Las leyendas del thrash de la bay area de San Francisco someten su último disco al juicio del respetable. Eso sí, a cualquier le gustaría que el jurado que le tenga que juzgar mueva la cabeza siguiendo el compás de los riffs de Gary Holt y compañía, en un tema más melódico y pesado que otros en el mismo trabajo. Eso sí, como ya advierte el propio sello, el video no es apto para aquellos que sufren epilepsia o ataques. Y, por una vez, no es por lo corrosivo del mensaje, sino por los efectos estroboscópicos con que se ha grabado.


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp