Sons Of Liberty ‘Brush Fires Of The Mind’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Jon Schaffer ha sido siempre un músico comprometido con la libertad y con un reconocido sentimiento patriótico. Ahora aparca temporalmente su banda principal, Iced Earth, para embarcarse en este nuevo proyecto cargado de significado político que refleja su deseo de rebeldía ante las injusticias del mundo actual.

Cada pequeño detalle del disco guarda un significado. Desde el propio nombre del proyecto, que hace referencia a los que Schaffer considera verdaderos representantes del espíritu fundacional de los Estados Unidos, hasta las esposas que aparecen en la portada. Cada letra, cada cita histórica. Todo pretende ser un grito contra el poder de los bancos, las grandes corporaciones y los políticos corruptos.

No hay más que darse una vuelta por la web, para descubrir un sinfín de documentales, libros y opiniones sobre el tema. El propio Schaffer va desgranando su mensaje en videos que publica periódicamente. Y aunque el disco ha salido a la venta durante este mes, lleva disponible para su descarga gratuita desde hace meses, puesto que la idea no es vender discos, sino extender la palabra de la rebelión y remover conciencias.

En el plano musical, no vamos a encontrar nada nuevo, ya que el disco ha sido totalmente compuesto por el mismo Schaffer, sin más pretensión que poner banda sonora a sus pensamientos. Y al igual que ocurre con los últimos discos de Iced Earth, ese sonido power cercano al thrash ha dejado paso a composiciones más lentas y pesadas, que podríamos definir llanamente como heavy clásico. La mayoría de temas son medios tiempos con pesados riffs a los que solo aligeran algunos coros en el estribillo. Quizá destacaría como temas más potentes el inicial ‘Jekyll Island’, el tema lento ‘Our dying republic’ y el que cierra el album, ‘We the people’. Para la grabación del album, que presentará en directo en unos pocos shows junto a su banda principal, ha contado con viejos compañeros como Jim Morris, Troy Seele o Ruben Drake.

Está claro que la música que hace Jon Schaffer ha cambiado desde aquella fatídica lesión de espalda. No hace falta más que ver su larga y canosa melena para descubrir a un músico mucho más reposado. Aunque este disco no va a entusiasmar a los fans de los primeros Iced Earth, creo que vale la pena al menos darle una oportunidad y escuchar lo que tiene que decirnos.

Lo más visto...