Journey 'Eclipse' Crítica y portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Encargado de enderezar el rumbo de la escena melódica que parece no encontrar una senda ideal para alcanzar la supremacía, solo el talento, la grandeza y el nombre de Journey podían cargar con semejante responsabilidad. Encontrándose la banda cómoda tras el candado que materializa a Arnel Pineda como el vocalista en sustitución definitiva y sonante de Steve Augeri, muchos fans siguen insistiendo en que el filipino no encaja en la robótica legendaria de Journey. Bien por que su voz no convence o también por que lamentablemente no es Steve Perry disfrazado/encogido/filipinizado.

Debates subjetivos aparte, lo cierto es que ‘Revelation’, el disco que presentaba al mercado el nuevo rostro de los Americanos, resultó ser una maravilla casi inesperada que afianzaba a los de Neal Schon en una nueva etapa de estudio tan prometedora como la que se inició con ‘Arrival’.

‘Eclipse’ tenía la misión de dar la talla, simple y llanamente. Las críticas se combaten con resultados y es ahí donde el nuevo disco en estudio de Journey, tras 3 años de su fantástico predecesor, tenía que tensar el arco y disparar a callar.
Todos esperábamos un nuevo discazo pero lo cierto es que más de uno se va a llevar una pequeña decepción.
‘Eclipse’ es un buen disco, que a nadie le quepa ninguna duda al respecto. No nos vamos a echar las manos a la cabeza ni a lamentar haber descolgado parte de nuestra crisis sobre el plástico en cuestión, pero creo que a la mayoría nos va a rodear ese extraño sentimiento que se traduce en un incómodo silencio tras finalizar la escucha del mismo.

Mucho Schon, poco Cain; mucho Pineda, poca magia. Si tuviese que analizar el disco en una fracción de segundo creo que escogería una vez más lo escrito anteriormente.

Si bien ‘Revelation’ reunía con las características que hacen de Journey uno de los referentes del AOR a nivel nacional, “Eclipse” parece más un pequeño paréntesis guitarrero en la legendaria discografía. Olvidad ‘Raised On Radio’ o ‘Escape’, quien siga esperando un sonido parejo al de antaño se acercará el solo hacia el abismo del suicidio musical. La banda sigue arropada bajo una producción que a mi entender y paladar convierte su talento en un chorro musical con pasaporte contemporáneo.

Este sonido sigue vigente en “Eclipse”, pero el esquema de sus canciones tuerce hacia el incombustible Neal Schon y su mástil.
Temas como el single “City Of Hope” o el diamante “Anything Is Possible” (El mejor corte del álbum) son composiciones que gustan demasiado y necesitan reproducirse hasta completar todo el trabajo: Ejercicios vocales épicos por parte de un Arnel Pineda insultante que vuelve a demostrar que su voz encaja con los cánones de Journey, estribillos que recogen la magia nunca olvidada de la banda y sobre todo la sólida aportación instrumental del teclado de Jonathan Cain y la guitarra de Neal Schon que son el sello de identidad melódica del conjunto.

La calidad se repite en temas como ‘Edge Of The Moment’ o la rockera ‘Resonate’ siendo estas piezas de la primera y notable parte del disco. En cortes como ‘Human Feel’ se revelan las intenciones de Neal Schon donde su guitarra acaba desfigurando de forma virtuosa y elegante, la impronta dorada de Journey. Todos sabemos que Schon es el cerebro y también el corazón de la banda, pero a lo largo de ‘Eclipse’ vamos a constatar que su afán de protagonismo a veces consigue alejarnos del disfrute. Lentos como ‘She’s a Mistery’ sobran descaradamente en un deseado ensayo de sobresaliente pecando de mediocridad, aburrimiento y monólogo guitarrero del padre.

Parece que a veces estemos escuchando a Journey y al instante saltamos a alguno de los trabajos en solitario de Neal Schon. Es algo que desconcierta y que a mi, personalmente, me desanima. En la segunda y no tan subrayable mitad del álbum, temas como ‘Ritual’ van a devolver al fan algunos de los atisbos melódicos perdidos entre la dureza y el guitarreo con el que se presenta el objeto.
Todo el disco, de principio a fin, esconde una calidad innegable desde la producción hasta los detalles instrumentales y por supuesto la genialidad vocal de Arnel Pineda.

Fallan con pequeños tropiezos algunos cortes que disipan la magia de Journey y quizás la genialidad de Schon acabe gastándonos lentamente pero me tacharían de loco si comparo este lanzamiento con ‘Generations’. No lo voy a hacer puesto que no es cierto. ‘Eclipse’ es un buen disco que de seguro hace las delicias de los que a día de hoy arropan a la banda, pero insisto en que no es ‘Revelation’ y por lo tanto no es la nueva joya melódica que todos esperábamos. Una vez más os animo a disfrutar de un trabajo compuesto para ello, sinceramente creo que lo merece.

[Rating:7/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp