Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué hacer cuando escuchas un disco del que esperabas mucho y te das cuenta de que es uno de los mayores mocordos del siglo? Cagarte en la madre que les parió mediante una crítica destructiva, como la que me dispongo a redactar.

El objetivo de mis ataques no es otro que el disco retorno de Strangeways, banda legendaria dentro del AOR que en 1989 lanzó ‘Walk in the Fire’ disco que a día de hoy se considera uno de los clásicos mas subrayables de la época dorada. Reuniendo a la formación original con Terry Brock a la cabeza, ‘Perfect World’ tenía como intención recuperar la gloria de una banda casi extinta y devolver una sonrisa a los miles de fans que no dejaron de reproducir sus mejores composiciones.
¿Que bonito parece todo verdad? ¡Una mierda! ‘Perfect World’ es el perfecto símil de un montón de residuos: Desde la producción barata y cavernícola hasta los temas compuestos a punta de pistola y al borde de un abismo de excrementos mesozoicos.

El estilo inconfudible de Strangeways queda difuminado bajo una proyección de soporífero rock clásico que dibuja cortes como ‘Borderlands’, lento, desganado y por supuesto, mal producido desastre a quien acompañan en igual medida ‘Cracking Up Baby’ y ‘Say What You Want’, en la misma onda apocalíptica. En ‘Bushfire’ parece que el estudio de grabación esté ardiendo y Terry cante por su vida, señores guitarristas, nunca incluyáis un colchón rítmico tan espeluznante (¡Si Ian J.Stewart! ¡Este es tu disco!). En el panfleto promocional del disco se incluye la información sobre el teclista del disco, lamentablemente parece que a última hora volcó con su coche con la mala suerte de caer en el triángulo de las bermudas. Señor Munch, echamos en falta sus teclados.

Casi la totalidad del álbum está plagado de medios tiempos insulsos que vacían de esperanza al iluso excluyendo quizás ‘Perfect World’, que se encarga de abrir el disco. Si sois capaces de escuchar el solo de guitarra de este tema sin usar equalizadores ni tecnología extraterrestre, La Estadea os paga un crucero a casa de Terry para que le deis una buena tunda. ¿Quien es el majo que da luz verde a porquerías como esta en Italia?

Si os veis necesitados de buen rock melódico y sois fans de Terry Brock, probad su ‘Diamond Blue’ en solitario el cual grabó con el genial Mike Slamer o probad con el camuflado retorno de Giant, que tampoco está nada mal. Seguid pinchando ‘Love Lies Dying’ en vuestras noches románticas y dadle volumen al ‘Native Sons’ cuando salgáis a trabajar pero por favor, ni os acerquéis a la radioactividad que desprenden estos Strangeways viejunos.

[Rating:2.5/10]

Lo más visto...

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp