Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Como una pesadilla que sigue ahí cuando abres los ojos, la amenaza que se cernía sobre nuestros desprevenidos tímpanos se ha convertido en realidad. Christopher Lee ha querido dejar su huella en el mundo del metal sinfónico, y el resultado ha sido como el paso de un huracán por un poblado de casas de paja.

Se podría pensar que cuando colaboró con Luca Turilli pensó ‘si este tío con cara de loco puede hacer discos yo, que soy un Sir, no voy a ser menos’. O quizá que en una de esas peleas de borrachos, se picó con un amigo y apostó a que era capaz de sacar un disco. O tal vez solo quería ver su cara en una portada. Pero no. Al final resulta que la familia de Sir Christopher Lee es descendiente directa del ‘Padre de Europa’ y decidió hacer un homenaje a su ilustre ancestro. Y qué mejor manera que dedicarle una metal ópera. Cágate lorito…

Llamar metal sinfónico a este trabajo es ser más que generoso y más si lo comparamos con otros grupos encuadrados en este estilo. Para ser fríamente descriptivo yo lo definiría como una lección de historia narrada por varias voces y acompañada de una orquesta, con un poquito de metal. Para que os hagáis una idea, hay que esperar al quinto corte para escuchar por primera vez una guitarra, y de aquella manera. Cada uno de los seis actos que componen esta obra va precedido de una introducción en la que una voz femenina nos va contando el devenir de la vida del Rey del los Francos.

En el aspecto musical, cabe destacar obviamente la parte orquestal, donde según la web del disco se ha empleado ni más ni menos que a un grupo de más de cien instrumentos. Si ellos lo dicen, será cierto. En cuanto a la parte metálica. Como he dicho, queda reducida a unos escasos riffs en los actos tres y cuatro, este último con algo parecido a un solo incluido, y unos pocos retazos más dispersos aquí y allá. No solo es escasa, sino que la producción es realmente mala. Todo suena muy bajo y muy lejano, como para no tapar las voces de los narradores. La misma web dice que han participado dos bandas de metal, pero no sé si es un delirio o es que no han hecho bien las cuentas. En caso de ser cierto, creo que no hacía falta tanto esfuerzo para tan poco resultado.

Por no alargarme más, directamente os diré que solo recomiendo este disco a algún estudiante de historia medieval que quiera repasar la vida de Carlomagno con música de fondo y practicar de paso el inglés o a alguien que tenga verdadera curiosidad o necesite algo sobre lo que contar chistes, Si buscáis algo tipo Rhapsody o similar, aquí no se os ha perdido nada.

[Rating:2/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp