Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Los suizos están de vuelta con un gran trabajo bajo el brazo. Últimamente el listón estaba alto con grandes discos como ‘Lipservice’ (2005) o ‘Domino Effect’ (2007). Aunque si bien ‘Lipservice’ fue un auténtico obra de hard rock con todos los temas redondos, ‘Domino’ bajaba el listón en cuanto a producción, y las canciones sonaban un pelín ‘modernas’. Aunque también se pueden rescatar muy buenas canciones como ‘The Call’ o ‘Gone Too Far’…

En lo que a producción se refiere, esta nueva entrega se acerca más a ‘Lipservice’, lo cual se agradece, también en cuanto a composiciones… aunque también hay pinceladas que recuerdan a ‘Domino’. La banda deja entrever influencias de formaciones clásicas de los 80, y comienzan con ‘Shangri La’. Muy buen corte, directo y melódico, con coros al más puro estilo Def Leppard y una introducción arabesca con gusto a Zeppelin.

La siguiente, ‘Unspoken Words’, es más de hard rock melódico con un genial estribillo de esos que entra a la primera. Le sigue ‘Need To Believe’, al que de nuevo le sale la vena Leppard en los coros. Algo que por ejemplo no sucedía en ninguno de los discos anteriores, y que es agradable escuchar.

‘Unconditional Faith’ es un medio tiempo y de las más flojas del disco (si se puede decir esto). Un tema más relajado, con guitarras acústicas/eléctricas que no está mal, pero que no engancha como otras. ‘I Don’t Mind’ puede recordar en parte al ‘Dream On’ (Lipservice), con un riff duro y un pegadizo estribillo, ideal para el directo. ‘Break Away’ es otro medio tiempo, mejor, y que nos puede recordar a aquel ‘Homerun’.

Seguimos con la primera de las dos baladas del disco, ‘Don’t Let Me Down’. ¿Qué puedo decir?, las baladas de Gotthard son todas grandes, y esta sigue la fórmula con un estribillo muy profundo y adictivo. En ‘Right From Wrong’ llega el sonido que comentaba antes más ‘moderno’… guitarras más oscuras y agresivas con un estribillo también oscuro. De todas formas está bien que existan temas como este, para darle un toque distinto al disco, a pesar de no ser el estilo de Gotthard que más nos gusta.

‘I Know You Know’ es un gran tema que recuerda a los mejores Scorpions de los 80, perfecta estrofa y estribillo en medio tiempo, realmente pegadizos y con unas melodías muy trabajadas. El siguiente ‘Rebel Soul’ se inicia con un riff agresivo y nos lleva a un estribillo con mucha fuerza, un muy buen tema rockero que en directo ha de ganar muchos enteros. Cierra el disco la segunda balada, para mi la mejor de las dos, ‘Tears To cry’, también un poco en onda Scorpions, más hard rockera que la anterior, y a pesar de su naturaleza con un estribillo muy potente.

A modo de bonus-track nos regalan ‘Ain’t Enough’, con un sonido también más moderno, en un tema que no está mal, pero baja levanta el pie con relación al resto. De los músicos poco que añadir… el cantante Steve Lee se sale como siempre, los guitarras comandados por Leo Leoni compenetradísimos y la base rítmica engrasada al 100%. En definitiva, un discazo ‘again’, de un grupo por el que merece la pena ir a la tienda y gastarse el dinero. Si os gusta el hard rock ‘Need To Believe’ no os decepcionará. En breve les tendremos en nuestro país… si nunca les habéis visto, será una serie de coniertos en los que sin duda no defraudarán.

[Rating:9/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp