Adrenaline Mob, crítica y portada de 'Omerta' - cover
Portada de de 'Omerta' de Adrenaline Mob (Click para ampliar)

Adrenaline Mob ‘Omertá’

Adrenaline Mob, crítica y portada de 'Omerta' - cover
Portada de de 'Omerta' de Adrenaline Mob (Click para ampliar)

Más sobre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Adrenaline Mob es uno de esos supergrupos que surgen de vez en cuando para unir las fuerzas y el talento de varias estrellas y orientarlas en una misma dirección. El núcleo de esta formación lo componen Mike Orlando (virtuoso guitarrista americano), Russell Allen (Symphony X, Allen/Lande) y Mike Portnoy (Flying colours, ex-Dream Theater), a quienes recientemente se ha unido el bajista John Moyer (Disturbed).

El grupo nace a principios de 2011 cuando Orlando, finalista en un popular concurso de guitarristas americanos en 2008 y padre del proyecto Sonic Stomp, se pone en contacto con Allen para hacerle llegar unos temas que había compuesto. Éste ve potencial y contacta con Portnoy, que andaba algo perdido tras su salida de Dream Theater, decidiendo casi de inmediato subirse a bordo. Posteriormente se sumaron Rich Ward y Paul DiLeo (Fozzy), aunque terminaron por dejarlo al no poder compatibilizar ambos grupos.

La formación se presentó con un concierto en el que destacó su versión del clásico de Black Sabbath ‘The mob rules’, que fue grabado en video para promocionar el grupo. Posteriormente, sacaron un EP de cinco temas, todos ellos integrados en este disco debut, que tuvo una notable acogida. Ahora por fin, el próximo martes se pone a la venta su disco debut, ‘Omertá’. Un término que hace referencia al ‘código de silencio’ que sigue la mafia especialemente en las zonas del sur de Italia.

Si mezclas el extraordinario talento de un guitarrista moderno y virtuoso como Mike Orlando, con dos malas bestias como Allen y Portnoy, el resultado no puede ser malo.

El disco nos recibe con un tema ya conocido, ‘Undaunted’, un auténtico cacharrazo en el que cada instrumento compite con los otros en agresividad. Tremenda la voz de Allen y no menos espectaculares los riffs de Orlando. También nos resulta familiar ‘Psychosane’, uno de los temas incluidos en el EP, con un carácter más rockero, contundencia al estilo Sevendust y un Allen que exprime al máximo sus cuerdas vocales.

A continuación nos cogen desprevenidos con un giro melódico en ‘Indifferent’, un tema con muy poca distorsión, una batería muy progresiva y un Allen mucho más calmado. Y aun hay lugar a una mayor sorpresa con la medio balada ‘All on the line’, un tema lento, muy acertado a la guitarra acústica con unos modestos arreglos de fondo y un tremendo estribillo.

Volvemos a territorio conocido con ‘Hit the wall’, un tema de regusto ochentero, pasado por el filtro de la modernidad de Orlando y con un acelerado estribillo muy coreable y perfecto para menear la melena. ‘Feelin’ me’ se presenta como un tema macarra y vacilón, rockero y fresco. Y de nuevo nos vuelven a sorprender intercalando un medio tiempo algo más melódico, con unos arreglos orquestales modestos pero muy apañados. Y no solo eso, este ‘Come Undone’, reinterpretación del clásico de Duran Duran, cuenta con la colaboración especial de Lzzy Hale, que hace bien poco nos dejaba con el corazón acelerado en su último video.

Con ‘Believe me’, otro de los temas incluidos en el EP, volvemos a un sonido más groovero y con un estribillo muy reconocible en el que Allen se sigue saliendo de la tabla. Los miembros se nos mueven solos con la animada ‘Down to the floor’, que de lo único que no da ganas es de tirarse al suelo. Con ‘Angel sky’ sí podemos decir con todas las de la ley que estamos ante la balada del disco, sorprendiendo una vez más por el cambio que supone. El plástico se cierra con ‘Freight train’, otro tema que mezcla riffs grooveros con un estribillo muy vacilón.

En definitiva, si mezclas el extraordinario talento de un guitarrista moderno y virtuoso como Mike Orlando, con dos malas bestias como Allen y Portnoy, el resultado no puede ser malo. Y en este caso, no solo no es malo, es que es de escucha obligatoria. Un sonido moderno, pero adobado con un excelente trabajo indidual de cada uno de sus miembros al que, por ponerle una pega, no le ha quedado muy allá la portada. Pero después de todo, a quién le importa…

[Rating:9/10]


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp