Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Haciendo realidad el sueño de prácticamente toda la escena melódica, la voz del AOR Marcie Free decide volver a los ruedos como integrante de los mismos Unruly Child que en el 92 sellaron aquel material ahora de culto y recuerdo. Si bien es cierto que mi admiración por Philip Bardowell ha quedado recogida en anteriores disecciones melódicas, no podemos negar que pocos pueden hacer sombra a la genialidad de Marcie, quien con el paso del tiempo (y el cambio de sexo, que para que vamos a ocultarlo) no ha perdido ni un ápice de su magia vocal.

En lo que respecta al disco en general, me sinceraré diciendo que esperaba algo mas espectacular, algo que convirtiese ‘Worlds Collide’ en un sobresaliente álbum de rock melódico, pero aunque mis expectativas no quedaran saciadas con este esperado lanzamiento, creo el baúl merece ser abierto para así descubrir las virtudes que este oculta.

La primera de las virtudes es la producción: El disco suena a las mil maravillas, enfatizando por supuesto el papel de Marcie Free como vanguardia del lanzamiento pero también amplificando el protagonismo de las guitarras en los cortes mas duros o incluyendo harmoniosos teclados en las composiciones mas melosas. No obstante, el elenco de canciones que se han alineado para la ocasión presentan serios problemas de equilibrio. Donde encontramos temazos inolvidables, también tropezamos con calamidades que suscitan nuestra duda sobre el resultado final del experimento. Temas como la terrorífica ‘Insane’ con su estructura de rock cansino y estribillo ácido chocan directamente contra maravillas como ‘When We Were Young’, uno de los pocos temas puramente AOReros. En onda mas rockera tenemos la acertada ‘Love Is Blind’, con una Marcie a la que no le importa soltar agudos de ensueño o proseguir paseando su voz por las estupendas lineas elaboradas para la ocasión. ‘Life Death’ en cambio se cuela como un virus dentro del organismo, de nuevo con un sentido mas ácido y perdiendo toda la magia que el grupo es capaz de generar. Demasiada caspa en un cabello tan delicado.

Pisando ligeramente el freno ‘Read My Mind’ sirve como lento significante del plástico, con humildes coros que apoyan a una imparable Marcie. Y aunque seguramente existan opiniones para todos los gustos, el diamante entre el resto de minerales lo encontramos en el single del disco, y es que ‘Very First Time’ es de lo mas emocionante, melódico y exquisito que he podido escuchar en muchísimo tiempo. Su sencilla forma de trazar el rock melódico hace que merezca hacerse con una copia de ‘Worlds Collide’: Que teclados, que estribillo… que voz.

Lo dicho, nos alegramos de que Unruly Child vuelvan al tajo, pero no puedo evitar pensar que su potencial no ha sido del todo exprimido en este nuevo trabajo. De acuerdo, es variado. Correcto, Marcie Free canta como los ángeles. Conforme, está muy bien arreglado y si, tiene un buen puñado de canciones que compilar para el reproductor del coche, pero os aseguro que ‘Worlds Collide’ no pasará a la historia como un gran disco, sino solo como el regreso al rock de un icono del género. Tiempo al tiempo.

[Rating:6.5/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp