Asesinos en serie a la europea. Reseñas de dos libros y entrevista exclusiva con el escritor/guionista Peer Meter

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Acostumbrados a las historias mil veces exprimidas de serial killers yanquis, casi resulta extraño recordar que en Europa ha habido precursores de lo que el cine norteamericano parece reclamar como género propio. Viajando a la Alemania del siglo pasado en los libros de los que os hablamos a continuación, resulta además imposible obviar ese famoso caso que Rammstein convirtieron en canción. Los precedentes a la oscura historia europea, a continuación.

Por coincidencias, azar o destino, llegan casi al mismo tiempo a tiendas y nuestras manos dos obras de un mismo autor sobre un tema similar aunque muy diferente apariencia. Peer Meter, escritor habitual, decidió no hace demasiado retomar el viejo vicio de reconocer su amor por los cómics, lo que le ha llevado a rebuscar y encontrar dos curiosas historias reales de la Alemania del siglo pasado, una Alemania que, desde luego, no es la habitual. En este caso, la novela gráfica ‘Haarman‘ nos presenta a Fritz Haarman, más conocido como ‘el carnicero de Hannover‘, personaje creado bajo la derrotada Alemania tras la Primera Guerra Mundial, donde se convirtió en el mayor asesino en serie de la historia de Alemania, capaz no sólo de asesinar a más de veinte personas, sino de aprovechar su carne para venderla luego a los vecinos que le consideraban ejemplar. Bajo el lápiz firme e hiperrealista de Isabel Kreitz, pasar las páginas de esta novela gráfica es hacerlo casi por las imágenes de un documental.

Veneno, crítica y portadaPero antes de ‘Haarman’, Peer Meter ya se había adentrado en el oscuro mundo de los asesinos en serie en Alemania. Entre 1813 y 1827, Gesche Margarethe Gottfried envenenó a sangre fría a quince personas de su entorno verdaderamente cercano: sus dos maridos, sus padres y sus hijos pequeños… Tan escalofriante relato es rememorado en esta pulcra novela gráfica a través de los ojos de una escritora que recuerda su visita a la ciudad de la asesina justo cuando ésta fue capturada, procesada y ejecutada en la plaza pública. Atrapada en una compleja trama de intereses por acaparar la atención, el trazo nublado a carboncillo de Barbara Yelin nos hace creernos en una pesadilla oscura y tan densa como el absoluto drama de semejante asesina. Una historia que de verdad te hace pensar y apreciar el valor de la banalidad de nuestras vidas cotidianas y normales.

Haarmann. El Carnicero De Hannover, Un Asesino En Serie‘, del guionista Peer Meter y dibujos de Isabel Kreitz ha sido publicado por Ediciones La Cúpula

Veneno‘, del guionista Peer Meter con dibujos de Barbara Yelin ha sido publicado por Ediciones Sins Entido.


ENTREVISTA EXCLUSIVA CON PEER METER

Entrevista exclusiva con Peer MeterLa Estadea: Como sabrá, en nuestro país hemos tenido la oportunidad de disfrutar de sus dos libros más recientes prácticamente a la vez: ‘Haarman’ y ‘Gift’ (aquí ‘Veneno’). En ambos casos los protagonistas e historias son hechos reales acerca de asesinos en serie. ¿Por qué dos libros sobre el mismo tema? ¿Quería que todo el mundo supiera que los europeos también fuimos por desgracia pioneros en la realidad de los asesinos en serie, género sobre el que los norteamericanos han escrito y filmado tanto material?

Peer Meter: ‘Haarmann’ y ‘Gift’ son partes de una trilogía perteneciente a asesinos en serie alemanes. En este momento, el increíble/maravilloso artista gráfico David von Bassewitz está trabajando en la tercera parte de esta trilogía. Será publicada en Alemania en marzo de 2013 y lleva el título de ‘Vasmers Bruder‘ (‘El hermano de Vasmer’ en castellano). Esta tercera parte se enfrenta al asesino en serie Karl Denke, que vivió en la ciudad polaca de provincias de Münsterberg, que perteneció a Alemania antes de 1945. Asesinó a 30 personas de un modo especialmente cruel y vendió su carne en el mercado. Sin embargo no es mi interés recrearme en las atrocidades de estos asesinos de manera vouyerista es estas novelas gráficas, sino ilustrar a la sociedad que permitió que tan oscuras acciones ocurriesen. Mi acercamiento a esta clase de material siempre es en el sentido literario. No tiene nada que ver con el simple espectáculo que nos muestran las típicas películas norteamericanas.

Nunca trataría de anular o confinar al artista en un estilo que no sea el suyo. Igualmente no interfiero con el arte de la página. Tengo muchísimo respeto por el trabajo en el storyboard.

Me resulta especialmente curioso en todo caso la elección de estos hechos históricos de Alemania. Con seguridad es mucho lo que conocemos de este país pero nunca antes había oído hablar de semejantes dramas de un país con tanta Historia a sus espaldas.

Creo que nuestras novelas gráficas han encontrado una amplia aceptación fuera de nuestras fronteras porque procesamos temas de los que precisamente la gente de fuera no estaban al tanto. He tratado de darle especial importancia al trasfondo y referencias históricas en estas historias. En ‘Haarman’ es alarmantemente comprobar cómo la subida de Adolf Hitler al poder fue posible. Igualmente el personaje de la mujer que fue literalmente suprimida tan salvajemente en la sociedad que retratamos en el período de tiempo en que transcurre ‘Veneno’.

¿Cómo selecciona normalmente al artista que convertirá en imágenes sus guiones? En el caso de ‘Haarman’, el sentimiento de realidad a través de los dibujos de Isabel es tan profundo que hay páginas que parecen las fotografías de un periódico de la época.

Estoy encantado de trabajar con artistas gráficos tan maravillosos. En este momento tenemos una sorprendente multitud de artistas en Alemania de calibre internacional. Mi agente en Hamburgo, Paul Derouet establece normalmente los contactos. Sin embargo, buscamos el estilo gráfico que pueda encajar a determinado escenario. En el caso de Barbara e Isabel ha funcionado de modo fantástico. Esto es algo que hace especial a la ‘Trilogía de asesinos en serie‘, ya que cada una de las historias ha sido convertida en un estilo totalmente diferente por cada artista.

¿Cómo de cerca trabajaste con Isabel Kreitz en el proceso completo de ‘Haarman’? Es decir, ¿eres el tipo de escritor que sabe perfectamente lo que quiere ver reflejado o confiaste en el criterio y estilo de Isabel?

Para empezar, escribo mis guiones sin saber si encontraremos artista adecuado. Isabel y Barbara recibieron algo que yo había terminado por completo de escribir. En el caso de ‘Haarman’, nos dimos cuenta durante la creación de los storyboards de que sólo alcanzábamos 130 páginas de historia, de modo que escribí dos escenas adicionales al escrito original. Los artistas tienen mano libre mientras se mantengan fieles a la historia. No me haría gracia que ningún artista pretendiese cambiar mi historia. pero por otro lado, sería estúpido por mi parte ignorar propuestas de su parte que pudiesen enriquecer nuestro relato.

¿Qué le ofrece el formato del cómic/novela gráfica que no encontraría simplemente escribiendo un libro o una novela?

Aunque tuve mi primer encuentro con los cómics en 1965 cuando tenía nueve años y, pese a haber apostado activamente el desarrollo de cómics tras ese encuentro (en 1973 fundé una compañía de veta por correo para cómics de anticuario y en 1976 edité la revista de cómics ‘Com-mix‘ con varios amigos), debo admitir que el encuentro artístico crucial que me impactó como escritor no vino de los cómics. Me llegó desde el género del teatro con una historia que debía ser reescrita por los estudiantes de Dramaturgia. Y eso fue lo que hice: escribir la obra de un modo diferente. Es evidente que los artistas gráficos se acercan a lo que escribo y se adaptan perfectamente a mis textos. En este sentido nunca trataría de anular o confinar al artista en un estilo que no sea el suyo. Igualmente no interfiero con el arte de la página. Tengo muchísimo respeto por el trabajo en el storyboard al que mucha gente no da el valor que realmente tiene.

Creo que nuestras novelas gráficas han encontrado una amplia aceptación fuera de nuestras fronteras porque procesamos temas de los que precisamente la gente de fuera no estaban al tanto.

¿Qué tipo de novela gráfica y autores le gustan particularmente?

La gente que se perdió de por sí en el asombroso mundo de los cómics desde su niñez, seguirán cautivados toda su vida y seguirán amando las historias que descubrieron de pequeños. Por esta razón, los cómics de mi período de infancia seguirán siendo siempre significativos para mí. Por otro lado, nombrar a un solo artista o libro es verdaderamente difícil, ya que hay muchísimos cómics muy brillantes. Si tuviese que nombrar a un sólo artista, éste sería Carl Barks. Personalmente durante su proceso creativo desde 1947 a 1953 su trabajo debe ser considerado y calificado de literatura universal.

¿Está ya trabajando en algo nuevo y, de ser así, acerca de qué tema le gustaría hablar en su nueva obra?

De momento se trata, como comentaba antes, de la tercera parte de la trilogía de los asesinos en serie, titulada ‘Vasmer’s Brother‘ e ilustrada por David von Bassewitz. Debería ser publicada en marzo de 2013. Más allá, hacia el otoño, debería ver la luz la novela gráfica ‘Böse Geister‘ (‘Espíritus maléficos’). La maravillosa artista gráfica Gerda Raidt de Leipzig está en pleno proceso de crear el escenario para la misma. Se trata de un cuento para niños que tiene lugar en la década de los años 50, cuando los cómics tenían un papel muy importante. Adicionalmente, otros dos guiones están preparados y están siendo discutidos en las sesiones de storyboard; son los dos primeros volúmenes de una trilogía acerca del ‘Dritte Reich‘ (‘El Tercer Reich’). Ya trabajo en el tercer tomo de esta serie.

PUBLICIDAD

También te puede interesar...

Comentarios