demás peripecias a las que nos tiene tan acostumbrada la familia Frontiers.

¿Que es muy típico? Pues la verdad es que si, pero en su saciedad, el disco sabe ofrecer un surtido de temazos que fuera aparte de elevar a Michael Bormann hasta los cielos, nos permiten acompañarle en una fugaz visita hacia tan lejanos fueros. El álbum se divierte mezclando cortes pseudo-metaleros, como la inicial ‘The Gift Of Life’, con canciones puramente melódicas de entre la que destaco a la increible, inevitable y supongo que irrepetible ‘When The Nightmares Wake Me Up’.

Podría pasarme unos cuantos párrafos halagando el minutaje de esta composición, pero dejaré que seáis vosotros quienes recibais el presente de encontraros ante una auténtica joya del rock melódico. Atentos a la parte final del corte con Michael Bormann disparando agudos a mansalva y esos coros acompañándole… maravilloso. En onda Hard melódico encontramos temas como ‘Get The Cup’, también ideadas con muy buen gusto: pegadizas, bien producidas y notablemente ejecutadas por el protagonista cantarilo del asunto. Continuaria con ‘Gloomy Days’ otro tema en el que se lima al detalle un estribillo memorable y donde de seguro pararemos un par de veces.

De seguro que a muchos os va a suponer una sorpresa y es que creo que este sentimiento viene acorde con la intención del disco que no es otra que acallar a todos los puristas que creen que desde un experimento, no se puede rescatar mas que un montón de cubitos de hielo. ¡Zas¡, ¡en toda la boca!

[Rating:8/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp