KISS en el Hartwall Arena de Helsinki

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El único motivo que podría explicar la ola de calor infernal que azotaba la ciudad de Helsinki a día 3 de Junio no podía ser otro que la presencia de….. (tambores por favor) KISS!!

Sí señores, los neoyorkinos llevaban su ‘Monster Tour‘ al Hartwall Arena, y el tiempo parecía corroborar que la banda más caliente del planeta estaba en la ciudad. Una vez más y con pinturas de guerra incluidas, La Estadea no podía faltar.

Aproximadamente sobre las 8 de la tarde salía a escena el grupo que les acompañaba y hacía las veces de teloneros. Se trataba de la formación finesa, Reckless Love. Los merry-metaleros estuvieron sobre el escenario durante una media hora, en la que repasaron temas de su primera etapa como ‘Back to Paradise‘, pero con unas guitarras más pesadas, abandonando un poco el sonido disco que presentaba la canción en su primera versión. Tampoco faltó su más reciente ‘Night on Fire‘, y momentos extraídos de su ‘Animal Attraction‘ (2011) con temas como ‘Born to Break Your Heart‘. Lo más destacado fue la brillantez de su guitarrista, Pepe Salohalme, quien demostró haber crecido mucho como músico en los últimos años.

Tras aguardar con impaciencia durante casi una hora, que a los fans se nos hizo eterna, las luces se apagaron, y el telón en el cual brillaba el nombre de KISS se dejó caer, inundando a su vez el recinto de luz, fuego y rock n’ roll.

Crónica y fotos de Kiss en el Hartwall Arena de Helsinki
Tommy y Eric protagonizaron una increíble jam en la que no faltó la pirotécnia y el fuego, terminando con Eric elevado sobre una plataforma y disparando un lanzacohetes. Fotografía: JessyKiller

!Y sí!, cobijados por una estructura en forma de araña gigante, allí aparecieron: Paul, Gene, Eric y Tommy, los cuales fueron recibidos con alabanzas y gritos de histeria, mientras al mismo tiempo dejaban caer las notas de una canción muy acorde a la locura desatada, ‘Psycho Circus‘.

Después del saludo de Paul y este primer asalto, una parte del público se relajó en sus palcos, pero todos en general comenzamos a disfrutar del espectáculo. El grupo continuó revisando su longeva trayectoria con canciones que empujaron a cantar y volvieron locos a sus fans más acérrimos. No faltaron ‘I Love It Loud‘ o ‘War Machine‘, en la que Gene protagonizó a base de llamaradas uno de los momentos clave del concierto, y en el que los fans sintieron realmente cerca todo el calor que desprende la banda.

Estuvieron radiantes durante todo el show, entregándose a sus fans y hasta jugando con ellos. Paul interactúo con la audiencia pidiéndoles que gritaran, primero a la derecha, luego a la izquierda, luego al centro, no parecía seguro así que repitió la jugada y aún así, parecía no estar seguro. Sus gestos de indecisión arrancaron carcajadas y complicidad. El frontman puso todo su carisma en el juego y ganó por goleada.

No faltó tampoco ‘Say Yeah!‘ en la que el público se unió para repetir una y otra vez: “Yeah, Yeah, Yeah!”. Tras ésto y con ‘Outta This World‘ les llegó su turno de poner las cartas sobre la mesa a Tommy y Eric, protagonizando una increíble jam en la que no faltó la pirotécnia y el fuego, terminando con Eric elevado sobre una plataforma y disparando un lanzacohetes.

“El público suplicaba por más, y Paul dedicó a toda la arena ‘Detroit Rock City‘, aludiendo a Helsinki como la capital del rock en Finlandia”

Crónica y fotos de Kiss en el Hartwall Arena de Helsinki
Simmons tuvo uno de los momentos más destacados de la noche siendo elevado sobre la gran estructura en forma de araña que presidía el escenario. Fotografía: JessyKiller

Pero eso no fue todo, aún faltaba otro de los platos fuertes. El estadio se quedaba a oscuras, y de forma silenciosa aparecía una niebla verde sobre el escenario acompañada por el sonido del bajo, poco después veríamos aparecer a Simmons escupiendo y vomitando sangre, para terminar siendo elevado sobre la gran araña que nos acompañó toda la noche.

Engarzando ‘Lick It Up‘ con ‘Love Gun‘, en esta segunda pudimos ver a Paul atravesando por los aires el recinto hasta un segundo escenario que estaba justo enfrente mío. La gente seguía en modo chill out, exceptuándonos a unos poco, que nos pusimos en pie y comenzamos a bailar y cantar. Cuando nos quisimos dar cuenta, Paul nos estaba mirando y saludando a pocos metros, provocando varios ataques al corazón. Cuando la canción acabó, regresó al escenario principal y tras interpretar ‘Rock N’ Roll All Nite‘, llegaba el turno de los bises.

El público suplicaba por más, y Paul dedicó a toda la arena ‘Detroit Rock City‘, aludiendo a Helsinki como la capital del rock en Finlandia, y en honor de todos los asistentes. En ese momento la mayor parte del público se puso en pie comenzando a bailar y chillar. Le siguió el clásico ‘I Was Made For Lovin’ You‘, y para cuando le llegó el turno a la última canción, el estadio se volvió a derrumbar una vez más. ‘Black Diamond‘ fue el broche perfecto para una noche más que perfecta.

La noche había terminado, pero el grupo, tal y como nos recordó Paul durante el concierto, permanecería tres días más en la ciudad. Y precisamente al día siguiente, Gene oficiaba una presentación en el Hard Rock Café de Helsinki. Como no podía ser de otra forma, hasta allí nos fuimos, y mientras no llegaba el icono, pasamos el rato en compañía de Arttu y Johnny, ambos de Santa Cruz, así como con los componentes de Baton Rague Morgue, quienes interpretaron varias canciones de sus respectivos grupos y algunas versiones de Kiss.

Gene Simmons en el Hard Rock Cafe de Helsinki
A las cuatro de la tarde, y con el Hard Rock completamente abarrotado, Nathan, frontman de Sonic Syndicate, presentaba a Gene Simmons. Fotografía: JessyKiller

A las cuatro de la tarde, y con el Hard Rock completamente abarrotado, Nathan, frontman de Sonic Syndicate, presentaba a Gene Simmons. El legendario bajista se mostró atento y cercano, bromeando con sus fans y respondiendo a diversas preguntas. Habló de su familia, nos contó que en su siguiente tour les gustaría tener una plataforma que les permitiera acercarse más a todos los fans, y nos contó que su canción favorita para tocar en directo se trataba de ‘Deuce‘. Tampoco olvidó agradecer su presencia al ‘Kiss Army Finlandia‘, como también hizo Paul un día antes.

El acto concluyó con la entrega del bajo con el que había tocado un día antes para su inclusión entre los artículos insignes del local, la promesa de volver muy pronto para una nueva cita, y el grito de Nathan “¡Turno para los autógrafos!”, lo cual provocó que los fans hicieran algo que se podía intuir fácilmente: abalanzarse sobre Gene, que a duras penas logró firmar alguno. Con su marcha, el grupo decía hasta la vista a la ciudad para continuar con las citas del ‘Monster Tour‘. Esperamos que también se den una vuelta por España muy pronto.

Más sobre

Lo más visto...