Santi Gzlez (Sad Eyes) ‘Mi intención: plasmar emociones que podemos o no compartir’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Cuando escuchamos eso de «one man project», y especialmente cuando se trata dentro de un entorno metalero, irremediablemente la cabeza se nos va hacia los países nórdicos, donde parece que a los recién nacidos le incorporan ya un doble pedal en la cuna. Sin embargo, esta forma tan laboriosa de crear música, se abre paso cada vez con más firmeza en nuestra escena. Un claro ejemplo es el de Santi Gzlez’s Sad Eyes.

Sad Eyes es el proyecto personal de Santi Gzlez (Rex Devs). Una obra conceptual de metal extremo, donde las letras y la furia sonora se unifican para dar salida a una serie de inquietudes, tanto emocionales como instrumentales, y donde Santi coordina la integración de múltiples arreglos y colaboraciones especiales. El pasado mes de febrero tuvo lugar el lanzamiento de su segundo disco de estudio, titulado ‘9H0B1A’, y donde la visión de su creador va un paso más allá en todos los sentidos. Para contarnos con detalle todo lo que esconde este proyecto, nos atiende el siempre atento y cordial padre de la criatura.

Muy buenas Santi, y antes de nada, joder, ¡han pasado ya ocho años!, desde aquella primera entrevista que mantuvimos con Rex Devs; la primera además que se publicó en esta casa. Es un placer volver a charlar de nuevo contigo, aunque también hayamos ido siguiendo los pasos de vuestros proyecto. Pero bueno, agradecer por supuesto tu atención, así como el hecho de que nos respondas a estas preguntas. Y ahora, para los lectores que todavía no conozcan el proyecto, ¿cómo nos presentarías Sad Eyes?

Hola Mike!!! Gracias a ti, y a todo el equipo de La Estadea, por darme la oportunidad de salir en vuestras páginas, y por todo el apoyo que siempre me prestáis en todos los proyectos en los que aparezco. Bien, Sad Eyes es un «one man project» mío, que creé para dar rienda suelta a mis inquietudes musicales que, por supuesto, no tenían cabida en Rex Devs, la banda de la que soy guitarrista. Un parón en su trayectoria me dio tiempo para empezar una aventura que tenia en la cabeza desde hacia mucho, pero que la falta de tiempo me impedía. Sad Eyes es esa aventura en la que intento plasmar todas las frustraciones que un ser humano puede encontrarse en la vida diaria. Intento llevar al death metal todas las agonías del día a día. En definitiva, una válvula de escape de un músico un poco “culo inquieto”.

Ahora mismo te encuentras promocionando el segundo disco de este proyecto, titulado ‘9H0B1A’; una ambiciosa obra de metal extremo, donde precisamente desglosas «las luchas atormentadas de una mente autoinfligida por el miedo» ¿Crees que son las mentes atormentadas las más productivas a la hora de componer?

(Risillas), ¿que insinúas?, ¿que soy un tío atormentado? [ríe]. Es broma. Por supuesto que así es. Una persona que no tiene dudas, inquietudes, frustraciones, agonías, trastornos… una mente lúcida y equilibrada, difícilmente puede ser la protagonista de una historia como la que se cuenta en ‘9H0B1A’. De todas todas, las mentes atormentadas son más interesantes a nivel intelectual/emocional, que las satisfechas con su comportamiento. Porque estas mentes se adentran en sí mismas para buscar soluciones que nunca encontrarán. En el caso de ‘9H0B1A’, esta «mente atormentada por sus trastornos del miedo», está totalmente bloqueada en su comportamiento social, y no puede comportarse con normalidad ni en la sociedad, ni en ninguna vertiente de su vida. Durante el trabajo intento tratar estas situaciones realmente agónicas por las que pasa el protagonista de la historia. Protagonista que intento interpolar a cada uno de los oyentes, de manera que sean ellos los que, de una forma u otra, se vean afectados por estos trastornos. En cada uno de los temas, una fobia se adentra en la mente de este individuo enfermo, que es incapaz de escapar de ellas, y que ve en el resto de la humanidad, y en si mismo principalmente, un enemigo ineludible.

