Mothlite ‘Dark Age’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Continuando el legado expuesto en ‘The Flax Of Reverie‘ (2008), este ‘Dark Age‘ se trata del último disco del superdotado Daniel O’Sullivan; una de esas personas que con tan solo mirar una porción de lo que hizo el mes pasado, ya le entran a uno ganas de pegarse un tiro por inoperante. Conocido por estar al frente de proyectos vanguardistas como: Ulver, Æthenor, Miracle o Guapo, repite junto a Knut Jonas Sellevold (Elektrofant, King Knut) con la pureza kitsch y bizarra de Mothlite. Siendo este ‘Dark Age’ también su debut [con Mothlite] dentro del catálogo de la elitista firma Kscope.

Según el propio O’Sullivan, lo que hace en el resto de proyectos – y aunque exista una gran implicación por su parte – se trata principalmente de colaborar, mientras que en este caso, la intervención asegura que la lleva a un plano más personal. Detalle que se puede notar en el calado ambiental de cualquier canción que busquemos.

Ya sonando, lo primero que me gustaría resaltar es que, aun sin entrar en el plano estrictamente musical, el trabajo se nos presenta preparado para disfrutar también con la vista. Todo a través de un diseño [obra de Ian Johnstone] realmente delicado, moderno y exclusivo a nivel de identidad.

“‘Dark Age’ es un disco exquisito en muchos sentidos, tanto por el valor de las composiciones, el talento de los músicos o las sensaciones que resulta capaz de transmitir”

Desde la atmosférica ‘Wounded Lions‘, ‘Dark Age’ te puede hipnotizar al instante con la sensible combinación de sintetizadores, piano y [leve] percusión del casi susurrado single ‘Seeing In The Dark‘. Con mucha facilidad podrías caer en trance con los coros espaciosos y el feeling ochentero en ‘Something In The Sky‘ – de lo mejor del disco -, aceptar el dominio lisérgico de ‘The Underneath‘, o incluso las dos cosas a la vez en ‘Dreamsinter Nightspore‘. Culminando hacia el final con la introvertida ‘Milk‘, la agilidad con que desfilan las texturas electrónicas en la canción que bautiza el disco, o la última parte – en ‘Red Rook‘ – donde se canaliza la más demoledora de las melancolías.

‘Dark Age’ es un disco exquisito en muchos sentidos, tanto por el valor de las composiciones, el talento de los músicos o las sensaciones que resulta capaz de transmitir. Una escucha para preservar, disfrutar y memorizar plácidamente.

[Rating:9.5/10]


Etiquetas relacionadas

Lo más visto...