‘Besouro’ fue la película a la que asistí la octava jornada del Festival. Presentada por su director João Daniel Tikhomiroff, en la que participa también entre su reparto, explicó quién fue Besouro y como influyó contra el racismo existente en Brasil en los años 20.

La película cuenta como Besouro, el nombre que elige el protagonista cuando inicia su aprendizaje de capoeira, descubre que sus dotes para esta lucha le pueden servir para acabar con el racismo existente a su alrededor. Luchando contra los terratenientes con métodos indirectos, casi nunca en confrontación violenta, consigue que los esclavos se unan a su causa para enfrentarse a los explotadores.

Aunque la esclavitud había sido abolida años antes en Brasil, la población marginal seguía siendo explotada en las plantaciones, teniendo prohibido gran cantidad de costumbres y diversiones, entre ellas la capoeira. Al poco de morir, la situación cambió, debido a las nuevas leyes que implantó el gobierno brasileño para la igualdad de todos sus ciudadanos.

La película esta basada en hechos reales, aunque su escenificación es completamente fantástica, donde se mezclan apariciones de los dioses brasileños, vudú y capoeira. Esta última con coreografías visualmente perfectas, aunque de imposible ejecución sin medios cinematográficos. Es una gran adaptación del mito de Besouro a la pantalla, ya que la trama está muy bien llevada y el montaje está muy bien realizado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp