Fear Factory, Devin Townsend y Dunderbeist en la Sala Rock City, Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El pasado viernes hacía parada en la sala Rock City de Almàssera (Valencia) una de las giras internacionales más esperadas de los últimos meses. Y es que la ciudad comienza a recuperar el pulso metalero, perdido tantos años, al tiempo que otras ciudades comienzan a dar señales de saturación. La respuesta del público valenciano fue clara: agotadas las entradas varios días antes del concierto, gente buscando desesperadamente la forma de entrar, y muchos que se quedaron con la impresión de que también se habría llenado un recinto con más capacidad.

Los primeros en comparecer ante la concurrencia fueron los noruegos Dunderbeist, sustitutos de última hora de los británicos Sylosis, que cancelaron la gira porque les ofrecieron otra mucho más jugosa en EEUU. Pese a que los chicos lo intentaron, no hubo una gran conexión con el público asistente. Su estilo no es de los más fáciles de asumir (como vimos aquí) y tampoco jugó a su favor el ser una formación prácticamente desconocida tan al sur de sus dominios. Además, la gente tenía ganas de los dos grandes nombres de la noche.

Realizadas las comprobaciones oportunas, apareció sobre las tablas el canadiense Devin Townsend, para alegría de la gran masa de gente que ya abarrotaba el local. Como viene siendo habitual, apareció uniformado con sus Converse, vaqueros y chaqueta, luciendo además una envidiable colección de guitarras que cambiaba prácticamente tema a tema. Su estilo puede gustar o no, ahí no entraré. Pero lo que sí es evidente es que el tío es un showman cojonudo. Lo hemos visto recientemente en la grabación del último clip para Lucky Animals (visto aquí) y lo pudimos comprobar de nuevo en directo.

“A petición del público [Devin Townsend] prometió volver en otra gira tocando temas de Strapping Young Lad e incluso, se arrancó antes del último tema con los primeros acordes de ‘ZTO'”

Crónica y fotos de Fear Factory, Devin Townsend en la Rock City (Valencia)
‘Devin Townsend capaz de soportar todo el peso y el protagonismo de la actuación, lo que además parece que le surge como algo natural’. Fotografía: Reaktiu

Él solo es capaz de soportar todo el peso y el protagonismo de la actuación, lo que además parece que le surge como algo natural. Pone más caras que el feo de los hermanos Calatrava, posa una y mil veces, dedica gestos obscenos y/o sensuales a los que le tiran fotos, bromea en sus discursos entre tema y tema y hace, en general, que la gente no solo disfrute de un buen concierto, sino que encima se divierta. Los dos barbudos que le acompañan cumplen sin estridencias el papel que tienen designado como fieles adláteres, lo mismo que el contundente batería, que con ese corte de pelo parecía un rejuvenecido Mike Terrana.

En el setlist, conocido prácticamente por todos antes del show, no faltaron temas del último trabajo hasta la fecha (podrían caer hasta dos discos más en breve) y de todas las épocas de su carrera en solitario. A petición del público prometió volver en otra gira tocando temas de Strapping Young Lad e incluso, se arrancó antes del último tema con los primeros acordes de ‘ZTO’, prometiendo también una gira en la que tocasen todos los temas del bueno de Ziltoid.

Tras un nuevo periodo de ajustes, salieron al escenario los veteranos Fear Factory. Una formación tremendamente influyente en los 90, que perdió peso por los cambios de formación y los enfrentamientos entre sus miembros más notables y que, tras la reunión de éstos en 2009 está decidida a recuperar el trono perdido. El último de estos cambios se producía este año con la salida de Gene Hoglan y Byron Stroud y la entrada de Matt Devries (Chimaira) y Mike Heller (Malignancy).

“La gente quería sentir de cerca el poderío de la banda californiana, y desde el primer momento en que comenzó a sonar la intro de ‘The industrialist’ ya no hubo forma de parar.”

Crónica y fotos de Fear Factory, Devin Townsend en la Rock City (Valencia)
‘A medida que la actuación avanzaba aumentaba notablemente la temperatura de la sala, lo que tenía su reflejo en los protagonistas, que sudaban literalmente la gota gorda’. Fotografía: Reaktiu

Pero todo eso no importó nada cuando el cuarteto pisó el escenario. La gente quería sentir de cerca el poderío de la banda californiana, y desde el primer momento en que comenzó a sonar la intro de ‘The industrialist‘ ya no hubo forma de parar. El despliegue del grupo fue más sobrio que el de su antecesor, tanto en cuanto a la interacción con el público como en aspectos que pasan más inadvertidos, como la escasa luz que iluminaba el escenario. Durante los primeros temas Dino Cazares tuvo algún pequeño problema con el sonido de la guitarra, pero fue algo momentáneo.

El grupo se mostró muy entregado, con un Burton C. Bell al que el notable flotador que luce no le impidió doblarse una y otra vez para reforzar su actuación. El que lo tiene más complicado en ese sentido es el bueno de Dino Cazares, cuyo volumen no le permite hacer headbanging bajando el torso más de 20 grados. Aun así, estuvo muy en su papel, haciendo algunos coros, moviéndose por el escenario, pidiendo a la concurrencia que montara varios circle pits en los momentos culminantes, y soltando incluso un ‘qué pasa cabrón?’ que a más de uno dejó descolocado.

A medida que la actuación avanzaba aumentaba notablemente la temperatura de la sala, lo que tenía su reflejo en los protagonistas, que sudaban literalmente la gota gorda. Por su parte la gente demostraba traer aprendida la lección y coreaba tema tras tema. La comunión entre banda y público tuvo momento álgidos como los vividos con ‘Powershifter‘, ‘Demanufacture‘ o la final ‘Replica‘ que desató la locura agotando las reservas de energía del personal.

En definitiva, una muestra más de que Valencia está preparada para que algunas de las grandes giras pasen de nuevo por sus salas. El pasado viernes 23 disfrutamos de un muy buen espectáculo de manos de un auténtico artista metalero y de una de las formaciones que más pupa hizo en los cuellos de la gente en los 90.

No quiero terminar esta crónica sin agradecer a Javi (www.reaktiu.com) su ayuda para poder ilustrarla con estas fotazas que podéis ver intercaladas por aquí. Esperamos poder seguir colaborando en el futuro.

Lo más visto...