Crónica y fotos del Alternavigo 2009

Por motivos laborales y parte de comerse operación estampida, llegamos al instituto ferial de Vigo por la mitad del show que estaban dando los Benetton del metal, Dragonforce.

Lo primero que me gustaría comentar sobre la segunda edición de este Festival gallego es la calidad de instalaciones, lo bien comunicado y lo bien organizado que está. A pesar de encontrarse en obras parte del acceso en carretera (algo ajeno al festival), una vez que estás dentro del recinto la sensación de estructura salta a la vista.

Ya en primera línea, Dragonforce ejecutaban su heavy épico-virtuoso con precisión, un sonido nítido y el respaldo del público. La afluencia del mismo fue progresiva, ordenada y finalmente cuantiosa. Apenas pudimos ver mucho más de un concierto que terminaba con euforia a un lado y otro de las tablas.

Puntualmente se despejó el escenario para la descarga de los suecos Dark Tranquillity, una de las formaciones más importantes y pioneras dentro del death metal escandinavo, así como uno de los grupos más solicitados de la jornada. Bajaba la luz en Vigo, y hubo varios momentos para dar volquete. Por ejemplo el arranque de ‘Treason wall‘, con la que esperaba una cacerolada de cagarse la perra, pero donde sin embargo me acojonó la potencia y equilibrio de la mezcla. Otro momento cumbre lo tuvieron con ‘Therein‘, que acompañó la gente y se mire por donde se mire es un temazo. ‘Lost to Apathy‘, ‘Lesser faith‘ o ‘Punish my heaven‘ sacaron la artillería de un grupo, que al margen de Mikael Stanne que hasta se tiró a cantar entre el público, es bastante estático en escena pero de fulminante ejecución.

De nuevo con puntualidad, se cambió el escenario para la llegada de los míticos Paradise Lost. Una gente imprescindible para entender el metal gótico, y que tras varios años de pruebas (de las que se olvidan en directo) regresaron al estilo que les dio la fama. ‘In Requiem‘ (2007) y ‘Paradise Lost‘ (2005) son los títulos de la regresión, y si tuviera que definir con una sola palabra su concierto sería: atmósfera. La banda de Nick Holmes sonó formal, limpia y en bloque, con una dominante en medio tiempo y temas ya populares como ‘Forever Failure‘, la coreada ‘One Second‘, ‘Halloweed Land‘, ‘Erased‘ o ‘Embers fire‘.

El ex-Accept y su grupo eran una de las formaciones más esperadas de la jornada, y con su salto a escena así se pudo comprobar. La energía de la veterana formación liderada por el señor Dirkschneider se materializaba a cada corte con una serenidad y complicidad de libro. Los temas elegidos entre los que estaban ‘Metal Heart‘, ‘Living of tonight‘, ‘Thunderball‘, ‘I’m a rebel‘ o la celebradísima ‘Balls to the Wall‘ creo que hicieron felices a todos los seguidores de los alemanes, que con un sonido perfecto dejaron claro que no hay edad si crees en lo que haces. Por un lado un público entregado y del otro un grupo agradecido, que regaló cada canción con un repertorio de poses y una excelente ejecución – incluida una espectacular lucha de mástiles.

Test de géneros y estilos. De la siguiente lista, elija lo que mejor describa el carácter del grupo sueco Amon Amarth: a) Blusa de campesina, b) Bota de mosquetero, c) Buque de guerra. Queda claro. Son una empacadora vikinga que encadena un tema tras otro con la furia de un camión cisterna. El carisma y simpatía de su líder Johan Hegg, lo han convertido ya en icono dentro del movimiento, y su puesta en escena es como morir atropellado por un vagón de mercancías. De fondo se podía ver la portada del último álbum, con Thor a hostias contra la serpiente de Midgard, mientras sonaba la intro que daría paso al embiste del tema que pone título al mismo: ‘Twilight of the Thunder God‘. La primera sensación fue de agitación.

La gente esperaba la descarga con ansiedad y los suecos desataron la locura. Si Johan hacía cuernos la gente embravecía al ritmo de las mazas nórdicas. Tras el primer estallido, el sonido fue mejorando poco a poco, y cortes como ‘Cry of the Black Birds‘, ‘Pursuit of the Vikings‘, ‘Guardians of Asgard‘ o ‘Live for the kill‘ abrieron la tierra en Vigo mientras el cielo se tiñó de rojo (literalmente).

Lo más visto...

También te puede interesar...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp