Super 8, J.J. Abrams (2011)

Tradicionalmente, el verano es terreno fértil para un par de cintas comerciales hagan su agosto, y nunca mejor dicho. Este año ha sido el turno del director y guionista J.J. Abrams, que bajo la mano ejecutiva de Steven Spielberg ha conseguido con esta película un éxito de público y parece que también de la crítica.

Como seguramente ya sabréis, la historia trata de un grupo de jóvenes de un pueblo cualquiera de los EEUU que graban, mientras filman su propia película en 8 mm, un accidente ferroviario que cambiará sus vidas y las de toda su gente. En él quedará liberado un alienígena que viajaba prisionero de los militares.

Lo primero que me vino a la cabeza al salir de la sala es que había visto una versión actualizada y mejorada técnicamente de un combo entre ‘Los Goonies‘, ‘ET‘ y algo del cine de Abrams como ‘Monstruoso‘. A poco que te esfuerces, se ven guiños por todas partes. Pero sabiendo quiénes están detrás del asunto, hasta se puede asumir que esto pueda pasar.

La primera parte de la película me resultó bastante agradable, en especial la ambientación setentera y la introducción de los personajes y las tramas secundarias. Pero sobretodo por la historia de la película amateur que quieren grabar, que es el hilo conductor del guión. Esta parte tiene lo mejor del cine de aventuras juveniles, pues mezcla en una medida bastante adecuada la amistad, el amor, los conflictos paterno-filiales, la pérdida de un ser querido, etc.

Sin embargo y como dice el refrán, la cabra tira al monte. Y el bueno de J.J. no podía dejar de meter su pequeño engendro rodeado del más amplio despliegue audio visual posible. Así que el final, a parte de previsible, se convierte en un seguido de escenas de acción y efectos especiales que en mi opinión desmerecen a los primeros minutos del metraje. Habrá a quien le guste, pero el cine de monstruos actual no es mucho lo mío.

Más allá de la historia, la cinta tiene bastante puntos positivos. El primero, el elenco de jóvenes actores que se desenvuelven con gran soltura a la vez que seguridad. El resto cumple con solvencia. Otra de las cosas destacables es la intensa banda sonora creada por Michael Giacchino, complementada con una acertada elección de temas de la época. Y por supuesto, el aspecto técnico, que como no podría ser menos con un presupuesto estimado de 50 millones de dólares, tiene todo lo necesario para dejar al espectador clavado en la silla.

En resumen, no se puede decir que sea una película original, y menos si conoces mínimamente la filmografía de las dos cabezas visibles del proyecto. Pero sí se puede decir que entretiene y cumple satisfactoriamente bastantes de los requisitos que debe cumplir una película de aventuras y ficción.

[Rating:7.5/10]


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp