La Estadea Logo

Symfonia ‘In paradisum’

Hace ya bastante tiempo, el antaño gran Timo Tolkki se compró una gran parcela en un lugar llamado Mediocridad. Allí terminó su andadura con Stratovarius, e intentó levantar varios nuevos proyectos que, irremediablemente, terminaron derrumbándose, como ocurrió con Revolution Renaissance, que él mismo finiquitó por no haber despertado el interés de público o promotores tras tres discos que pasaron sin pena ni gloria.

Y mientras en Stratovarius los miembros restantes se han adaptado a su nuevo guitarrista, consiguiendo un disco bastante digno para lo que venían editando últimamente, Tolkki se ha rodeado de viejas glorias para alzar esta nueva oda a la impotencia. Este proyecto, Symfonia, olía a cementerio de elefantes desde que se supo que estaría compuesto por Uli Kusch (ex-Helloween), Jari Kainulainen (ex–Stratovarius), André Matos (ex–Angra) y Mikko Harkin (ex–Sonata Arctica y Solution .45).

Si había alguna esperanza de que este ‘In paradisum’ supusiera un nuevo impulso compositivo en la carrera de Tolkki, no hacen falta ni 30 segundos de la inicial ‘Fields of Avalon’ para comprobar que estamos ante el enésimo intento de copiar lo que siempre hizo con Stratovarius. El problema es que esos temas cañoneros están más vistos que las torrijas en Semana Santa. Si añadimos que André Matos está en un pésima forma, la cosa ya no tiene salvación. El pequeño vocalista brasileño intenta compensar su falta de potencia subiendo tonos de manera incompresible y poco afortunada.

De los diez temas que componen el disco, solo me llamaron la atención ‘Santiago’, con unos riffs más rockeros y una parte lenta que cambia un poco el ritmo y la parcialmente folk ‘Pilgrim road’, por ser los únicos temas en que se aprecia algo un poco diferente, y el tema lento final ‘Don’t let me go’. El resto es más de lo mismo: un puñado de canciones anodinas que podían haber sido escupidas por una máquina expendedora.

Así pues, salvo los fans del sonido Tolkki, que este año se llevan doble ración de lo suyo, nadie encontrará en este disco un compañero para pasar el rato. Se puede decir que está bien ejecutado, porque menos Matos, todos cumplen en lo técnico. Pero los temas no tienen el más mínimo carácter. El tiempo del virtuoso finlandés se agota.

[Rating:4.5/10]

Etiquetas relacionadas