Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Han vuelto tras el largo periodo que suele mediar entre cada uno de sus lanzamientos. Los alemanes Blind Guardian están aquí de nuevo para seguir siendo punta de lanza del power metal europeo. Eso sí, si bien en sus últimos discos se apreciaba una constante evolución, en este nuevo trabajo han vuelto la mirada atrás con algunos temas que parecen ssacados de sus discos más aclamados.

En este ‘At the edge of time’ no puede faltar el sonido que viene siendo marca de la casa en la última década: ese power sinfónico que ha venido tomando fuerza desde Nightfall in middle earth. Así ‘Sacred worlds’ presenta uno de los mayores despliegues orquestales que se les han escuchado. Un tema épico y grandioso. Como también lo es el tema que cierra el trabajo, ‘Wheel of time’, con tremendos coros.

Otro de los núcleos del disco lo compone un grupo de medios tiempos. El primero es ‘Road of no release’, un tema que se salva yendo de menos a más. Los otros dos temas, Control the divine’ y ‘Valkyries’ me han parecido más vulgares, especialmente el segundo, el más prescindible del trabajo.

No podían faltar un par de canciones con ese particular toque folk de taberna en algún mundo imaginado. Y tanto ‘Curse my name’ como ‘War of the thrones’ me han gustado bastante, recogiendo la mejor tradición del sonido pero ligeramente actualizado. Seguro que tendrán su sitio en la parte melódica del set en directo.

Pero vamos a lo que interesa: a la caña y el doble bombo. En ese apartado, el que encumbró al combo alemán, este disco recupera, me atrevería a decir, la mejor versión de su sonido desde ‘Imaginations from the other side’. Quizá tema por tema se podría discutir, pero creo que el conjunto merece ese calificativo. ‘Tanelorn (into the void)’ es el más parecido al sonido power reciente, aunque un poco machacón. En él, Hansi alcanza un tono agudo que no sé si recuerdo haber escuchado antes. Por ahí van los tiros también en ‘A voice in the dark’, el elegido para protagonizar el primer video. Y no es mala elección, puesto que es bastante potente. Pero el que para mi se lleva la palma es ‘Ride in to obssesion’, pegadizo, cañero y el único que me ha recordado a los mejores Blind Guardian.

No puedo ocultar que mi opinión no es del todo objetiva, pero creo que siendo lo más objetivo posible, puedo decir que es un mejor trabajo que sus dos antecesores. Teniendo en cuenta cómo suena el grupo hoy, creo que no defraudará a los muchos incondicionales de siempre.

[Rating:9/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp