Evergrey ‘Glorious Collision’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La formación liderada por Tom S. Englund vuelve a ser actualidad en el mundo metálico con la salida de un nuevo trabajo, tras haber sobrevivido al éxodo de más de la mitad de sus componentes, destacando la salida del bajista Jari Kainulainen que primero se fue a Killing Machine por un mejor sueldo y que luego debe haber salido pitando tras recibir la llamada de su ex-jefe, Timmo Tolkki, para integrarse en su nuevo proyecto, Simfonia.

Pese a todo, Tom Englund y Rikard Zander no se vinieron abajo, pese a que llegaron a considerar el abandono, y comenzaron la búsqueda de unos repuestos a la altura de lo que se espera de Evergrey. Y así llegaron Markus Jidell a la guitarra (ex Royal Hunt), Johan Niemann al bajo (Mind’s Eye, Demonoid, ex-Therion) y Hans van Dahl a la batería, justo a tiempo para la grabación de los nuevos temas.

El disco nos transporta directamente al sonido característico del grupo. Esa mezcla de power melódico, con toques progresivos y un cierto regusto oscuro, con la inconfundible voz de Tom Englund al frente. Así suenan las iniciales ‘Leave it behind us’ y ‘You’, más melódica la primera y con mucho teclado y una contundente sección de guitarrazos la segunda. Ya en estos temas se percibe quién es el que manda, y la voz se impone incluso a las guitarras.

Para mi, uno de los fuertes del grupo siempre fue ese tipo de tema lento, en que Tom saca todo el partido a su voz llegando a las cotas más sentimentales. Esos temas tienen por supuesto su representación en el trabajo. La primera es ‘Wrong’, un tema poderoso y melódico en que conviven unos buenos riffs con algunas orquestaciones añadidas, dando una mayor profundidad al conjunto.

En una onda aún más melódica se mueve, al menos en su inicio ‘To fit the mold’, con la aparición de la guitarra acústica. Y parecido desarrollo tiene ‘The Phantom Letters’, que no termina de ser un tema lento al cien por cien. El único tema que se puede decir verdaderamente lento es ‘Free’, en el que Tom Englund despliega toda la sensibilidad de sus registros.

Los Evergrey más powerprog aparecen en cortes como ‘Frozen’ o el single ‘Restoring the loss’, con su profusion de teclados y nuevas orquestaciones. También en ‘The disease’, aunque este último me parece bastante de relleno, algo normal en un disco con trece cortes. Por el lado opuesto, los temas que más me han gustado son ‘Out of reach’, ‘It comes from within’ o ‘I’m drowning alone’

Puede que este álbum no alcance el nivel de éxitos como In search of truth o Recreation day, pero no le falta calidad. El grupo demuestra madurez y evolución, añadiendo cada vez más matices a su sonido, aunque sin dejar de tener un estilo reconocible. La fantástica producción ayuda a integrar todos los elementos consiguiendo una mezcla bastante equilibrada. Así que el resultado no defraudará a sus fans, aunque no los volverá locos.

[Rating:7.5/10]

Más sobre

Lo más visto...