La Estadea Logo

Krisiun ‘The Great Execution’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Alex, Max y Moises; conocidos como los hermanos Kolesne son el núcleo inamovible desde hace 21 años del grupo brasileño de death metal Krisiun. Ocho discos contando con el que aquí reseñamos, conforman una discografía en la que nos han brindado trabajos de gran calidad, y que los han situado en la punta de lanza de este género con unos cánones cada vez más exigentes. Ahora, después de un último disco que no terminó de gustar a todo el mundo, el trío vuelve tres años después para golpear los pilares del death metal moderno.

En ‘The Great Execution‘ la banda ha optado por el uso exclusivo de material analógico para evitar el sonido ‘frío y digital’ de la era moderna; no entendía bien estas declaraciones hasta escucharlo. Es un auténtico mazazo de death metal – veloz, cortante y malvado, con la esencia de la vieja escuela, y aderezado con los más de 20 años de giras y experiencia que ahora portan a sus espaldas. Lo primero que sorprende es la duración, un poco más de una hora, con posiblemente los temas más largos de su discografía, y conociendo la velocidad a la que tocan a uno le empieza a recorrer la espalda un sudor frío pensando ‘lo poco gusta y lo mucho cansa’… craso error, estamos ante su disco más variado y elaborado.

La producción del disco, a cargo de Andy Classen, es excelente y es en gran medida la responsable del increíble sonido y atmósfera que nos brinda la banda.

Ya la primera canción nos recibe con una guitarra semi acústica muy limpia, que rápidamente da paso a un ataque sonoro con la ferocidad que nos tienen acostumbrados – ha empezado la matanza. No hay tema donde no se entremezclen distintos matices dentro de una pauta común: melodía, fuerza y riffs afilados que desembocan en solos que fácilmente podrían haber salido de los mejores discos thrash de los 80. Momentos de melodía que desencadenan de nuevo en una violencia sonora de una forma casi poética.

¿Queréis un sonido más clásico?, ‘Descending Abomination’ es un claro ejemplo de las reminiscencias del pasado. ¿Queréis velocidad desmedida?, ‘Blood of Lions’ o ‘The Extremist’. ¿Qué tal unos pasajes más pausados y experimentales?, probad con ‘Shadows of Betrayal’, la canción más larga del disco con casi nueve minutos. Hay para todos los gustos. Incluso podríais seleccionar un tema al azar, y estoy seguro que encontrareis esa velocidad, toque clásico y sobre todo riesgo al introducir inesperadamente matices diferentes pero que se acoplan perfectamente al sonido y sentimiento de la canción. Incluso se atreven a introducir elementos más grind como en ‘Extinçao en Massa’, con la colaboración de Joao Gordo, vocalista de sus compatriotas Ratos de Porao, cantando íntegramente en portugués dejando un tema más que curioso.

La producción del disco, a cargo de Andy Classen, es excelente y es en gran medida la responsable del increíble sonido y atmósfera que nos brinda la banda. El sonido de las guitarras es mucho más rasposo y grave del que suele ser habitual, más crudo; mientras que los pasajes más tranquilos y limpios suenan con inusitada claridad – como si hubiese sido extraído de una actuación en directo. La base rítmica es similar a un batallón de tanques dirigiendo sus orugas a toda velocidad hacia el objetivo a destruir – sólida, apabullante, compacta y sin fisura alguna. Muchas bandas de death metal tendrían que tomar ejemplo de este magnífico trabajo de ingeniería sonora, y aventurarse un poco más a salir del ‘sota, caballo y rey’ que muchas veces nos encontramos en este género, tal y como han hecho los brasileños para, desde mi punto de vista, obtener un sonido que a partir de ahora les va a caracterizar.

En ‘The Great Execution’ la banda ha optado por el uso exclusivo de material analógico para evitar el sonido ‘frío y digital’

Para concluir, y ya que hay que meter algún punto negativo, la portada, obra del japonés Toshihiro Egawaque podría haberse esforzado un poco más, pues palidece ante el brutal contenido que encierra ‘The Great Execution’, y no llega a los niveles de alguna de sus ilustraciones para grupos como Heaven Shall Burn o Dying Fetus. Si este último detalle no te importa lo más mínimo y eres amante del buen death metal, compra este disco. Si eres amante del metal en general, compra este disco. Si eres un seguidor aferrimo de los 40 principales, compra este disco urgentemente, salvará tu alma y entrarás por la puerta grande en el mundo del metal (leer con voz Gigatron) con este caso.

[Rating:9/10]

Etiquetas relacionadas