Kobi Fahri (Orphaned Land) “Creemos que la música es un arma poderosa que puede unir a la gente”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El nuevo disco de Orphaned Land ya está a la venta. Y para celebrarlo, os traemos una extensa entrevista con su líder y cantante, Kobi Fahri. Todo un documento que va más allá de lo simplemente musical, como no podría ser de otra forma con una de las primeras bandas que ha despuntado en Israel. Esperamos sinceramente que la disfrutéis.

Antes que nada, cuéntanos un poco cómo ha sido el día a día en los cinco años que habéis necesitado para crear este nuevo album.

Ha sido muy largo. Después de sacar ‘Mabool’ no veíamos la forma de hacer algo más perfecto de lo que hicimos. Por eso tuvimos que trabajar un montón y pensar mucho. El proceso nos llevó bastante tiempo, porque crear nuestra música es un trabajo bastante duro. Ha sido un periodo de duro trabajo y solo ahora que el disco ha salido empezamos a disfrutar. Se acabaron los días malos.

Tanto la foto promocional como el nuevo logo, como el concepto del álbum se centran en la idea de armonía entre conflictos. ¿es una respuesta a vuestras experiencias personales?

Por supuesto. Venimos de Israel, y toda la región de Oriente Próximo es muy trágica. El grupo existe desde hace 18 años y seguimos cantando las mismas canciones y enviando los mismos mensajes, y eso es algo que nos gustaría cambiar. Y creemos que la música es un arma poderosa que puede unir a la gente, porque puede que haya enemigos a los que les guste el mismo grupo sin saberlo. Y en el momento en que se den cuenta, verán que tienen algo en común, y quizá se pongan a hablar sobre ello.

Así pues, esta podría ser la puerta al diálogo. Nosotros vemos el hecho de venir de un lugar donde la gente muere a diario desde un punto de vista conceptual. Si escuchas nuestra música, en ella encontrarás ‘el Cielo en la Tierra, todas las culturas y religiones conviviendo en paz’. Así que sencillamente tratamos de unir y de decirle a la gente: ‘escucha nuestra música, aprecia su riqueza e imagina la riqueza que tendrías en tu vida si pudieras vivirla en armonia con aquellos que son diferentes a ti’.

Esa es la filosofía del grupo: unir nuestras diferencias en vez de rechazar a los que son diferentes. Por ello hicimos esa controvertida foto promocional. Tratamos de reflejar la idea de utopía.

Steven Wilson produce el album, ¿qué influencia ha tenido en él?

Por un lado, para él ha sido genial trabajar con nosotros, porque nuestra música combina elementos musicales del oriente próximo con metal progresivo. Siempre decía que si Opeth hubiera nacido en Israel serían Orphaned Land, y viceversa. Eso es un gran halago. Por otro lado, nosotros queríamos que nuestra música se mezclara de la forma correcta, así que Steven Wilson fue el elegido.

Es nuestro mejor disco y tiene el mejor sonido porque puedes escuchar separadamente todos los elementos que forman el conjunto de nuestro sonido. Y por supuesto, fue increíble que él tocara los teclados. Somos grandes fans de Porcupine Tree y Steven Wilson como músico.

Después de ver las primeras promos, parece que vamos a encontrar un album más cañero, ¿es así?

En primer lugar, es un album muy largo. Por tanto, todo ha subido un nivel: la parte heavy suena más heavy; la parte oriental suena más oriental; las voces han mejorado. Así que sí, se puede decir que las partes heavy suenan más cañeras que en ‘Mabool’. Las guitarras, la batería, las voces death… es quizá el album más duro que hemos hecho.

¿Cómo habéis combinado el sonido de los instrumentos tradicionales y de la Orquesta Arábica de Nazaret con las fuerza del heavy metal? ¿cómo definirías vuestro sonido?

Fue una gran experiencia, especialmente para ellos, porque están acostumbrados a tocar música árabe clásica, y de pronto se ven tocando con unos tipos llenos de tatuajes que hacen metal. Así que fue un poco aventura, porque siempre es divertido hacer algo nuevo y siempre se aprende algo. Se sintieron en el mundo del rock’n’roll por un rato. Para nosotros fue increíble, porque realmente queríamos incorporar el sonido de los violines árabes. No es que sean violines distintos: es el mismo violín, pero tocado de manera diferente. Fue sorprendente escuchar la música que escribimos transformada a ese sonido. Es uno de esos momentos en los que te sientes feliz en el estudio. Nuestro sonido es algo único, y lo definiría como metal progresivo del medio oriente.

