Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ya pensábamos los fans de Kiss que no escucharíamos otro disco nuevo de la banda. Pero después de 11 años, Mr. Simmons y Mr. Stanley se han metido en el estudio – de nuevo junto a la batería de Eric Singer y la guitarra solista de Tommy Thayer – y nos han demostrado que aún son capaces de hacer un buenísimo trabajo.

La banda tenía claro que no quería experimentar, y que querían que el nuevo material sonara a los años 70-80. Y lo han conseguido. La verdad es que los temas suenan rockeros, frescos y podían haber pertenecido a la época dorada del grupo. La producción a cargo de Simmons y Stanley es perfecta: sonido directo, coros perfectamente cantados, y sonido sin artificios sacado de cada uno de sus instrumentos.

Nos recibe el primer single: ‘Modern Day Delilah‘, un auténtico pelotazo que bien podría formar parte del set-list de la banda hasta que se retire. Es un tema 100% Kiss con un Stanley pletórico y un Simmons fantástico que se deja escuchar en los coros. El siguiente ‘Russian Roulette‘ parece que estaba escrito hace años, lo canta Simmons, y es un tema a medio tiempo con un estribillo que engancha. Siguen con el festivo ‘Never Enough‘, que en su introducción puede sonar a Poison, y es el tipo de tema en el que mejor se desenvuelve Stanley, letra festiva estribillo vacilón… Con un sonido setentero y cantado por Simmons,’Yes I Know‘ es otro de las mejores, pudiendo recordar a ‘Ladie’s Room‘, por poner un ejemplo. Se siguen sucediendo los temas y la calidad no baja. De ‘Stand‘ llama la atención el trabajo que han realizado en los coros, que suenen muy melódicos y son el eje central. ‘Hot And Cold‘ es made in Simmons, con temática sexual al más puro estilo de los 70, siguiendo el esquema básico de riff de guitarra, estrofa, estribillo con coros, solo… que al final es lo que queremos que hagan los Kisss de toda la vida.

¡Atención al siguiente bombazo!, ‘All For Glory‘, cantado por Eric (que ya lleva la friolera de 18 años en la banda). Es de los mejores temas del disco con un inicio brutal, con un Singer cantando con un gran feeling y un estribillo repetitivo que no se lo puede quitar a uno de la cabeza en cuanto lo escucha. Supongo que la tocarán en directo para que aprovechen ‘los jefes’ a descansar las voces. ‘Danger Us‘ por su parte tiene un riff setentero marcado por encima por la voz de Stanley que desemboca en un estribillo a su vez más ochenteno marca de la casa, festivo hasta más no poder. Tommy Thayer se marca un buen solo aquí, a lo largo del disco hace un trabajo excepcional. No voy a entrar en si es mejor Ace que Tommy, pero la verdad que el sonido de la época dorada en cuanto a guitarras se mantiene intacto, y Tommy Thayer demuestra que es muy grande y que no tiene que envidiar a ‘Space’.

El siguiente es de los que más le gusta a Simmons cantar. Un traje hecho a medida, oscuro – tipo ‘God Of Thunder‘ – e ideal para el personaje que encarna, ‘Demon’, para el que afirma que es un animal y es libre, ‘I’m An Animal‘, con un riff de guitarra pesado y oscuro; todo con unos coros que respaldan a Simmons de manera notable. Casi cerrando el disco nos encontramos con ‘When Lighting Strikes‘, otro tema rockero esta vez cantado por Tommy Thayer, y la verdad que muy bien, sigue la onda de los Kiss rockeros y melódicos de siempre, otra vez mas ganan enteros en los coros, la verdad es que los han cuidado muchísimo a lo largo del disco, y se agradece. Para finalizar ‘Say Yeah‘ también cantado por Stanley, sigue la onda de todo el disco, buena estrofa a medio tiempo y un estribillo pegadizo que recuerda al ‘Poison’ de Alice Cooper.

Si va a ser el último disco de Kiss es un buen cierre para su discografía. El colofón de su carrera que sin duda como un buen vino ganará en sabor con el paso del tiempo.

[Rating:10/10]


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp