Machine Head, Unto the locust, crítica y portada

Machine Head ‘Unto the Locust’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Sin duda uno de los discos más esperados del saturado mes de septiembre era este ‘Unto the locust’ de los groove/thrashers Machine Head. Y no solo porque el año está siendo bastante flojo y los fans buscan una tabla de salvación en los grupos potentes, sino también para ver si, después de cuatro años de silencio, la formación era capaz de acercarse a las cotas marcadas con el exitoso ‘The Blackening’.

Y a la vista de las múltiples entrevistas concedidas previamente por Robb Flynn, intentando dejar claro que este disco no iba a ser un ‘The blackening II’, la primera toma de contacto estuvo llena de un temor contenido mezclado con curiosidad. Esas sensaciones se convirtieron en sorpresa al escuchar el inicio de ‘I am hell (sonata in C#)’, con ese coro repitiendo una letanía, seguido de un riff pesado y la voz de Robb distorsionada. Mola sí, pero da la impresión de que viene algo mejor. Y aunque tarda más de dos minutos, el trepidante desarrollo vale la pena. Guitarras veloces y afiladas, atronadora batería e incluso un solo notable para lo que nos tienen acostumbrados.

Quizá por el derrame de adrelina que anda por el cuerpo, ‘Be still and now’ se me queda corta. Tiene un poderoso estribillo, con unos buenos coros, pero le falta en mi opinión una velocidad, que solo aparece en la parte instrumental. Tras muchas escuchas, he conseguido que la anticipada ‘Locust’ me llene un poco con el estribillo épico, pero aun así reconozco que en muchas partes me pasa lo mismo que en la anterior.

Este ‘Unto the locust’ no es un mal album, pero carece de la brutalidad de su predecesor.

‘This is the end’ proporciona una nueva sacudida a la espina dorsal. Se agradece la velocidad y la combinación de punteos y riffs. Sin embargo, me sorprende lo melódico de las voces en el estribillo. Quizá sea lo más cercano al metalcore a que puede uno esperar que llegue Machine Head. Igualmente sorprendente es ‘Darkness within’, un tema que va de menos a más, iniciándose solo con guitarra acústica y la voz de Robb Flynn en un registro extrañamente íntimo y al que, con un final atronador, podían haberla unido a clásicos crecientes como ‘A nation on fire’ o ‘Violate’.

La última descarga de acordes a seis cuerdas viene en ‘Pearls before the swine’. Un tema clásico del grupo, sin gran brillo, pero con la contundencia que acostumbran. Eso unido a las partes en que la base rítimica acelera un poco y la trepidante parte final dejan una canción bastante pasable. Aun nos queda una sorpresa por descubrir: la entrada a ‘Who we are’, cantada por un coro infantil, como si de ‘The wall’ se tratara. En sí misma la cancion no tiene nada especialmente destacable, salvo de nuevo la parte de los solos, y parece más destinada a sublevar a las masas en los conciertos.

En el aspecto técnico, el trabajo goza de una factura sobresaliente, a la altura de lo que se puede esperar de una banda de este calibre. Suena tan potente como claro, algo no siempre fácil de conseguir. Como curiosidad, añadir que la edición especial contiene la enésima versión de ‘The sentinel’ de Judas Priest, aparte de un tema extra y una versión acústica de ‘Darkness within’.

En resumen, quienes esperasen reverdecer los laureles que brotaron con ‘The Blackening’ se van a quedar con la miel en los labios. Este ‘Unto the locust’ no es un mal album, pero carece de la brutalidad de su predecesor. Aun así, tiene varios temas que os harán headbangear a gusto y un muy buen sonido en general.

[Rating:7.5/10]

También te puede interesar...

Comentarios