¿Cómo definirías la escena metálica en Israel y Oriente Próximo? ¿es fácil ser heavy allí?

Son cosas diferentes. Israel es un país democrático y los países de Oriente Próximo son dictatoriales. Así pues, en Israel tenemos libertad para ser heavys, ir por la calle con nuestras camisetas o tatuajes, hay pubs heavys, tiendas donde puedes comprar discos de metal o ir a conciertos. En los paises árabes cercanos a Israel no hay nada de eso, porque la gente te increparía por la calle, diciendo que eres un adorador de Satán o cosas así. Hay historias de ‘metalheads’ que han pasado algún tiempo en prisión. De hecho, tenemos un fan en Egipto al que la policía encontró escuchando una canción del grupo en la que usamos varios versos del Corán: pasó 6 meses en prisión por ello. Seis meses por escuchar música. Eso da una nueva dimensión al concepto ‘underground’.

Por ello, el hecho de que seams una banda israelí que tiene tantos fans árabes es algo de mucho valor. Les admiramos y apreciamos mucho por ser tan valientes y realmente espero poder tocar para ellos algún día.

Hemos leído en vuestra web la frase: Ha llegado el momento de que el metal del Oriente próximo tome el control. ¿crees que la escena metálica en el Oriente Medio está preparada para ser el nuevo escenario del metal como en tiempos ocurrió con el norte de Europa, Sudamérica o Japón?

Creo que sí. Pasó con el death metal en Suecia, pasó con el black metal en Noruega y ahora todo está un poco parado. Quiero decir que no hay nada realmente nuevo. Y entonces llega este nuevo género desde el medio oriente. Si escuchas Orphaned Land puede gustarte o no, pero desde luego tienes que reconocer que es algo nuevo. Llevamos 18 años tocando, pero todavía hay mucha gente a la que no le suena para nada, así que es el momento de tomar el control. Puedes verlo también en películas como Global Metal de Sam Dunn o en libros como Heavy Metal Islam de Mark LaVine. Son señales de lo que está por venir…

Has dicho muchas veces que en tus conciertos ves a judíos y árabes cantando juntos vuestras canciones y disfrutando de vuestra música. ¿crees que la música podría ser el camino de la paz en Oriente Medio?

Definitivamente sí, porque vivimos en una tierra donde mucha gente muere día a día, pero que quiere traer nuevas vidas al mundo. Y yo quiero creer que vamos a traerlos a un mundo mejor. Por ello, el hecho de que judíos y musulmanes se comuniquen a traves de nuestra música me da esperanzas, porque si ahora nos siguen miles de personas, con entrevistas como ésta y los discos que podamos seguir grabando esas miles se convertirán en decenas o cientos de miles. Y quizá esas personas eduquen a sus hijos de una manera distinta y les dejen escuchar nuestra música diciendo, ‘es una banda israelí que respeta todas las creencias’. Así pues, creo que hay esperanza. Solo me dan miedo los radicales, esa gente extremadamente religiosa que no tienen intención de escuchar nada salvo sus propias opiniones.

¿Alguna vez te has imaginado tocando en un concierto para celebrar la paz entre Israel y Palestina?

Me encantaría. Y además, cambiaría el nombre de la banda de Orphaned Land (Tierra Huérfana) a Promise Land (La Tierra Prometida). Eso es una utopía hoy, pero me gustan las utopías.

Han pasado más de cuatro años desde vuestra única visita a España teloneando a Paradise Lost. ¿qué recuerdos tenéis de esa experiencia?

Siempre he sido un gran fan de España. Mis ancestros judíos vinieron de España y mi abuela solía hablarme en español, así que tengo algunas raíces españolas. Además siempre me ha gustado la música española. Cuando he ido a India siempre he viajado con españoles y siempre me tocaban flamenco y yo les tocaba música israelí. Espero poder volver a tocar allí pronto, en cuanto empiece la gira de 2010.

Para terminar con la entrevista, nos gustaría que dedicases unas palabras a los fans españoles.

Me gustaría desearles lo mejor para 2010 y decirles que les queremos, y que estamos ansiosos por volver a tocar allí y pregonar nuestro mensaje por todas partes. Gracias y que disfruteis el nuevo disco.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...