“Las mentes atormentadas son más interesantes a nivel intelectual/emocional, que las satisfechas con su comportamiento. Porque estas mentes se adentran en sí mismas para buscar soluciones que nunca encontrarán”

Ya sin entrar en la calidad técnica del trabajo, imagino que con todo el despliegue de colaboraciones, todas de una notable repercusión, imagino que uno se puede sentir un poco orgulloso de contar con semejante respaldo, ¿cómo te hace sentir eso una vez terminado el disco?, ¿tenías claro el casting de invitados antes de entrar en estudio?

¡¡Orgulloso es poco Mike!! Pero la satisfacción no es solo una vez escuchado el trabajo, sino que según íbamos avanzando en el proceso, veía como esto iba creciendo de forma incontrolada. En un principio tenía compuestos los temas, la música de todos, y el concepto global de trabajo y cada canción por separado. Es entonces cuando me puse en contacto con los diferentes invitados para que cada uno trabajara en su tema. Estos invitados no estaban claros antes de terminar cada una de las canciones, pero sí una vez que el tema estaba terminado, momento en el cual pensé en el músico, solista en este caso, que más encajaría con el tema, y que mejor ejecutaría su parte.

Es impresionante como cada uno de los temas, con los solos, y el resto de las colaboraciones, ha crecido de manera impresionante. Jamás habría pensado que las colaboraciones hicieran cambiar las canciones de esa manera. En el caso de los guitarristas les deje total libertad para que compusieran y ejecuratan su solo, sin ninguna indicación mía. Lo quería así, que escucharan el tema, y lo sintieran suyo, que hicieran el solo que ellos creían que le faltaba, y eso fue lo que hizo que el resultado final tenga unas dimensiones, una riqueza de matices y de frescura, humana sobre todo, que no tenia cuando terminé de componer.

Perdona que insista con el tema de las colaboraciones, pero es que me llama muchísimo la atención. Si las cuentas no me fallan, han sido un total de 14 músicos ¿Cómo fue sincronizar el trabajo a esos niveles? al margen de Kike (Rex Devs), ¿os conocías ya entre vosotros?

El trato que tenía con cada uno antes de empezar era diferente. A algunos ya los conocía en persona, otros solo como músicos en sus respectivas trayectorias, con otros ya había trabajado en alguna otra ocasiones… El caso es que cada músico es una historia. Date cuenta además, que no es lo mismo trabajar con un guitarrista que va a hacer un solo, en cuyo caso, como te decía, él se encarga de esa colaboración [en el tema elegido para él], y ya está; que en el caso por ejemplo de los vocalistas, o el bajista, que fueron encargados de meter sus líneas en todo el disco. Con los guitarras fue como te decía, cada uno su parte, y sin necesidad de que todos coincidan en un estudio a la hora de grabar, puesto que los temas y las partes están claramente diferenciadas. El bajista, por ejemplo, es uno de los que más tiempo hemos estado trabando juntos. David [Mendoza] grabó todas las líneas que le mandé compuestas. Por supuesto – él como bajista – retocó ciertas partes que requerían de una ejecución o técnica que yo no tengo. En ese caso, el grabar y ejecutar a la perfección nueve temas ya compuestos, requieren una forma de trabajar muy exhaustiva. David es un crack, toca el bajo de la hostia, y no ha tenido ningún problema en ejecutar cada uno de los temas y, como te decía, mejorarlos hasta limites insospechados.

“Es impresionante como cada uno de los temas, con los solos, y el resto de las colaboraciones, ha crecido de manera impresionante. Jamás habría pensado que las colaboraciones hicieran cambiar las canciones de esa manera”

Con las voces la cosa es aun más compleja. Gracias a Kike [Capilla], compañero en Rex Devs, y amigo desde niño, y gracias también a vivir en la misma ciudad, ha hecho que hayamos podido trabajar tanto en el concepto lírico como en la ejecución de las líneas de voz durante largo tiempo. Todo hasta estar totalmente a nuestro gusto. Trabajó en líneas que incluso sabía que no iba a grabar, que eran de otro cantante, pero que eran necesarias para enviarle como guía a Carlos. Como ves, muchos músicos, y muchas maneras diferentes de currar, un placentero agobio [sonríe satisfecho].

La verdad es que cuando conocimos la existencia del proyecto, la cabeza se nos fue automáticamente al norte, junto a los Swäno, Saukkonen y Veland [s], ¿Dirías que no obstante este proyecto tiene buena cabida comercial dentro de nuestras fronteras?

Que más quisiera yo… que tener algo que ver alguna vez en mi vida con cualquiera de ellos [risillas], aunque solo fuera tomarme una cerveza [sonríe]. Bueno… seguramente pase lo que dices, porque a mi también me pasa cuando escucho la tremenda calidad de ciertas bandas españolas. Hemos estado tan por detrás en la escena, en la calidad técnica, en la calidad de sonido, en definitiva, en todo, que ahora que no lo estamos, y hay bandas en España con un nivel internacional 200%, aun nos resulta extraño, y se nos va la cabeza a sitios donde sabes que de toda la vida han estado los mejores, y que además el apoyo mutuo era máximo.

En cuanto a la cabida comercial, eso es otra cosa. Aquí se valoran las cosas, eso no lo dudo, yo me siento valorado en mi trabajo, y en todas las críticas que recibo, así lo percibo. Todos y cada uno son conscientes del tremendo esfuerzo de editar un cd así, y lo valoran sobremanera, por encima de sus gustos musicales. En ese aspecto perfecto, pero a nivel comercial puramente dicho, de ventas, las cosas están jodidas. Pero no solo en nuestras fronteras, aunque es posible que aquí más, porque si ya lo estaban, imagínate ahora con la crisis. Afortunadamente no como de esto, es solo una válvula de escape, un hobby, bastante caro, eso sí [ríe]. Pero bueno, hago lo que me gusta, sin importarme mucho lo que gane o pierda, siempre que esté dentro de mis posibilidades. Aquí, desde luego, hay «metalheads», como en todos los países del mundo, quizás este sea un país en el que reine más el heavy, o el rock urbano, que sí venden más, pero comparándolo con unos años atrás, esto tiene una escena impensable.

En ese sentido, veo que tienes una fuerte presencia en abundantes plataformas digitales. ¿Cómo está siendo la respuesta hasta ahora? ¿Nos podrías dar una breve lista de los oyentes [por país] que se han mostrado más interesados? ¿Qué valoración le das a estos soportes como tienda?

De momento es demasiado pronto para que pueda valorarlo, puesto que lleva online una semana más o menos. Así que la repercusión de momento no es relevante. Desde luego, y aunque las cosas están como están en este país, no quita que España sea el sitio de más interés para – y hacia – Sad Eyes. También influye que sea de aquí; la gente que me conoce son mayoritariamente españoles, y es la escena en la que me muevo y en la que, principalmente, a nivel personal, hago la promo, con lo cual, no es de extrañar. Aun así, la discográfica es americana; eso hace que allí, también sea donde la gente muestre más interés, pero como te digo, simplemente por cercanía, en este caso con la discográfica.

“Aquí, desde luego, hay «metalheads», como en todos los países del mundo, quizás este sea un país en el que reine más el heavy, o el rock urbano, que sí venden más, pero comparándolo con unos años atrás, esto tiene una escena impensable”

Lo de las tiendas online es una cosa totalmente novedosa [para Sad Eyes], puesto que es el primer trabajo que aparece en ellas. Hace unos años, cuando empecé a editar música, jamás me habría acercado a estas plataformas. Nunca imaginé, nunca, que los «metalheads» aceptaran la música en mp3 tanto como lo están haciendo. La gente de mi generación crecimos con la música en vinilo, o cinta, lo normal para nosotros era tener algo físico en la mano, y al mismo tiempo representativo de la música. Es curioso para mi como ha cambiado esto, y me he tenido que adaptar a los tiempos. Aun así lo entiendo. Las nuevas generaciones es lo que han conocido, así que, lógicamente, me tengo que adaptar a su manera de entender la música si quiero llegar a ellos, ¿no crees?. Por supuesto valoro ese soporte de forma muy positiva, no más que a las tiendas físicas, pero siempre que acerquen la música al público, mi valoración será positiva, aunque pueda o no compartir su manera de entender este negocio.

¿Y habría alguna posibilidad en el futuro de trasladar Sad Eyes a los escenarios?

No me gustaría cerrar esa puerta al 100%, pero de momento sí permanece cerrada. En el pasado lo intenté, sobre todo después de la edición de ‘… And Another Week’, pero la experiencia no me brindó nada bueno. No es fácil encontrar músicos que se involucren en un proyecto en el cual está todo listo, solo para tocar, y que no requieran de su colaboración como compositores. Viéndolo así, es fácil entender que cualquier músico dará más importancia a una banda donde pueda dar rienda suelta a sus inquietudes compositivas. Durante un tiempo busqué músicos que pudieran ayudarme con esto y tocar en directo. Contacto con algunos de mi ciudad, e incluso empezamos a sacar las cosas adelante, pero dábamos dos pasos adelante y uno para atrás, con lo cual me desesperaba y lo tuve que dejar. Hago esto porque me gusta, y el hecho de sufrir con ello, no me iba, [sonríe]. De hecho, llevo mucho tiempo en esto, he tocado en algunas bandas, y es fácil entender que cada uno tiene su vida, sus inquietudes y difícilmente se equilibran con las de los demás. Veía que me costaba tirar de ello, y decidí seguir con SE como fue concebido, como un «one man project», porque si seguía en mi empeño de sacar una formación para directo, era posible que el agotamiento me alejara de componer, grabar y editar, que el fin y al cabo es lo que quiero seguir haciendo. Aun así, como te digo, prefiero no cerrar esa puerta al 100%, porque soy consciente de lo que me pierdo sin tocar en directo, y ya no solo con eso, sino con el contacto humano de un ensayo, pero… la vida esta llena de situaciones en las que elegir.

“(…) si seguía en mi empeño de sacar una formación para directo, era posible que el agotamiento me alejara de componer, grabar y editar, que el fin y al cabo es lo que quiero seguir haciendo. Aun así (…), prefiero no cerrar esa puerta al 100%.”

Una pregunta obligada, ¿qué diferencias marcarías como las más destacables entre y ‘9H0B1A’ y ‘… and another week’ (2010)?

Los cambios entre ambos trabajos son tremendos, grandísimos. De momento el concepto, aunque complementario, es distinto, las letras además ahora son en castellano. He contado con dos cantantes diferentes entre sí, y diferentes al del primer trabajo. En esta ocasión, músicos de primer nivel me han ayudado con diferentes instrumentos que no controlo. Las líneas de bajo fueron grabadas por un bajista como la copa de un pino, David, de AntropomorfiA. He tenido la colaboración de más de 10 guitarristas solistas para los virtuosos solos. En definitiva, diría que es un álbum más maduro. Lógicamente, también el paso del tiempo, y las cosas que le van pasando a uno en la vida, hacen que se vean las cosas – y la música – de otra manera. Aun siendo los discos conceptuales, y estando la música al servicio de la descripción emocional, no es difícil comprender que detrás del trabajo hay personas, con sus problemas y sentimientos, su día a día, del que difícilmente se pueden abstraer para componer y trabajar. Eso a nivel personal, porque el haber trabajado codo a codo con 15 músicos, hace que el resultado gane en matices y factor humano, de forma que entre ‘… And Another Week’ y ‘9H0B1A’ la diferencia sea realmente palpable.

Por otra parte, seguramente el público vea esta obra de otra manera, sobre todo la gente que haya tenido la oportunidad de haberme escuchado ya; puesto que no es lo mismo escuchar a una banda por primera vez, que pillar el segundo trabajo y comparar. Todo eso hace que este trabajo sea diferente a unos niveles difícilmente controlables por mí, como es el de la percepción del oyente de una banda de la que de antemano tiene un juicio establecido.

Muchos grupos de metal extremo se inspiran en el ámbito gore, acciones militares, literatura/cine de terror, necromancia y demás artes oscuras, etc, pero vuelvo a tu frase de presentación, “una mente autoinfligida por el miedo”. ¿Diríais que la vida real, o las cosas cotidianas, ya ofrecen suficiente temor sin buscar más lejos?

“La vida me hace sentir mucho más que una película, que un libro… Desde este punto de vista, solamente hay que observar y después investigar; porque no se trata de hablar de lo que te pasa sin más, sino de lo que sientes con lo que haces”

No me cabe la menor duda [sonríe]. Dejamos pasar la vida sin darnos cuenta de lo complicada que es, y de todo lo que pasa a nuestro alrededor. Nos suceden las cosas, buenas o malas, y nos vamos acostumbrando a ellas de manera que las hacemos nuestras, y muchas veces sin darles la importancia que tienen. El caso es que el devenir de los días hace que cada uno perciba la vida de una determinada manera, le afecte de una u otra forma, y esto nos hace diferentes (…). Por otra parte, ¿qué es más cercano para mi que la vida real? [risillas] ¡La vivo cada día! ¿Qué puede inspirarme más, que lo que vivo todos los días y a todas horas? Nada. La vida me hace sentir mucho más que una película, que un libro… Desde este punto de vista, solamente hay que observar y después investigar; porque no se trata de hablar de lo que te pasa sin más, sino de lo que sientes con lo que haces, y sobre todo con lo que no puedes hacer. En mis temas hablo sobre emociones, vivencias, frustraciones, agonías… todo eso lo incorporo del día a día, de los trastornos de cada uno de nosotros, de los miedos… miedos que no son más que cosas que no todos podemos superar de la misma manera, miedos que algunos individuos, como el protagonista de ‘9H0B1A’ ni tan siquiera puede superar.

Ya para ir terminando, ¿qué nos podrías avanzar sobre tus próximos planes?

De momento estoy tan metido en la promo de ‘9H0B1A’, que prácticamente no puedo adelantarte nada sobre el siguiente trabajo. Mi idea es que siga siendo conceptual. Ese hecho hace que el trabajo sea mas largo, porque primero hay que tener totalmente claro el concepto para empaparse de él; empezar a trabajar, distribuir ideas y cuadrarlo todo. Ideas tengo muchas, unas más cerradas que otras, e incluso algunas están tan cerradas que casi se pueden percibir como tema… pero tiempo al tiempo. Solo espero que pueda seguir como hasta ahora, disfrutando de esto, y teniendo tiempo y capacidad para ello. Si todo sigue así, podré seguir trabajando en SE como hasta ahora.

Pues no te robamos más tiempo Santi, ha sido un auténtico placer charlar contigo, conocer un poco más lo que se se esconde tras el universo de Sad Eyes, y agradecemos una vez más tu atención y consideración hacia nosotros. Este es tu espacio para dirigirte a nuestros lectores….

Muchísimas gracias Mike por la entrevista, por traerme siempre que puedes a La Estadea, para mi es un placer y os dedicaría todo el tiempo que me dierais, tenlo por seguro. Gracias también a todos los lectores que hayan llegado hasta el final de la entrevista, eso es porque sienten algo de interés por Sad Eyes. En ese aspecto les invito a que escuchen el trabajo, y se adentren en él, lo sientan, lo hagan suyo, e incluso intenten comparar las emociones que intento trasmitir con las que ellos mismos sienten. Esa es mi intención, plasmar emociones que podemos o no compartir.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...