Kon-Ira ‘Volver a nacer’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Kon-Ira es un grupo de metal alternativo, y carácter reivindicativo, procedente de Barcelona y formado en el 2005 por: Dani (voz, guitarra), Ruben (guitarra), Toni (bajo) y Nillo (batería). Que tras la preparación de una primera demo auto-editada, decide entrar en estudio para grabar el LP debut que nos ocupa bajo el sello ‘Obsesión records’. Los conocimos a través de su myspace, y el estilo que defienden se podría decir que hereda elementos de formaciones muy nuestras como los primeros Hamlet o Skunk D.F.

Lo primero que llama la atención cuando escuchas ‘Volver a nacer’ es el esfuerzo de cada componente a la hora de cuidar y profundizar en detalles, para aportar diversidad en la estructura de los temas. Tal que los primeras tres pistas ‘¿Quien busca a quien?’, ‘Ego’ y ‘Manipulador’ pasan casi sin darte cuenta. Descargan su rabia con una buena técnica de riffs, sobretodo thrash, elaborados ejercicios de percusión, una base de bajo que realmente debo reconocer que me llamó la atención, y la como indicaba al principio, protestante voz de Dani. Incido en la base de bajo porque me sorprendió gratamente la tensión que consiguió aportar a las cuerdas Toni.

De estas tres, ‘Ego’ quizá sea la que más señalaría, por su armonía en los coros y el ritmo headbanguero que sin duda hará saltar sus dientes en directo. Escuchando ‘Manipulador’ se puede ver una bien ejecutada afición por Pantera, que desemboca en ‘Miedo a qué?’, uno de los temas más intimista y atmosférico del disco. Seguimos con el comienzo de ‘Una parte de la línea’, que podría tratarse tranquilamente de algo hecho por los Chili Peppers, pero cuya distorsión nos devuelve rápidamente al núcleo de lo que estamos escuchando, un tema muy completo repleto de pasajes acústicos en el que se permiten incluso improvisar con un toque de swing. Del segundo hemisferio del disco me impactó la mala ostia de su ‘Efecto placebo’ en contraste a la melancolía, carácter acústico y arreglos de violín de ‘Tanta vida’, que pone el apropiado punto y final a este debut.

Lo único que me falta en este disco, y que me gustaría encontrar en la siguiente entrega de esta gente, es una auténtica pegada de producción, que haga sonar todos los instrumentos más en bloque y les haga total justicia a las potentes bases metálica que conducen. No obstante solo debo felicitarles por un debut en el que se pueden ver muchas virtudes a nivel instrumental y sobretodo pasión por lo que hacen y ganas de trabajar.

[Rating:7/10]

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...

También te puede interesar...