Dream theater crítica y portada de A dramatic turn of events
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Tras más de dos años sin sacar material nuevo (no tengo en cuenta su ‘Raw Dog‘), y tras sufrir un duro revés hace un año con la marcha de Mike Portnoy, muchos esperábamos como agua de mayo este ‘A Dramatic Turn Of Events’. El circo que se montó para designar a su nuevo batería, Mike Mangini, no sirivó sino para amplificar las críticas hacia ellos. Lo cierto es que nadie sabía a ciencia cierta qué nos depararía el nuevo trabajo de los neoyorkinos. Y los fans estaban ansiosos de sangre, deseando masticar el fracaso de la nueva formación, o despedazar la marcha del antiguo líder.

Lo más curioso, sin embargo, es que tras escuchar el disco, lo que se obtiene es una sensación de paz y sosiego. De algún modo creo que eso es lo que ha tenido que sentir la banda al ‘parir’ este disco; muy intenso, variado y con altas dosis de calidad.

Ahora, tras un mes desde que se puso a la venta, intentamos analizar el disco tema a tema, desgranándolo y subrayando lo más llamativo. Y es que cuando en Junio adelantaron su single y primer corte del disco, muchos fueron lo que le dedicaron horas y horas, analizando cada segundo y resaltando, para bien o para mal, cada detalle. Es lo que ocurre cuando ofreces un pedazo de carne fresca a los fans, sin mostrar el resto. Pienso que ‘On The Backs Of Angels’ es un gran comienzo para esta nueva aventura, y creo que la eligieron como single por su sonido clásico y directo. En cierto modo trae un aire a ‘Pull Me Under’ con unas gotitas de la atmósfera del ‘Awake’, y desde luego en directo han demostrado que es un tema muy coreable.

Posiblemente habría sido un mejor single ‘Build Me UP, Break Me Down’, ya que es muy pegadizo y fresco, con un estribillo que se te queda a la primera escucha. Es el que más se aleja de la tónica general del disco, y supongo que el hecho de tener un sonido más moderno (creo que no hubiese desentonado nada en ‘Elements Of Persuasion‘, uno de los trabajos en solitario de James Labrie) hizo que la banda no lo tuviese en cuenta como single, al menos de momento.

Lo más curioso, es que tras escuchar el disco, lo que se obtiene es una sensación de paz y sosiego.

Con la llegada de ‘Lost Not Forgotten’ nos adentramos en el primero de los cuatro cortes del álbum que superan los 10 minutos de duración. Con una intro muy épica (la puedo imaginar abriendo el disco sin problemas) que de algún modo nos lleva hacia ‘Under A Glass Moon’, avanza hacia un sonido más propio de Liquid Tension Experiment, para nuevamente cambiar hacia un potente riff que marca el rumbo. El estribillo, sin ser genial, resulta muy agradable y pegadizo, facilitando que resulte asequible a la primera pese a los contínuos cambios de ritmo. Sin duda gana mucho con las escuchas. Su final nos acerca plácidamente hacia uno de los momentos más tiernos del disco, convirtiendo a ‘This Is The Life’ en una de las más bellas baladas que la banda nos ha ofrecido nunca. El mensaje central gira en torno al ‘Carpe Diem‘, recordando cálidamente que este es nuestro momento y debemos aprovecharlo, ya que nunca sabremos lo que nos traerá el futuro. Mágico resulta el gran solo que se marca Petrucci, subiendo su listón personal y demostrando por qué resulta tan importante una buena melodía.

Dejamos atrás ese lado más tierno, y nos acercamos a un sonido más crudo y oscuro; los cánticos del Chamán nos traen ‘Bridges In the Sky’, un corte que irradia calidad y contundencia. Posiblemente su sonido os haga recordar temas como ‘The Dark Eternal Night’, A Nightmare To Remember’ o incluso el sonido general mostrado en ‘Train Of Thought‘ pero muchísimo más progresivo y elaborado. El estribillo me parece de lo mejor del disco. En cierto modo me recuerda a algunos estribillos del ‘Awake’ pero con LaBrie en su faceta más melódica, en claro contraste con la fuerza que irradia el resto de la canción. Al final, el mismo Chamán que dió la bienvenida nos despide, y nos vamos acercando a otro de esos corte que son difíciles de digerir a la primera.

‘Outcry’ sorprende con una intro electrónica que de nuevo nos puede recordar a LaBrie en solitario. Es un corte muy melódico y facilón que cambia drásticamente en su sección instrumental, la cual nos sumerge de lleno en un sonido muy propio de ‘Beyond This Life’ o incluso ‘The Dance Of Eternity’. Esos momentos de locura nos acercan a un in crescendo que culmina en un duelo Petrucci-Rudess de los que nos tienen acostumbrados en los últimos tiempos, pero que se ve interrumpido repentinamente por un sonido mucho más relajado y místico, con Rudess conduciéndonos hacia el melódico final. Como he dicho anteriormente, es difícil de digerir (sobre todo por su parte instrumental) pero que gana muchísimo con las escuchas. Pienso que a la larga se convierte en una de las favoritas del disco.

Resaltar la gran labor de cada uno de los miembros de la banda y en especial la de Mike Mangini.

‘Far From Heaven’ podríamos definirla como una mezcla entre ‘Vacant’ y ‘Wait For Sleep’. Es un corte lento, calmado y bonito donde el piano de Rudess y la voz de LaBrie se conjugan perfectamente, construyendo una buena entrada para la maravilla que viene después. Y es que pienso que ‘Breaking All Illusions’ es lo mejor que han sacado en años. Son 12 minutos de pura magia, donde las melodías nos van atrapando, sucediéndose sin respiro y envolviéndonos hasta que sin saber cómo estamos absortos en una bella parte instrumental donde la guitarra de Petrucci se muestra protagonista. Como un crepúsculo boreal, la melodía se escapa lenta e inexorablemente hacia un final con el que no nos queremos encontrar. Es un tema que puede recordarnos fácilmente a ‘Learning To Live’ o incluso, en menor medida, ‘Metrópolis’, y gran culpa de esto la tiene Myung, con sus letras tan místicas y llenas de doble sentido. Sinceramente, un temazo.

Después de la gloriosa tempestad viene la calma. ‘Beneath The Surface’ me parece un final muy apropiado. ¿Conocéis esa sensación cuando después de un largo día de trabajo llegas a casa, te cambias de ropa y te tumbas en el sofá a disfrutar de tu bebida favorita mientras no haces nada más? Eso es lo que me transmite esta canción. Un tema acústico muy del estilo de ‘Anna Lee’, que a mi modo de ver cierra este más que correcto ‘A Dramatic Turn Of Events’.

Por último me gustaría resaltar la gran labor de cada uno de los miembros de la banda y en especial la de Mike Mangini, haciendo que no se eche en falta a Mike Portnoy. Es más, si ambos fuesen cojines ni el bueno de Sheldon Cooper notaría diferencia entre uno y otro. Los seguidores de Big Bang Theory lo entenderán.

[Rating:9/10]

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp