Viña Rock 2013. Día 1: La Selva Sur, Tomasito, Che Sudaka, Iratxo

Más sobre

Un año más no pudimos faltar a la cita anual en Villarrobledo, Viña Rock cumple los 18 años con unas previsiones de lo más favorables. El anuncio de “Sold out”, ofertas y precios anticrisis, la meteorología a nuestro favor y un cartel que como cada año no dejó indiferente a nadie, hacían prever cuatro días de fiesta, diversión y sobre todo buena música.

Tras varias horas de viaje, alguna más de la esperada por las retenciones que muchos sufrimos en Madrid, a nuestra llegada nos mandaron al parking de tierra, con la tranquilidad de que este año las probabilidades de que se convirtiese en un barrizal eran casi nulas. El Festival arrancaba en día festivo, algo que se notó sobre todo en la zona de acampada, que a las 6:00 de la tarde presentaba bastante más movimiento de lo que se vio el año anterior. Las pilas estaban cargadas al 100% esperando los primeros conciertos.

«Pasadas las 12 de la noche llegó Che Sudaka, un asiduo del Viña Rock que nos acompañó el año pasado también (…) Iratxo también repitió asistencia en este 2013, una vez más el primer día, esta vez cerrando la jornada. Fue un concierto de lo más divertido, los bailes no pararon hasta la última canción»

La primera noche se presentó cargada de novedades. Los conciertos fueron en la zona de acampada, así que no fue necesario recoger la pulsera hasta el día siguiente. Tuvo sus partes positivas, y las no tan positivas: no fue necesario trasladarse hasta el recinto de los conciertos, pero personalmente no me pareció un gran escenario (un autobús con unas pantallas) para toda la gente que allí nos congregamos, además de los árboles que impedían parte de la visibilidad. En cuanto a los grupos, una noche de buen rollo. La Selva Sur nos dio la bienvenida excesivamente temprano para ser el primer día, y con Tomasito las ganas de fiesta ya iban en aumento con sus míticos temas. Los Aslandticos eran nuevos para mí, y sabiendo que habían tenido cambios en el equipo no sabía qué esperar. Fue un concierto llevadero, los más seguidores cantaban sus canciones, mientras que los demás nos dejábamos llevar por el ritmo.

Pasadas las 12 de la noche llegó Che Sudaka, un asiduo del Viña Rock que nos acompañó el año pasado también. Sorprendentemente apareció sin batería, y se echó de menos, aunque lo intentó compensar con un gran derroche de energía que se contagió a todos los asistentes. Iratxo también repitió asistencia en este 2013, una vez más el primer día, y esta vez cerrando la jornada. Fue un concierto de lo más divertido, los bailes no pararon hasta la última canción, y para nuestra satisfacción tocó el tema ‘No es la primera vez’. Entre gritos de «¡otra!, ¡otra!» despedimos la primera noche, sinceramente, me supo a poco pero la cosa no había hecho más que empezar.

Lo más visto...

La edad dorada del grunge

La Edad Dorada del Grunge

Fueron la voz, o quizá mejor dicho el grito, de una generación arrinconada. Crearon himnos a partir de lamentos, y

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp